CRISIS SANITARIA

El rebrote de COVID-19 en Montevideo no pone en peligro el regreso del Apertura

Por el momento la situación está controlada, pero existe preocupación porque ante un aumento importante en los contagios puede volver a posponerse.

Pablo Ferrari, Sebastián Bauzá, Ignacio Alonso y Jorge Casales
Ferrari, Bauzá, Alonso y Casales en Torre Ejecutiva. Foto: Marcelo Bonjour

Ignacio Alonso (presidente de la AUF) y Sebastián Bauzá (secretario nacional del deporte) anunciaron el miércoles a media tarde que el fútbol profesional retornará el sábado 8 y que el clásico por el Torneo Apertura será el domingo 9. Un rato más tarde el Ministerio de Salud Pública (MSP) confirmaba un brote de COVID-19 en Montevideo.

Los que alguna vez llegaron a ser 12 casos positivos en todo el país, este miércoles a la noche se habían transformado en 69 producto del brote primero en Treinta y Tres y del actual en la capital.

Rápidamente vinieron a la cabeza las palabras pronunciadas por el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie, en los primeros 10 días de junio. Entonces expresó que la fecha máxima que se había fijado el gobierno para el retorno del fútbol profesional era del 15 de agosto, pero aclaró que si existía algún tipo de brote importante como en ese momento había pasado en Rivera la medida podría reverse.

Entre aquel anuncio y hoy hubo un brote ya controlado en Treinta y Tres y ahora este de Montevideo. Entonces, ¿corre peligro el retorno del fútbol el 8 de agosto? Por el momento no.

Tanto autoridades de la AUF como de la Secretaría Nacional del Deporte expresaron a Ovación que el actual brote no es por ahora una razón para volver a postergar el reinicio del Apertura.

Alonso y Bauzá fueron informados el miércoles —antes de la conferencia de prensa que dieron para anunciar la fecha del retorno del fútbol profesional— del brote epidemiológico en Montevideo, les pidieron que no dijeran nada durante su comparecencia porque luego habría otra conferencia de prensa del ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, pero les aclararon que esto no hacía cambiar la postura del gobierno en cuanto al fútbol.

De cualquier manera es innegable que hay cierta intranquilidad. Es cierto que para el 8 de agosto todavía queda mucho tiempo (tres semanas), pero eso también puede ser un arma de doble filo, pues es el suficiente para que haya un nuevo rebrote de coronavirus que entonces sí puede tener consecuencias.

En caso de que se recrudezcan los contagios, principalmente en Montevideo, Colonia, Cerro Largo y Maldonado, departamentos que tienen equipos en el profesionalismo, puede llegar a existir una nueva postergación en el Apertura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error