CATAR 2022

Buenos recuerdos: dos triunfos de Uruguay en la altura de Quito

Rodolfo Rodríguez, Víctor Diogo, Mario Saralegui, Jorge Fucile y Diego Forlán rememoran dos victorias conseguidas de visitante frente a Ecuador

Francescoli
Príncipe. El quiebre de Enzo Francescoli, autor del segundo gol de la selección uruguaya, que venció 2 a 0 en Quito en maro de 1985. Foto: archivo El País.

Uruguay visitará a Ecuador el martes en la altura de Quito. A dos días del encuentro vale recordar dos triunfos de otros celestes en los 2.800 metros de la capital ecuatoriana.

El 31 de marzo de 1985, el equipo dirigido por Omar Borras se jugaba la clasificación al Mundial de México. Eran otros tiempos y las Eliminatorias se disputaban en el anterior formato. Uruguay integraba el grupo 2 con Chile y Ecuador. Había cuatro plazas para Conmebol y los celestes terminaron primeros sellando así su clasificación para México.

El partido se jugó al mediodía local en el estadio Atahualpa. Los celestes ganaron 2 a 0 con goles anotados a los 70’ por Mario Saralegui y a los 86’ por Enzo Francescoli. Con esa victoria se confirmó la presencia de los uruguayos en el Mundial de 1986.

“Llegamos con la obligación de ganar, no nos quedaba otra. El partido se jugó a las 12 del mediodía porque ellos sacan ventaja de la altura y te hacen jugar a la peor hora”, recordó el arquero de aquel equipo, Rodolfo Rodríguez.

“Fue un partido sin grandes sobresaltos, más allá de la altura y el calor que siempre molestan. Pero no fue terrible, no nos metieron adentro del arco. No la tuve muy complicada por suerte. Recuerdo que el partido fue menos exigente de lo que esperábamos”, añadió el exarquero.

Aquella vez los celestes se quedaron unos días en Guayaquil y subieron el día del partido, tal como hará el equipo de Tabárez el martes. Eran otros tiempos y los futbolistas jugaban en su mayoría en el medio local. Sólo tres o cuatro venían del exterior. “Éramos Enzo, Diogo, yo y algún otro que veníamos de afuera nomás. Pero era un grupo bárbaro. Hasta el día de hoy estamos en contacto, aunque cada uno siguió su vida y caminos diferentes. Pero el cariño sigue intacto, aún con Mario (Saralegui), con Venancio (Ramos), con el Cabeza (Ruben Paz), con Diogo, con todos los de Peñarol. Es un cariño muy especial porque vivimos muchas cosas juntos”, explicó Rodolfo.

El primer gol, un cabezazo de Saralegui, llegó tras un lateral de Víctor Diogo. “Yo sacaba los laterales largos, era una de las virtudes que tenía. Y con Mario (Saralegui) nos conocíamos mucho. Estábamos 0 a 0 y el partido se había parado un poco porque había un lesionado. Fui a sacar el lateral y era bastante lejos. Mario se empezó a colocar en el área chica, saqué largo y la peinó. Esas jugadas de los laterales nos hacían fuertes”, relató Diogo.

“Siempre fue difícil Ecuador. Es complicado, la altura se siente. Recuerdo que se eligieron los jugadores que ya habían jugado con sus equipos en la altura y lo habían soportado bien; los que no habían sufrido tanto. Lo bravo es el comienzo de cada uno de los tiempos, ahí hay que aguantar”, añadió Diogo, quien no pudo jugar el último partido frente a Chile porque había recibido dos amarillas.

“Fue un partido muy especial porque en aquel momento la selección tenía muchos problemas. Fue el partido en el que se pasó la famosa hojita y cada uno hizo su equipo y se lo dio al entrenador”, contó por su parte Mario Saralegui.

“Hicimos un gran partido y yo hice el gol tras la jugada de outball que tiró Diogo y después Francescoli anotó el segundo. Es un recuerdo maravilloso de una linda época, esos recuerdos que quedan guardados para siempre”, agregó el técnico de Peñarol.

Forlán
Diego Forlán se abraza con los suplentes festejando su gol y la victoria sobre Ecuador en octubre de 2009. Foto: archivo El País.

La bronca de Forlán 

El 10 de octubre de 2009 (se cumplieron ayer 11 años) la selección uruguaya venció a Ecuador 2 a 1 en Quito. Fue el penúltimo partido de las Eliminatorias y con ese triunfo Uruguay mantuvo viva la chance de clasificar directamente al Mundial de Sudáfrica. Todo pasó a definirse en el último juego frente a Argentina. Cuatro días después, en el Centenario, el equipo de Tabárez cayó 1 a 0 ante la albiceleste dirigida por Diego Maradona y tuvo que jugar el repechaje frente a Costa Rica, obteniendo así el último cupo para Sudáfrica 2010.

Ecuador se puso en ventaja a los 67’ con gol de Antonio Valencia, pero dos minutos más tarde, en un contragolpe celeste, Luis Suárez recibió un pase de Diego Forlán e igualó el partido. Ya en los descuentos el juez cobró una falta en el área de Elizaga sobre Edinson Cavani, que había ingresado a los 83’ por el “Pistolero”. Diego Forlán lo transformó en gol dejando a Uruguay con claras posibilidades de clasificar en forma directa si vencía a Argentina, lo que a la postre no sucedió.

