COPA LIBERTADORES

Peñarol en sus horas más bajas: eliminado y en declive futbolístico

El equipo aurinegro una vez más quedó afuera de los octavos de final, pero lo que más debe preocuparlo a pocos días del clásico es su poco juego colectivo, su falta de ideas y el bajón de sus futbolistas clave.

Peñarol vs. Flamengo
Cristian Rodríguez y el gesto de resignación. Foto: Gerardo Pérez

Siete eliminaciones consecutivas en fase de grupos de Copa Libertadores desde 2012 hasta la sufrida anoche con el 0-0 ante Flamengo es demasiado para un club como Peñarol. Se hace difícil de bancar y muy doloroso de llevar para sus hinchas, que siguen confiando y acompañando, pero a los que los futbolistas siguen decepcionando en cancha, al menos en el plano internacional. Los aurinegros sumaron un nuevo fracaso y cayó en el peor momento: cuatro días antes de un clásico histórico.

¿Cómo pegará esto en el ánimo del equipo con vistas al choque del domingo? Esa es la gran pregunta que todo el mundo se hace por estas horas. Solo los futbolistas tienen esa respuesta y la darán en cuestión de días. Pueden tomar este nuevo golpe con rebeldía y salir con la sangre en el ojo ante Nacional o bien desmoronarse mentalmente y sufrir consecuencias catastróficas.

De cualquier manera, hay algunos matices que es necesario manejar en esta ocasión.

Lo primero a decir es que estuvo bien el empate. Es más, si fuera por merecimientos el ganador debió haber sido Flamengo, infinitamente superior durante el primer tiempo, en el cual debió haber marcado al menos tres goles frente a un aurinegro lento en todas sus líneas, ineficaz en contención y carente de ideas en ataque incluso durante los últimos 26 minutos, en los que jugó con uno más

Peñarol vs. Flamengo
Brian Rodríguez jugó bien, pero a una velocidad que nadie lo pudo alcanzar. Foto: Gerardo Pérez

Lo segundo es que, aunque suene contradictorio con lo anteriormente dicho, Peñarol no estuvo tan lejos de conseguir la clasificación. Objetivamente le faltó un gol, que si lo hubiera conseguido anoche le habría bastado para clasificar a octavos de final. Terminó invicto de local (dos victorias y un empate), no perdió ninguno de los dos partidos con Flamengo (ganó en Río e igualó en Montevideo) y finalizó con la misma cantidad de puntos (10) que los brasileños y Liga de Quito, los dos clasificados. Lo condenó la falta de eficacia ofensiva, pues su tercer puesto se debe a que cariocas y ecuatorianos tuvieron mejor diferencia de gol.

En todo caso Peñarol debería preocuparse de otras cosas más de fondo que sí deberían encender las alarmas con vista al futuro, más allá de haber sumado este nuevo fracaso a nivel de Libertadores. Y la principal es el declive futbolístico.

De aquel conjunto aurinegro que a comienzos de año impactaba por la precisión en velocidad que tenía ya no queda nada. El gol de Gabriel Fernández el fin de semana para el 2-0 a River Plate fue apenas un oasis en el desierto. Las explicaciones pueden ser varias, pero tal vez la más atinada sea que los jugadores clave (Cristian Rodríguez, Guzmán Pereira, Walter Gargano y el propio “Toro” Fernández) han perdido ritmo. Los problemas físicos que los han aquejados les han restado continuidad, fundamental para poder mantener viva esa virtud de poner el balón donde se quiere lanzado en carrera. Pero lo que más inquieta es que anoche Peñarol ni siquiera acertó en las entregas jugando a paso lento, sin marcas cercanas.

El equipo siente el desgaste que le ha generado las seguidillas de partidos y cuidado con esto el domingo, porque puso todo lo que tenía anoche ante Flamengo y se encontrará con un Nacional que dio descanso a sus titulares entre semana. El cóctel de desgaste físico y mental puede ser letal.

Flamengo, con estocadas veloces y llegando por las bandas (especialmente la izquierda de Peñarol), desnudó grandes problemas defensivos, solucionados casi siempre por Kevin Dawson, como ya es costumbre.

Jugar la Copa Sudamericana será el consuelo internacional, pero por ahora el aurinegro no puede darse el lujo de penar en ello. El histórico primer clásico en el Campeón del Siglo está ahí nomás, mucho más cerca que Peñarol de alcanzar el nivel futbolístico deseado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)