ELIMINACIONES

Messi y Cristiano se enfrentan al final de una era en el fútbol europeo

Por primera vez en 16 años ninguno de los dos astros del siglo XXI estará en los cuartos de final de la Champions League.

Messi Cristiano
Messi y Cristiano en los tiempos dorados de su duelo, cuando ambos eran el alma del clásico español.

La Champions League europea sigue adelante esta temporada con la llamativa ausencia de los que fueron sus mayores protagonistas de los últimos 16 años, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Por primera vez desde la edición 2004-2005, ninguno de los dos estará en los cuartos de final.

Barcelona se despidió del torneo el miércoles, cuando   no pudo ir más allá del empate ante PSG en París, luego de recibir cuatro goles en el Camp Nou. Esa noche, Messi hizo un golazo desde afuera del área pero Keylor Navas le atajó un penal. Juventus había sido dejado afuera un día antes en forma sorpresiva por Porto y CR7 recibió críticas por su escaso aporte al equipo.

Las dos eliminaciones en 24 horas plantean el final de una era en el fútbol europeo. Si bien ya no son dos jovencitos (el argentino tiene 35 años y el portugués 36), ambos tienen calidad y condiciones físicas como para seguir en el alto nivel por algunas temporadas más. Pero la gran cuestión es si pueden seguir marcando el paso de cada competencia que disputen, como viene ocurriendo desde hace tres lustros. 

En la anterior Champions ambos habían resultado eliminados antes de las semifinales: Cristiano en octavos de final con la derrota de la Juve ante el Olympique Lyon y Lionel en cuartos con la sonora goleada ante el Bayern Munich por 8 a 2. En este encuentro, el polaco Robert Lewandowski adelantó que sería el gran protagonista del torneo.

Precisamente, hoy asoman en el firmamento del fútbol europeo nuevas estrellas que buscan opacar el brillo de Messi y Cristiano, como Neymar, Kylian Mbappé o Erling Haaland. Habrá que ver si algún día llegan a igualar la fabulosa trayectoria de aquellos dos, nueve veces campeones de la Champions entre ambos, pero desde que el fútbol es fútbol los viejos cracks con el tiempo dejan su lugar a los nuevos.

Sin embargo, el paso de los años no es la única explicación de estas eliminaciones. Messi sufre el declive general del Barcelona, donde la renovación del plantel no ha dado resultados, entre compras con desfavorable relación entre precio y resultado y la presencia de un grupo de jóvenes talentosos que todavía debe madurar. Y al momento deportivo se agregó una complicada situación institucional en el club catalán.

Cristiano Ronaldo
, por su parte, se fue de Real Madrid cuando estaba en la cumbre (su último partido justamente fue la final de la Champions 2018 frente al Liverpool, que le dio otro título). Llegó con grandes ambiciones y retribuciones principescas a Juventus, pero el club turinés no consiguió replicar en terrenos europeos el dominio absoluto que mostró en Italia las últimas nueve temporadas.

En la presente edición de la Champions se enfrentaron una vez. Barcelona y Juventus quedaron en el mismo grupo. Cuando se jugó el encuentro de ida, el 28 de octubre pasado, el portugués estaba recuperándose del covid, por lo cual no estuvo en la cancha. El Barça se impuso por 2 a 0 y Messi convirtió un gol.

La vuelta en Barcelona fue el 8 de diciembre y la Juve se tomó revancha por 3 a 0. Entonces sí estuvieron frente a frente y Cristiano marcó dos goles.

Fue el último capítulo hasta ahora de su clásico personal. En total fueron 36 partidos, de los cuales 30 fueron entre Barcelona y Real Madrid, tres en Barcelona-Manchester United, dos en Argentina-Brasil y uno en Barcelona-Juventus, según el prolijo recuento del estadígrafo conocido como Mister Chip.

Claro que además llevaron su particular duelo a otros campos. Por ejemplo, a las distinciones individuales: Messi ganó seis balones de Oro contra cinco de Cristiano Ronaldo, además de seis botas de Oro contra cuatro.

En los seis encuentros que los enfrentaron por la Champions, hay dos victorias de cada uno y dos empates. En goles el argentino lleva ventaja por 3 a 2.

El primer duelo fue por la edición 2007-2008, cuando el Manchester de Cristiano eliminó a Barcelona en la semifinal, para luego ser campeón. El desquite de Messi llegó en la final de la siguiente edición, cuando los catalanes vencieron a los ingleses y él hizo un gol.

En las semifinales de la temporada 2010-2011 contra el Real Madrid hubo un doble choque: el Barça se impuso como visitante en la ida por 2 a 0 (doblete de Lionel) y el empate en la vuelta aseguró la clasificación. Los blaugranas serían después campeones.

El portugués ganó cinco veces la “Orejona”, cuatro con Real Madrid y una con Manchester United. El argentino obtuvo cuatro, todas con Barcelona, aunque no participó de la primera final por lesión.

La presencia de Messi y Cristiano Ronaldo, por supuesto, potenció a sus respectivos clubes. La última vez que no pasaron a cuartos del torneo europeo fue en 2004-2005: tanto Barcelona como Manchester quedaron afuera en octavos de final. La temporada siguiente los blaugranas fueron campeones. En 2006-2007 el Barça quedó afuera con Liverpool en octavos y el United fue semifinalista ante Milan.

La temporada 2007-2008 los enfrentó en la semifinal, que ganó el conjunto inglés. Y un año más tarde, Barcelona venció al Manchester en la final.

Tras ese encuentro, Cristiano pasó al Real Madrid. En la Champions siguiente, los merengues llegaron hasta octavos, en tanto Barcelona fue semifinalista. En 2010-2011, chocaron en las semifinales y el Barça avanzó hacia el título. Las dos ediciones siguientes, los dos grandes españoles cayeron en semifinales, lo cual evitó finales que hubieran hecho saltar chispas.

La temporada 2013-2014 tuvo al Real campeón y al Barça eliminado en cuartos. Un año después, el campeón fue Barcelona en tanto el Madrid quedó afuera en la semifinal ante Juventus. A continuación, los merengues sumaron tres títulos consecutivos, mientras que Barcelona quedó siempre en los cuartos de final.

Ya con el portugués en la Juve, su equipo no pasó de cuartos en 2018-2019 ni de octavos las últimas dos ocasiones. Barcelona fue semifinalista hace dos años y luego inició su declive.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error