CAMPEONATO URUGUAYO

Nacional dio paso adelante, pero también otro para atrás

El equipo tricolor cumple con la regla básica de sumar puntos, pero es notorio que involuciona en su estilo de juego.

Nacional está perdiendo juego colectivo partido tras partido
Nacional está perdiendo juego colectivo partido tras partido. Foto: Estefanía Leal.

A diferencia de lo que le ocurre a la gran mayoría de los equipos que compiten por ganar el Campeonato Uruguayo, a Nacional no le afecta una crisis de resultados. Imposible que eso se esgrima como crítica. Ahí, el tricolor de Jorge Giordano, no baja la guardia. Ya son 11 partidos sin derrotas y la Tabla Anual la tiene prácticamente metida en el “bolsillo”. Lo que ocurre es que está descubriéndose, con un crecimiento notorio, que tiene una crisis de juego.

Para ser bien gráficos, Nacional da siempre un paso hacia adelante gracias a los puntos que suma, a que aprovecha los vaivenes del resto, lo que lo perfila muy bien como para conseguir el objetivo final, pero da un paso hacia atrás en su identidad deportiva. Con cada partido que pasa el equipo retrocede en su rendimiento colectivo. Y desaparecen hasta atributos que permitieron establecer que se podría encontrar un fútbol que lo colocaran por encima del resto.

El equipo no se ensambla. Y esto no tiene como referencia directa la ausencia de algún jugador, como puede ser el caso de Gabriel Neves, sino que es el fiel reflejo de defectos que no logran ser pulidos o minimizados. Ya hasta con la pérdida asombrosa de asociaciones en el terreno que sean capaces de ocultar algunos detalles.

Para empezar era muy lógico considerar que jugar sin un futbolista zurdo por la banda izquierda no se terminara siendo, como ocurrió ante Cerro, un equipo sin adecuada explotación de ese sector del campo y que, además, entregara beneficios importantes al rival en el fondo.

Armando Méndez no está en buen nivel por la banda derecha y menos podía hacerlo sin su mejor perfil por el otro costado. Cerro, inteligentemente, cargó su juego por ahí y como Pablo García no entregó la ayuda necesaria, el Albiceleste se divirtió con el lateral.

Ese problema incrementó otros, porque obligó a realizar traslados de jugadores de otra zona del campo (más largos), que terminaron concediendo nuevos espacios. Y Cerro los aprovechó, lo que forjó un mayor desgaste en los futbolistas tricolores. El Albiceleste hizo correr la pelota, en el Tricolor tuvieron que correr los jugadores.

El otro gran problema saltó a luz con la ubicación de Emiliano Martínez. Al sacarlo del eje central para que juegue allí “Rafa” García, Nacional perdió organización del juego y tampoco ganó algo en seguridad.

A Martínez se le notó tan perdido como a Felipe Carballo. Los mediocampistas ni cortaron ni armaron y eso incrementó la tarea para Guzmán Corujo y Renzo Orihuela. Más Matías Laborda cuando le tocó ingresar. Nacional se vio ahogado, sin poder salir de manera prolija y al partido lo sufrió.

Igualmente, con las dificultades que se le presentaron en el Tróccoli, Nacional sumó tres puntos que lo perfilan muy bien, pero sin un buen juego. Allí volvió a involucionar. Por eso dio un paso hacia adelante y otro para atrás.

La falla número 1
Sin pierna izquierda
Armando Méndez

Nacional viene acusando reiterados defectos defensivos por los laterales y si Armando Méndez no consigue ser seguro por la derecha, mucho menos lo podía ser por la izquierda. Sin perfil, perdió siempre. Además, por esa franja ni siquiera jugó un mediocampista zurdo. El equipo siempre estuvo rengo porque Pablo García o se movió por el medio o se volcó más a la derecha.

La falla número 2
Rafa García en el eje central
Rafa García

El mejor lugar para colocar a Emiliano Martínez es en el eje del mediocampo, trasladarlo a la banda para darle cabida a Rafa García fue contraproducente. Ninguno de los dos rindió. Ni robaron pelota en la mitad del terreno ni pudieron organizar el juego. García falló mucho con la pelota y perdió ante el toque rival.

La falla número 3
Ocampo no debió salir
No era Brian Ocampo el que tenía que salir

Es clarísimo que, producto de la forma en la que estaba jugando Cerro, porque revoleaba el poncho y se iba como loco al ataque, Nacional precisaba mandar a la Matías Laborda a cancha. Pero no debía salir Brian Ocampo, el mejor jugador que tenía el tricolor. Además, había cansancio en otros jugadores. Al final Giordano quiso corregir.

La falla número 4
Perdidos en el mediocampo
Nacional perdió en el mediocampo

El equipo volvió a correr detrás de la pelota. Cerro impuso las condiciones y los mediocampistas de Nacional no fueron capaces de cortar el juego y mucho menos de fabricarlo. Se perdió un potencial grande en una zona del campo donde el tricolor había marcado una transformación. Ya no es solo por la ausencia de Gabriel Neves.

La fallá número 5
No se impone en el juego
Sufre los partidos

A Nacional lo han dominado de forma sostenida los últimos rivales. Ocasionalmente suele fabricar alguna jugada, pero por regla general termina sufriendo los partidos. Su triángulo final termina siendo protagonista porque sacan los balones que caen en el área o porque el arquero Sergio Rochet evita los goles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados