BÁSQUETBOL

Carlos Cabezas y David Doblas, dos españoles ante el reto de conquistar el basket uruguayo

Cabezas, hijo de un exbasquetbolista uruguayo, jugará para Nacional y por su parte, Doblas se sumará a la plantilla del actual campeón de la liga, Aguada.

Carlos Cabezas y David Doblas. Collage. Fotos:Efe
Cabezas jugará en Nacional y Doblas en Aguada. Fotos: Efe.

Menos de un mes después de que España se consagrara como campeón Mundial de China 2019, dos deportistas de ese país, Carlos Cabezas y David Doblas, emprendieron viaje para afrontar nuevos desafíos en la Liga Uruguaya, cuya temporada 2019-2020 comienza este martes.

Cabezas, campeón del mundo junior en 1999 y absoluto en 2006, además de Liga ACB, Copa del Rey y Copa Korac con el Unicaja de Málaga -club donde se crió y donde afrontó buena parte de su carrera-, se suma a Nacional.

Por su parte, Doblas, con amplia trayectoria en España y pasajes por países como Grecia, Argentina o Japón, defenderá a Aguada, actual campeón uruguayo.

El arribo de Cabezas no se dio por casualidad, ya que al "junior de oro" le corre sangre uruguaya por las venas porque su padre, también llamado Carlos, es un exbaloncestista del país suramericano que militó en varios equipos españoles.

En este sentido, el base cuenta a Efe que es "un sueño" llegar al país de su papá y también al club del que su padre es fanático.

"Un orgullo porque la familia, mis abuelos, mi papá siempre han sido de Nacional de pequeños. Sabemos de la institución y lo tan grande que es este club y para él fue un orgullo muy grande que podamos estar viviendo esta experiencia", narra.

Pese a sus raíces uruguayas, él solo había estado en una oportunidad en el país suramericano, aunque admitió que ya conocía mucho de él por relatos de familia.

Si bien ha jugado con argentinos a lo largo de su carrera y viene de una familia uruguaya, recién ahora está tomando el hábito del mate, la típica infusión rioplatense, que bebe junto a sus compañeros de equipo.

Pese a todo lo ganado en su trayectoria, Cabezas, de 38 años, asegura que sigue motivado y con "mentalidad" para encarar nuevos desafíos como el que le tocará con Nacional.

"Me siento sano, activo compitiendo y tengo la posibilidad de tener mercado todavía habiendo conseguido estos títulos que ya hace años y la edad que voy a cumplir", apunta el también exjugador de Zaragoza, Baskonia o Fuenlabrada españoles, el Guaros de Lara venezolano o el Regatas Corrientes argentino.

Doblas, también de 38 años, ya conoce la pasión por el baloncesto del Río de la Plata, debido a que militó en el Estudiantes Concordia argentino.

Aunque nunca había estado en Uruguay, Aguada no es un club desconocido para él pues tiene un amigo en común con Federico Bavosi, base del equipo, y por medio de él ya tenía contacto con la entidad montevideana.

"Sé que es una liga que no se viaja, que es uno de los atractivos y luego que es una liga competitiva, que los equipos luchan, se pelean para obtener ese 'playoff' e intentar pelear para ser campeón", cuenta el pívot de 2,06 metros de altura.

El juego del pívot de Pedreña (Cantabria, norte de España) es el del clásico interior, con movimientos a pocos metros del aro y sin salir al perímetro. Esto, según narra Doblas, es algo a lo que el equipo uruguayo no estaba acostumbrado, por lo que todavía están en adaptación.

"Creo que en esta liga no hay jugadores tan grandes o de mis características y esto lo tendré que hacer valer", apuntó.

Este año, además de buscar defender el título local con el Aguada, también tendrá el desafío de la primera edición de la Basketball Champions League America.

Ambos deportistas, que llegan a dos de los clubes más populares de Uruguay, opinan sobre el buen nivel que está atravesando el baloncesto español.

Para Cabezas, el básquetbol europeo está "un paso más arriba" que el sudamericano por nombres, infraestructura y presupuesto.

Además, dice que la Liga Endesa (ACB) "ha vuelto a subir" en su nivel y admitió que "siempre el favorito" está entre el Real Madrid y el Barcelona, aunque no descarta sorpresas.

Doblas, en tanto, afirma que hoy la competición española es muy atlética y "muy vertical", por lo que se ha "sacrificado un poco de talento".

"La verdad que es un basket muy atractivo para el espectador y merece la pena verlo. La crítica que hago es que ha perdido la identidad", enfatiza y se queja de que son muy pocos los españoles que integran las plantillas de los equipos.

Los jugadores también muestran su alegría y orgullo por el Mundial conseguido por España en China, tras superar en la final a Argentina (75-95), aunque admiten que fue una sorpresa que ambas estuvieran en la definición.

Al respecto, Cabezas, que en 2006 compartió equipo con Marc Gasol y Rudy Fernández, dos de los recientes campeones, dice que pudo hablar con casi todo el plantel.

"La verdad que satisfecho y muy contento porque es una experiencia que yo viví en su momento, que es inolvidable", subraya.

Cabezas también enfatiza su alegría por el seleccionador de España, el italiano Sergio Scariolo, del que confiesa fue "fundamental" en su carrera. Con el técnico de Brescia, el base ganó Liga y Copa con Unicaja, además del Eurobasket 2009 con la selección.

Doblas reconoce que vio la final "con el corazón partido", debido a que le daba igual cuál de los dos se quedara con el título, pese a su nacionalidad.

"Muy orgulloso de mi país y de Argentina, de haber conseguido superarse a sí misma y llegar ahí contra todo pronóstico", apunta.

Con dilatadas carreras y reconocimientos bajo el brazo, ambos españoles emprenden este nuevo desafío en un básquetbol que, pese a tener un menor nivel respecto a otros países, cuenta con mucha pasión de sus aficionados y la entrega típica de cualquier deporte en el que hay uruguayos en cancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)