“Yo entré de volante y a los pocos minutos nos hicieron el gol. Una pelota al segundo palo y nos entraron por atrás. Por suerte lo pudimos dar vuelta”, recordó Jorge Fucile.

“Jugar en Ecuador siempre es complicado por la altura. Aunque creo que ese tema le pegó a ellos también porque muchos jugaban en el exterior y ya se habían desacostumbrado. Obvio que mucho más nos pega siempre a nosotros”, explicó “Fuci”, quien ingresó a los 59’ por Jorge Rodríguez.

"Fue una remontada que nos dejó con posibilidades de ir al Mundial, porque estábamos complicadísimos. Había que ganar en Ecuador. Ellos tuvieron la pelota y dominaron durante casi todo el partido. Fue una sorpresa porque hicimos el gol cuando parecía que estaba todo liquidado”, añadió sobre el partido que se jugó ante 40.000 espectadores.

“Sabíamos que teníamos que ganar sí o sí en un lugar que siempre fue complicado. El partido dentro de todo fue controlado, no es que ellos tuvieran muchas ocasiones, pero sí tenían la posesión de la pelota. Y cuando nos hicieron el gol fue como que se nos hubiera bajado el telón de la única posibilidad que teníamos de clasificar”, contó mientras tanto Diego Forlán, el autor del gol del triunfo.

“Recuerdo que después del gol de ellos, enseguida sacamos de la mitad de la cancha, el Mota (Gargano) me dio una pelota y yo que estaba con mucha bronca porque veía que se nos escapaba la posibilidad de clasificar iba a rematar al arco, pero tiré un centro hacia atrás a ver si Luis (Suárez) llegaba. Llegó e hizo el gol. Y después, al final, que no sabía que estaba ya sobre los 94’ le hicieron el penal a Edi (Cavani). Increíblemente fue uno de los penales en los que más tranquilo estuve. Hoy lo sigo mirando y me pongo muchísimo más nervioso aunque sé que fue gol y que ganamos. Pero en ese momento estaba con mucha tranquilidad”, reconoció Forlán.

El presente con Ecuador

 Los que supieron ganar en la altura de Quito brindaron su opinión sobre lo que puede suceder el martes en un nuevo duelo entre Uruguay y Ecuador.

“Vi el partido de Ecuador con Argentina, es un equipo con mucha renovación, como casi todos los de Sudamérica. Son rápidos. Hoy son partidos diferentes porque no hay hinchada, algo que te perjudica cuando jugás en casa y te favorece de visita. El público te puede presionar o incentivar y al no haber gente se juega más liberado. Es casi como un entrenamiento. Es aburrido, aunque se juegan muchas cosas. Vamos a ver cómo le va a la selección el martes. De acuerdo a los nombres y a las expectativas que había, no lo vi bien a Uruguay frente a Chile”, afirmó Rodolfo Rodríguez.

A Víctor Diogo el partido de Uruguay frente a Chile no lo dejó preocupado y es optimista para el martes. “El debut siempre es difícil, además hubo muchos cambios y falta rodaje. Recién están comenzando los campeonatos, más con todo esto que pasó con la pandemia”, dijo el exlateral.

“Uruguay tiene jugadores capaces de ganar el martes. Está capacitado. Ecuador siempre es difícil, pero el otro día con Argentina no hubo mucha diferencia. Ningún equipo se puede descuidar. Hay que tomar precauciones, pero Quito ya no es un cuco como La Paz. Es tolerable. Va a ser un partido de mucha paciencia”, finalizó Diogo.

Jorge Fucile, por su parte, tiene fe porque sabe que comenzar con un triunfo como hizo la selección el jueves pasado ante los chilenos siempre es importante. “Arrancar ganando sea como sea. No importa cómo. Además, todos los que hablan y dicen que el triunfo del otro día fue mezquino y que no se jugó bien, se olvidan que las Eliminatorias son sumamente difíciles. Lindo se puede jugar después en un Mundial o en una Copa América. Las Eliminatorias son todas complicadas, podés tener algún partido bueno en el que te sale todo y al rival nada, pero la mayoría son partidos cerrados. Y el que hace el gol ya tiene un porcentaje del partido ganado", culminó.

el festejo

"Estábamos en la lona y nos levantamos"

Después de vencer a Ecuador en Quito y mantener vivas las chances de ir al Mundial de Sudáfrica, los futbolistas festejaron cenando con una cervecita en el hotel. “Eso pasa siempre. Cenamos y después hablamos con nuestras familias, con los seres queridos. Y luego nos reunimos y nos quedamos conversando entre nosotros, comentando el partido, compartiendo cosas que pasaron y cómo lo había vivido cada uno adentro de la cancha. Con pasión y algarabía, porque en ese partido resucitamos. Estábamos en la lona, nos levantamos y los noqueamos nosotros. Así siempre es lindo ganar”, contó Fucile.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados