BÁSQUETBOL

Uruguay y Brasil, de aquel 100-53 al presente con dos equipos diferentes

La selección uruguaya jugó sus últimos partidos contra su rival del viernes en Curitiba y el lunes en el Antel Arena; ahora con otros jugadores en la clasificación a la AmeriCup.

Entrega del Pabellón a la selección de básquetbol
Despedida. El plantel recibió ayer el Pabellón y hoy viaja hacia Curitiba; el viernes a las 19.30 es el primer encuentro. Foto: Francisco Flores

Fue la última actividad de la selección uruguaya de básquetbol, de forma oficial. En agosto visitó a un Brasil que se preparaba para el Mundial de septiembre y cayó en los dos amistosos. Pero desde entonces hasta la actualidad los dos planteles son otros -en su mayoría- y la importancia es otra.

Edgardo Kogan venía de dirigir sus primeros partidos el mes anterior en los Juegos Panamericanos y cerró la actividad en el año con los dos juegos en Brasil. Fue 53-100 en el primero y 82-103, con un equipo uruguayo sin sus pesos pesados: Bruno Fitipaldo, Gustavo Barrera, Luciano Parodi, Santiago Vidal, Mathías Calfani o Esteban Batista.

La situación actual es diferente. El equipo celeste que ayer recibió el Pabellón Nacional de manos del gobierno, representado por la Secretaría Nacional del Deporte, tiene a la mayoría de sus titulares y afronta los encuentros del viernes y el lunes con mesura.

La Celeste jugará la primera ventana del Grupo C de los clasificatorios para la FIBA AmeriCup 2021, primero en Curitiba (viernes, 19.30 horas) y luego en Montevideo (lunes, 21.00). Recién en noviembre vuelve a jugar por el mismo torneo frente a Panamá y cerrará en febrero de 2021 contra Paraguay. Los tres mejores de cada serie clasifican al torneo.

Brasil también es otro. De aquel equipo con todas sus figuras que se presentaron en el Mundial de China 2019, donde fueron primeros en el grupo y resultaron eliminados por Estados Unidos y República Checa, solo quedan dos. Uno es el base Rafael Luz, uno de los referentes, fue el segundo máximo asistidor y el quinto con más minutos; el otro es el también base Yago Mateus, con apenas 17 minutos jugados en dos encuentros.

Como entrenador continúa Aleksandar Petrovic, el croata que fue medallista olímpico y mundial con Yugoslavia como jugador. Él inició una renovación postmundial, dejando a los históricos afuera, jugadores con varios años de experiencia en la NBA y grandes ligas del mundo pero que se acercaban a los 40 años, como Leandro Barbosa (14 temporadas en la NBA), Anderson Varejão (13) o Alex Garcia. Tampoco están los actuales NBA Bruno Caboclo (Memphis Grizzlies) y Cristiano Felicio (Chicago Bulls) por actividad con sus equipos.

Edgardo Kogan, pese a ello, no subestima a Brasil: “Para nosotros los que están son los mejores. Tenemos en claro contra quién vamos a jugar, una gran selección y un país con una liga que ha crecido muchísimo”.

El entrenador, que finaliza su contrato con la Federación Uruguaya de Basketball (FUBB) en junio de este año luego de los partidos por el Torneo Preolímpico (luego de las elecciones en la FUBB puede ser renovado), no podrá contar con Calfani o Hatila Passos, ambos lesionados. Tampoco con Jayson Granger, en recuperación de la rotura del tendón de Aquiles.

Los 14 convocados de Uruguay son Gustavo Barrera (Flamengo, Brasil), Luciano Parodi (Franca, Brasil) y Santiago Vidal (Unifacisa, Brasil) de bases; Marcos Cabot (Malvín), Bruno Fitipaldo (San Pablo Burgos, España) y Joaquín Rodríguez (Concordia, Argentina) los escoltas; Santiago Moglia (Nacional), Emiliano Serres (Obras, Argentina) e Ignacio Xavier (Obras, Argentina) de aleros; Gonzalo Iglesias (Trouville) y Martín Rojas (Biguá) de ala-pívot; Esteban Batista (San Lorenzo, Argentina), Nahuel Lemos (Estudiantes de Concondia, Argentina) y Kiril Wachsmann (Malvín). Si bien son solo 12 los jugadores que estarán en cada partido, el cuerpo técnico -integrado también por Pablo Morales y Javier Isis, como asistentes, Marcelo Bessio como preparador físico y Rubén Magnano de director deportivo- decidió mantenerlos a todos. Dos no viajarán a Coritiba quedándose entrenando en Uruguay, a espera de la revancha del lunes próximo en el Antel Arena.

Precisamente, para ese encuentro la FUBB está expectante de la venta de entradas. El gran duelo representa un atractivo especial para el hincha: por un lado, la primera presentación de la selección desde diciembre de 2018 cuando inauguró el escenario con dos partidos; por otro, el desafío de la Celeste con un gran rival enfrente. Las entradas se venden por Tickantel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados