ESPAÑA

Diego Godín deja el Atlético y se va al Inter: cambiar es parte del desafío

El zaguero uruguayo anunció entre lágrimas que deja el equipo colchonero. Griezmann y Simeone también se emocionaron en su despedida.

Diego Godín
Foto: Reuters

No es fácil, pero es posible que los futbolistas se ganen el respeto de sus hinchas. Lo difícil es que ganen el de sus rivales. No había pasado una hora desde que Diego Godín anunció que dejaría de jugar en el Atlético de Madrid y Gerard Piqué publicaba un mensaje en Twitter: “Se va Diego Godín del Atleti. Respeto enorme para un central de época. Mucha suerte en el futuro. Aquí en La Liga se te echará de menos”.

Se lo va a extrañar a Godín, aunque nosotros lo vamos a seguir viendo. Se lo va a extrañar con la camiseta del Atlético; va a ser raro verlo con otros colores. A partir de julio será otra la sensación al verlo, una de no estar parados sobre terreno seguro. Pensemos en algo que escapa a las pantallas, a los diarios y a los sitios web, pensemos en una historia mínima. Durante los últimos nueve años, si un niño se compraba una camiseta de Godín era de Uruguay o del Atlético de Madrid. No importaba si tenía la de la última temporada con los colchoneros o la de la primera; tenía la de Godín.

Llegaba la hora de jugar un partido en el parque, en la plaza, en la calle (porque se sigue jugando al fútbol en la calle, aunque la realidad de algunos barrios se quiera presentar como verdad de todos) y el niño con esa casaca tocaba la pelota con una certeza: la de vestir algo vigente. En cierta manera la camiseta de Godín en el Atlético se convirtió en una forma de acercar a esos niños, quizás viviendo realidades económicas o sociales diferentes.

Fueron nueve años durante los cuales otras camisetas fueron a parar a los cajones sin volver a salir de ahí: la de Recoba del Inter, la de Suárez del Liverpool, la de Forlán del Atlético, la de Cavani del Napoli, hasta la de Neymar del Barcelona fue desapareciendo de a poco. Pero la de Godín del Atlético seguía ahí, de distintas épocas, con alguna raya más, con algún cambio en el escudo, con distintos sponsors, pero con la misma esencia, manteniendo la vigencia.

Ahora cambia. Godín se va del Atlético y los niños crecen. Esos niños que compraron la primera camiseta de Godín en el Atlético ya son adolescentes. Esa casaca ya no les queda y deberán cambiar de colores.

Crecer, en cierta forma, es ver los cambios en las camisetas de nuestros ídolos. Darnos cuenta con un cambio de color y de escudo que no somos los mismos que compramos esa camiseta que ahora quedó vieja.

Godín en la Supercopa de Europa 2018. Foto: AFP:
Godín en la Supercopa de Europa 2018. Foto: AFP:

Godín se va al Inter de Milán con 33 años. Cuando llegó al Atlético de Madrid tenía 24 y acababa de lograr el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica con Uruguay. Entre ese 27 de agosto de 2010 y el 7 de mayo de 2019 en el que anunció su salida, pasaron nueve ligas de España disputadas, la misma cantidad de Copas del Rey, dos Supercopas de España, cuatro participaciones en Europa League, seis en Champions League, tres en Supercopas de Europa, dos en mundiales, tres en Copas América y una en Copa Confederaciones. En el mismo tiempo coleccionó dos cintas de capitán: la de Uruguay y la del Atlético.

Hagamos el mismo ejercicio con nosotros. ¿Dónde estábamos cuando Godín llegó al Atlético de Madrid y dónde estamos ahora que se va? ¿Cuántas veces cambiamos de estudios, de trabajos, de amigos, de parejas? ¿Qué cosas jurábamos que nunca íbamos a hacer ese 27 de agosto de 2010 y cuántos juramentos terminamos rompiendo?

Quizás estas preguntas que hago eran las mismas que estaban pensando el Cholo Simeone y Antoine Griezmann cuando se largaron a llorar mientras veían a Godín despedirse. A Godín, el que se convirtió en el futbolista más importante del equipo para el Cholo. A Godín, el amigo que no tuvo reparos en pararse delante de una tribuna repleta de hinchas fervorosos para reclamar que dejen de insultar a Antoine por los rumores de su traspaso. A Godín, el que en la selección aprendió de Lugano y que en el Atlético le enseñó a Josema Giménez. A Godín, el que saltó más alto que todos para hacer un gol que le dio al Atlético una Liga de España en tiempos del Barcelona de Messi y el Real Madrid de Cristiano Ronaldo.

El uruguayo llega a un equipo que ganó un torneo por última vez a mediados de 2010. Sí, justo cuando él llegó al Atlético. El Faraón mantiene las rayas pero cambia de colores para enfrentar a un equipo que se muestra invencible y tiene a Cristiano Ronaldo entre sus figuras. Como cuando llegó al Atlético. Los cambios también son desafíos. Y el Inter es un desafío para Godín.

2010/2011. Primer año en el Atlético

Luego de tres buenas temporadas en el Villarreal y de alcanzar las semifinales de la Copa del Mundo con Uruguay en Sudáfrica, el Atlético de Madrid pagó ocho millones de euros para contratar al zaguero uruguayo. En su primera temporada jugó 30 partidos y convirtió dos goles.

2013/2014. Campeón de la Liga de España

Hacía 10 años que el título de campeón era cosa de dos. Pero en esta temporada se destacó la filosofía de Simeone del “partido a partido”. Llegaron a la última fecha con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona, el rival en el Camp Nou. Un gol de Godín sentenció el 1 a 1 y el título colchonero.

2011/2012. Campeón de la Europa League

En su primera temporada conquistó la Supercopa de Europa. En la segunda temporada, ya con el argentino Simeone como entrenador, disputó la Europa League formando zaga con Miranda. Llegaron a la final y golearon al Athletic de Bilbao 3 a 0 con dos goles de Falcao y uno del brasileño Diego.

2018/2019. Capitán y campeón de Supercopa

Tras la salida de Gabi, Godín se convirtió en capitán. En el primer partido con la cinta se coronó campeón de la Supercopa de Europa en la final ante el Real Madrid. El colchonero ganó 4 a 2 en el alargue y el uruguayo levantó el trofeo, que sería el último que conquistaba con el Atlético de Madrid.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)