CATAR 2022

El plan para Quito: Tabárez y la huella que dejó marcada en Ecuador

El maestro siempre puso dos delanteros cuando fue visitante ante el "Tri" y en dos ocasiones jugó con tres zagueros en el fondo.

Luis Suárez enfrentando a Ecuador en Quito
Luis Suárez enfrentando a Ecuador en Quito. Foto: Archivo El País.

Hay un patrón que marca una idea, un respeto a una identidad. Hay datos que son precisos, que reflejan una forma de trabajar. Así aparece lo que se ha denominado de forma reiterada “la memoria colectiva”. En eso se basa el técnico de la Selección uruguaya para superar las dificultades que supone no tener tiempo de trabajo para exponer en el campo la idea táctica. Y esa memoria dice que Uruguay frente a Ecuador en Quito siempre jugó con dos delanteros de punta.

Esto implica que mañana Luis Suárez, parece poco probable que pierda la titularidad, mucho menos después de haber constatado que su pelea en el área en la última jugada del partido propició que la segunda pelota le quedara a Maximiliano Gómez, tendrá un socio en la ofensiva de la Celeste.

Además, la baja por lesión de Giorgian De Arrascaeta, provocada por distensión muscular en el entrenamiento realizado en el Complejo Celeste, despeja aún más el panorama.

Quizás ni siquiera hubiese sido necesario llegar a esa situación indeseada de la lesión de un futbolista porque la historia de Tabárez en Ecuador marca que ni en situación límite resignó la chance de poner dos hombres en la ofensiva.

Aunque solamente pudo festejar un triunfo de visitante de los tres que le tocó dirigir a Uruguay en suelo ecuatoriano, siempre armó el equipo con la doble punta. La primera vez la conformaron Abel Hernández y Edinson Cavani, la segunda el “Matador” con Luis Suárez y en la tercera el “Pistolero” y Diego Forlán.

Sebastián Coates con Uruguay ante Ecuador en Quito
Sebastián Coates con Uruguay ante Ecuador en Quito. Foto: Archivo El País.

Lo curioso, quizás pueda volver a darse, es que en dos ocasiones el entrenador de la selección uruguaya optó por jugar con una línea de tres zagueros y dos carrileros por afuera.

El 11 de octubre de 2013, rumbo a Brasil 2014, la línea de tres la integraron José María Giménez, Diego Lugano y Diego Godín. Cuatro años antes, el 10 de octubre de 2009 los tres zagueros fueron Diego Scotti, Diego Lugano y Martín Cáceres. Ese día, Uruguay se impuso por 2-1 frente a la “Tri” en el Atahualpa de Quito.

Si Óscar Tabárez no para de dar muestras de su coherencia deportiva, tampoco sería loco creer que en esta ocasión, teniendo a Matías Viña en condiciones de cumplir papel de carrilero por la izquierda, como antes lo pudo hacer Álvaro Pereira, no sería para nada sorprendente que algo así pueda repetirse.

Pero antes de entrar en el desglose de lo que puede ser el fondo, lo que parece estar más despejado es que Suárez tendrá un socio en la ofensiva. La ausencia de un atacante que colabore para distraer las marcas, para entregar espacios y ofrecer mayores posibilidades al “Pistolero” es un tema de enorme relevancia. En este caso el podio de la titularidad tiene a Jonathan Rodríguez y Maximiliano Gómez en la primera línea de la consideración. El primero por su adaptación a la altura y el segundo porque llegará crecido espiritualmente después de su espléndida definición para que Uruguay ganara el partido ante Chile en el Centenario.

Para el fondo, en tanto, si bien hay idea de sostener una línea de cuatro y entrar a la cancha con el tradicional 4-4-2 si en cambio recurre a la línea de tres con la que el maestro supo sorprender varias veces, perfectamente el equipo podría tener a Sebastián Coates, Diego Godín y Martín Cáceres en el fondo. O incluso usar allí a Ronald Araújo. Y colocar de carrileros por afuera a Martín Cáceres o Nahitan Nández en la derecha y Matías Viña en la izquierda. De esa manera podría poner tres mediocampistas en la franja central.

En el pasado, cuando en Ecuador utilizó ese esquema, dos de los mediocampistas tenían como principales condiciones la seguridad defensiva. En las dos oportunidades Walter Gargano apareció titular y simplemente se cambió el socio. Una vez jugó con Egidio Arévalo Ríos y en otra con Diego Pérez.

Martín Cáceres en un partido de Eliminatorias ante Ecuador en Quito
Martín Cáceres en un partido de Eliminatorias ante Ecuador en Quito. Foto: Archivo El País.

En este caso perfectamente Mauro Arambarri o Lucas Torreira podrían sumarse al trabajo que están realizando Federico Valverde y Rodrigo Bentancur. Eso ayudaría para que la Celeste se potencie en un rubro sin que eso borre el acento que se quiere poner en la seguridad para manejar la pelota.

Se viene una buena parada para la Celeste, porque no estaría nada mal tener un envión de entrada en las Eliminatorias, especialmente cuando se trata de un partido en Quito y cuando la doble fecha siguiente que vendrá en noviembre también propondrá dos cruces de alto vuelo: Colombia de visitante y Brasil como locatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados