PRETEMPORADA

Gustavo Munúa tiene que empezar a encontrarle lugar a Rodrigo Amaral

Será el gran desafío del entrenador en el corto plazo, ya que el talentoso volante ya hizo fútbol este sábado y está a muy pocos días del regreso oficial.

Rodrigo Amaral de Nacional fue el mejor de la fecha para los lectores. Foto: Gerardo Pérez / El País
Rodrigo Amaral anotó cuatro goles en los 11 partidos que jugó en 2019. Foto: Gerardo Pérez

Eduardo Domínguez a comienzos de 2019 dispuso de dos volantes de creación (ese típico número 10), lo mismo que Álvaro Gutiérrez cuando lo sucedió. Primero fueron Gustavo Lorenzetti y Rodrigo Amaral y luego, en el segundo semestre, el argentino y su compatriota Pablo Barrientos.

Ninguno de los dos extranjeros convencieron y, aunque el “Pitu” tiene contrato vigente, no será tenido en cuenta. Nacional está jugado al retorno de Amaral, quien solo pudo jugar 11 partidos porque el 25 de mayo se rompió los ligamentos cruzados y hasta ahora no ha vuelto a ponerse la tricolor.

Ayer sábado Rodrigo terminó con una larga espera de siete meses, tres semanas y tres días y, en el entrenamiento matutino, hizo sus primeros minutos de fútbol formal. “Me sentí notable”, le dijo el jugador al programa partidario Pasión Tricolor luego de haber estado en cancha 30 minutos.

La idea es que regrese el 9 de febrero en Japón, por la Copa Saitama, aunque podría tener ya algunos minutos el martes ante Atlético Rafaela en Trinidad. Lo que sí es seguro es que, salvo algún imprevisto, esté a la orden de Gustavo Munúa el fin de semana del 15 y 16 de febrero, cuando comience el Torneo Apertura.

Quizás entonces no como titular, pero está claro que para el técnico (y para todo Nacional) Amaral en plenitud y con el físico bien trabajado como el que tiene ahora, tiene un lugar seguro en el equipo. Ahora bien, la pregunta es: ¿de qué va a jugar?

Difícilmente Munúa opte por jugar con un doble 9 conformado por Gonzalo Bergessio y Thiago Vecino, a quienes por cierto utilizó en el primer tiempo del 5-0 a Florida. Esto quizás ocurra en alguna circunstancia especial y de acuerdo al rival, pero no sería la constante. Esto lleva a pensar entonces que aplicará un 4-2-3-1 o un 4-1-4-1 y es entonces en estos esquemas que hay que especular con la ubicación de Amaral.

En el esquema de tres medios punta, podría ubicarse detrás del centrodelantero, pasando (de acuerdo al equipo titular hoy) Gonzalo Castro a la izquierda al lugar de Pablo García y desplazándose Brian Ocampo a la derecha. El tema acá es que el “Chory” ha rendido muy bien como centro y que a su vez Ocampo ha jugado mejor por izquierda que por derecha.

En una figura con volante tapón (sería Felipe Carballo) y cuatro volantes, entonces Amaral podría jugar como interno, asegurando buena salida y profundidad con sus pases, aunque habría que acompañarlo con un volante más de contención para que dé una mano en el retroceso.

Munúa tendrá, a corto plazo, un lindo problema para resolver.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)