COPA SUDAMERICANA

Peñarol ilusiona: mejora su juego a cada partido y ahora también golea

Los dirigidos por Mauricio Larriera vencieron 5-1 a Sport Huancayo en el debut por Copa Sudamericana, mostrando un amplio repertorio en el juego ofensivo.

Facundo Torres y Joaquín Piquerez. Foto: Estefanía Leal.
Facundo Torres y Joaquín Piquerez celebra en gol anotado por el 10 de Peñarol en la primera parte frente a Sport Huancayo. Foto: Estefanía Leal.

Cuando el partido estaba complicado, Peñarol lo sacó adelante con la vieja receta de la pelota quieta. Cuando ya tenía la ventaja y pudo soltarse a jugar con el libreto de Mauricio Larriera, el equipo respondió y lo terminó de liquidar. La goleada 5-1 de anoche frente a Sport Huancayo en el partido número 100 del carbonero en el Estadio Campeón del Siglo no hizo más que confirmar una mejora en la idea que propone el entrenador.

Pero no fue fácil. El “Rojo Matador” salió decidido a jugar fiel a su estilo, manejando la pelota en campo rival para tratar de hacer daño. Lo logró, pero no pudo sostener el ritmo del partido y lo terminó pagando muy caro.

Peñarol, que abrió el marcador a los 15’ con un cabezazo de Agustín Álvarez Martínez, de gran momento, se durmió en la recarga y vio cómo Ellinton Costa lo empató un minuto después.

Pero la pelota quieta apareció para sacar las papas del fuego. A los 32’ definió Facundo Torres en el área tras córner de David Terans y a los 44’ apareció Gary Kagelmacher para anotar de cabeza luego de un tiro de esquina ejecutado por Jesús Trindade, quien puso su segunda asistencia de la noche después de haber mandado el centro para el tanto del “Canario” Álvarez.

Walter Gargano fue uno de los puntos más altos de Peñarol. Foto: Estefanía Leal.
Walter Gargano fue uno de los puntos más altos de Peñarol. Foto: Estefanía Leal.

El mirasol se fue al descanso con la ventaja, pero también con la preocupación de que del otro lado tenía a un rival que manejaba bien el balón, aunque tenía problemas para defender y a la vista está lo que terminó ocurriendo en el complemento, porque el local -sin ser avasallante- lo liquidó, pero mostrando su repertorio futbolístico.

Es que luego de haber conseguido esa ventaja de 3-1, Peñarol se soltó en el segundo tiempo, empezó a mostrar más juego asociado y con David Terans manejando los hilos por el callejón central.

A los 66’ habilitó a Giovanni González por izquierda, le cometieron penal al ahora volante ofensivo y el “Rey” la mandó a guardar un minuto después para el 4-1 que sentenciaba el encuentro.

El festejo de Agustín Álvarez Martínez y Facundo Torres en el Peñarol - Spor Huancayo. Foto: Estefanía Leal.
El festejo de Agustín Álvarez Martínez y Facundo Torres. Foto: Estefanía Leal.

Pero había más. A los 76’ se dio el regreso de Agustín Canobbio a Peñarol y el atacante de 22 años tuvo un vertiginoso ingreso y gestó el quinto gol, en el que asistió al “Canario” Álvarez Martínez a los 79’.

El doblete del nacido en San Bautista confirma su espectacular momento en un equipo que creció y volvió a golear para seguir ilusionándose en el plano internacional. La última vez que el carbonero había hecho cinco por un torneo de Conmebol fue el 5 de abril de 2000 con un 5-1 a Universidad Católica de Chile por Copa Libertadores.

La goleada dejó a Peñarol como líder del Grupo E tras el empate en Asunción entre River Plate y Corinthians, el próximo rival de un equipo que sigue yendo a más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados