EN EL CENTENARIO

Con dos golazos y un monumental Kevin Dawson, Peñarol venció 2-0 a River Plate

Ya casi no alcanzan los calificativos para el arquero aurinegro, factor fundamental para la victoria de su equipo con tres tapadas fantásticas en los 10 primeros minutos del complemento. Cristian Lema de tiro libre y el "Toro" Fernández en una gran jugada colectiva anotaron los goles.

Festejo de Cristian Lema en el 1-0 a River. Foto: Gerardo Pérez
Festejo de Cristian Lema en el 1-0 a River. Foto: Gerardo Pérez

Pasó River Plate y fue con triunfo 2-0 para Peñarol. No era un partido más para el mirasol por un montón de cosas: porque era el previo al clásico; porque llegaba antes de un partido decisivo como lo será el del miércoles ante Flamengo, ya que marcará el futuro aurinegro en la Copa Libertadores; porque lo afrontaba con un equipo ciertamente poco frecuente, cuidando piezas para lo que se viene; y porque el equipo de Diego López tenía fantasmas que sacudirse, pues si bien venía ganando, lo hacía bajo un manto de dudas en cuanto a su funcionamiento colectivo.

River Plate, que marcha penúltimo, no se presentaba como un adversario demasiado exigente, pero sí lo era por el contexto. En realidad, el propio Peñarol era su principal rival. Y lo venció.

Es el líder y lo seguirá siendo al menos por una fecha más. Ni siquiera la falta de titulares como Lucas Hernández, Walter Gargano, Guzmán Pereira, Brian Rodríguez) o Lucas Viatri emparejaron en la cancha lo que muestra la tabla.

Jorge Giordano, técnico darsenero, detectó el talón de Aquiles aurinegro y lo atacó. A espaldas de Canobbio y delante de Rodrigo Rojo, por el sector izquierdo de la defensa, quedaron espacios y por allí fue River, pero a esa altura ya para empatar porque Cristian Lema, con un soberbio tiro libre, había anotado el 1-0 a los dos minutos.

Sin embargo, el 4-1-4-1 planteado por River le quitó posibilidades, porque Luis Urruti quedó aislado ante una zaga firme compuesta por Formiliano y Lema.

Algo cambió cuando para el segundo tiempo Giordano hizo dos variantes: una de nombres (entró Gabriel Leyes por Juan Plada) y otra de táctica al pasar a un 4-4-2. Con ella desacomodó las marcas a la defensa rival y con envíos por sobre la cabeza de los zagueros faltó poco para que anotara.

En 10 minutos (Leyes por dos y Da Luz otra) tuvo tres situaciones claras de gol, pero se encontró con ese otro elemento vital que tiene Peñarol: Kevin Dawson. El arquero hizo tres tapadas fenomenales y no solo se quedó con la pelota, sino también con la ambición con la que salió el darsenero a jugar los segundos 45’.

Sin ser una máquina futbolística (sigue jugando a llegar por afuera, pero los intérpretes fallan), Peñarol demostró en una sola acción lo que es capaz de hacer. Fue a los 39’, en la jugada del 2-0.

Trindade salió desde su campo, pasó a Formiliano, éste a Giovanni quien armó pared con Canobbio (ya por derecha en esa rotación constante que manda López), recibió y mandó el centro para que, a toda velocidad, Gabriel Fernández rematara al gol. Jugar así 90’ es imposible, pero con que Peñarol lo haga tres o cuatro veces por partido le alcanzará para ganar el título a las risas, porque además en el arco tiene al monstruo de Dawson.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)