EN MADRID

Boca y River hicieron sus últimas jugadas por la Copa Libertadores 2018

Representantes de ambos clubes y de la Conmebol se reunieron este miércoles en la capital español con los tres integrantes del TAS por el reclamo xeneize de que lo declaren ganador del torneo continental.

Presidentes de River Plate y Boca Juniors, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici
Presidentes de River Plate y Boca Juniors, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici

Boca Juniors y River Plate presentaron este miércoles, durante cinco horas en Madrid, sus últimos argumentos ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), en la segunda y última jornada de la audiencia tras los disturbios antes del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, que debió haberse disputado en el estadio del conjunto millonario en Buenos Aires.

En la sede de LaLiga española, los abogados de los dos clubes, encabezados por sus presidentes (el de Boca, Daniel Angelici, y el de River, Rodolfo D'Onofrio) y representantes de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol), tuvieron esta última sesión de la audiencia ante los tres jueces del TAS.

Angelici, que ayer acudió en un taxi blanco con banda roja —tradicional en Madrid pero coincidente con los colores de su rival, lo que generó no pocos comentarios por parte de argentinos en las redes— llegó y se marchó esta vez en un vehículo oscuro, aunque no quiso hacer declaraciones a los medios argentinos e internacionales apostados en la puerta.

Esta mediación, que comenzó el martes, está motivada tras el recurso que interpuso Boca después de que la Conmebol rechazase descalificar a River por el ataque que sufrió el ómnibus xeneize cuando se dirigía al Monumental para disputar el partido de vuelta.

El transporte del conjunto boquense fue atacado por varios aficionados ultras en las inmediaciones del estadio de su rival cuando se dirigía a disputar la vuelta de la final de la Copa Libertadores, el 24 de noviembre de 2018, lo que generó lesiones a varios jugadores y provocó la suspensión del encuentro.

Finalmente, el partido se disputó en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, el 9 de diciembre y con el arbitraje del uruguayo Andrés Cunha, en el que Ríver se impuso por 3-1 y se coronó campeón, pese a la reclamación de Boca al Tribunal de Arbitraje para que se descalificara a su rival y se le diera como ganador del torneo.

La continuidad del recurso provocó esta audiencia ante los tres jueces del TAS, realizada en Madrid debido a que ambos clubes han elegido para su representación a despachos de abogados españoles: el bufete Pintó-Ruiz por parte de Boca y la firma Senn-Ferrero representando a River.

Para ese tribunal de tres jueces, el TAS designó al italiano Massimo Coccia, por parte del club xeneize el escogido fue el chileno Juan Pablo Arriagada y por el Millonario y la Conmebol el suizo András Gurovits.

Boca Juniors reclama que le otorguen la Copa Libertadores y una compensación económica por el premio del principal campeonato sudamericano de clubes, así como por su ausencia en el Mundial de Clubes y en la Recopa Sudamericana, que varios medios cifran entre los 9 y los 15 millones de dólares.

Por su parte, River Plate defiende que no tuvo responsabilidad en los ataques al autobús del conjunto rival, que se produjeron fuera del recinto de seguridad de su responsabilidad, y esgrime a su favor que pocos días después de los disturbios dimitió el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo, lo cual considera como una prueba de asunción de responsabilidad de la autoridad municipal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)