LA LIGA

Suárez fue Suárez, el de los debuts raros y con doblete en España

Luis Suárez debutó con el Atlético de Madrid y su partido recordó la primera vez que jugó con la casaca blaugrana. El "Pistolero" ilusiona y demuestra que sigue siendo un jugador con hambre.

Luis Suárez en su debut con el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano
Luis Suárez en su debut con el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano. Foto: Reuters.

Es la segunda vez que Luis Suárez debuta con la remera de un conjunto español y hace dos goles en un partido poco relevante, sin público y en el que su equipo termina haciendo seis. La anterior fue con la del Barcelona. Del Barcelona B, sí, pero con la casaca blaugrana. En ese entonces, Suárez no podía jugar de manera oficial por la misma sanción que lo había expulsado del Mundial de Brasil. Ya en el Barcelona debutó contra Indonesia sub 19 con el filial culé. Es probable que la defensa juvenil de Indonesia haya sido igual o más dura en la marca que la de los mediocampistas y defensas del Granada ayer en los últimos 20 minutos de partido contra el Atlético de Madrid, el rato que jugó el “Pistolero”. 

Más allá de eso, Suárez volvió a demostrar que sigue siendo Suárez. Un fuera de serie. Llegar al Atleti maltratado como llegó, dolido en sus costados profesional y personal, conocer nuevos compañeros de equipo, un día y medio después saltar a la cancha y meter una asistencia y dos goles… Sacarse una espina del tamaño del Camp Nou con esa convicción es algo reservado para pocos. Pero, ¿qué vamos a descubrir acá si decimos que Suárez juega muy bien a la pelota? 

Suárez disputó el rato final del partido con varios suplentes. No compartió cancha, por ejemplo, con João Félix, quien puede llegar a ser su Messi colchonero. Se lo vio arropado por los jugadores rojiblancos. La primera vez que la tocó en el partido, fue ansioso. Intentó un pase de primera demasiado difícil. Pero fue un indicio de lo que sería una constante por los minutos siguientes: el delantero celeste como referencia. La segunda fue un pase de gol entre una defensa totalmente abierta. Luego, una definición fuerte que se fue por poco y dos goles innecesarios para el partido pero valiosos para él y, por ende, inyecciones de ilusión para el Atlético que lleva unos años queriendo y no pudiendo. Además, tuvo tiempo de quejarse, de exagerar una caída para que le cobraran penal al más puro estilo Suárez, de reclamar pases, dar indicaciones y de picar de área a área a impulsos cortos y llegar completamente ahogado cuando todavía no había cambiado el aire. Le costó un par de minutos y varias bocanadas más recuperarse. Lo necesario para llegar con fuerza y claridad suficiente al segundo palo a esperar el centro de Llorente y definir con precisión en su primer gol colchonero.

El debut de Suárez hubiese sido épico en otras circunstancias. Ejemplo: épico fue lo que logró en Brasil 2014 contra Inglaterra. Pero el estadio vacío, el partido ya liquidado y la defensa del Granada del domingo le sacaron algo de gracia. Sin embargo, sobre todo el segundo gol confirmó algo: la ruptura catalana no le sacó el apetito al “Pistolero”. Tabárez y Uruguay sonríen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados