TORNEO CLAUSURA

Danubio 2-Nacional 1: La franja no bajó los brazos y se quedó con el invicto tricolor

El tricolor comenzó ganando con gol de Thiago Vecino, pero el chico de 16 años Nicolás Siri igualó en el primer tiempo y ya en los descuentos Rochet, en contra, le dio el triunfo.

Danubio vs. Nacional
Rochet, en el piso, sufre su gol en contra en la hora. Foto: Leonardo Mainé

A lo largo de todo el Campeonato Uruguayo 2020, Nacional tuvo una fórmula ganadora: un arquero que evitaba goles y un centrodelantero que los hacía. No le alcanzó para ganar el Torneo Apertura, que perdió en una final ante Rentistas, pero sí para obtener el Intermedio y ser, en el último tercio del Clausura, cómodo líder de la Anual.

En la primera parte de la temporada fue Luis Mejía quien cubrió muy bien el arco tricolor, pero se lesionó y le abrió la puerta a Sergio Rochet, quien definitivamente se adueñó del puesto bajo los tres palos. Lo que no cambió fue la fórmula, pues le dio más seguridad aún al fondo tricolor.

Danubio vs. Nacional
Armando Méndez escapa ante la marca pegajosa de Siles. Foto: Leonardo Mainé

Con sus atajadas, esas que lo llevaron a ser elegido el mejor jugador del fútbol uruguayo en la encuesta América Responde a El País, Rochet pasó a ser pieza clave como lo demostró a los tres minutos del partido que este sábado Nacional afrontó en Jardines ante Danubio. A puro reflejo se volcó hacia su lado izquierdo para tapar un furibundo disparo del argentino Matías Fritzler y mantener el cero. A partir de esa jugada su equipo ganó la tranquilidad que no había tenido en los primeros minutos.

La otra mitad de la fórmula está unos metros más arriba y la situación es algo similar. Durante toda la temporada —y más allá de algún bajón pronunciado— el líder ofensivo fue Gonzalo Bergessio. El capitán marcaba la diferencia con sus anotaciones. Para este partido no pudo estar por suspensión, pero lo reemplazó Thiago Vecino y el joven, que también acostumbra a anotar cuando tiene varios minutos en cancha, fue el que puso el 1-0 a los 23' luego de un nuevo gran tiro libre de Brian Ocampo que Salvador Ichazo atajó, aunque sin poder controlar el rebote. Y allí apareció Vecino para empujar la pelota a la red.

Thiago Vecino
Thiago Vecino se llena la boca de gol luego de anotar el 1-0 ante Danubio. Foto: Leonardo Mainé

Danubio, en ese momento en Segunda División, tuvo el mérito de no bajar los brazos. Siguió yendo al frente y encontró soluciones en el chiquilín Nicolás Siri, a quien Leonardo Ramos lo mandó a la cancha desde el inicio en un partido tan trascendente como este pese a sus 16 años.

A los 40' el botija puso el 1-1 que estaba bien con lo ocurrido en el campo. Fue capaz de batir a Rochet, lo que no es poco. Así, le dio esperanzas a su equipo, que de perder bajaría esta misma tarde.

Nicolás Siri
Nicolás Siri y su festejo luego de anotarle a Nacional. Foto: Leonardo Mainé

Segundo tiempo

Tan recurrente como esa fórmula que le dio tantos éxitos a Nacional a lo largo del año fue otra que, en este caso, le dio los mayores dolores de cabeza a Jorge Giordano: las bandas.

Empecemos por los laterales: Armando Méndez por derecha y Agustín Oliveros por izquierda aportan poca proyección y, cuando van arriba, son generalmente imprecisos en sus envíos. Y en la marca tampoco dan mucha garantía, lo cual quedó en evidencia en el inicio mismo del segundo tiempo, cuando Danubio salió con otros bríos y encontró campo fértil para avanzar especialmente a espaldas de Méndez. Por allí llegó y generó dos situaciones claras de gol en los primeros 15 minutos. El problema de la franja seguía siendo el de todo el año: la falta de contundencia.

Tampoco pasó grandes zozobras, porque Nacional tuvo poca claridad futbolística (ya algo habitual) y dependió de los arranques de Ocampo, que volvió a ser el más incisivo, porque Pablo García se perdió en la intrascendencia ofensiva y defensiva (nada ayudó a Oliveros) y Vecino necesita que lo alimenten de pelotas que lo dejen de frente al arco, algo que no ocurrió.

Danubio vs. Nacional
Paulo Siles en primer plano y sus compañeros al fondo celebran el gran triunfo ante Nacional. Foto: Leonardo Mainé

Sin embargo, aquella fórmula tan exitosa de Nacional de la que hablábamos líneas arriba, esta vez no fue suficiente, porque Vecino entró poco en juego y porque Rochet, en el primer minuto de descuento, falló al tratar de despejar un envío de José Luis Rodríguez desde la derecha y luego, al intentar despejar ante el ingreso de Javier Méndez, anotó en contra el 2-1.

Danubio ganó, lo hizo por segunda vez consecutiva luego del triunfo 2-0 del Intermedio en el Gran Parque Central y sigue con vida. Nunca se dio por vencido y obtuvo su premio.

Nacional perdió el invicto y también pie en el Clausura, aunque en la Anual sigue firme.

La previa

Nacional juega la fecha 12 del Torneo Clausura ante Danubio en Maroñas. Dos equipos con necesidades diferentes pero igual de ineludibles. Los franjeados están al borde del descenso, mientras que los tricolores necesitan los tres puntos para ponerle presión al líder del certamen y quedar a un paso de asegurarse la Anual. 

El conjunto de Jorge Giordano, con Thiago Vecino en lugar de Gonzalo Bergessio para encabezar el ataque, está a dos unidades de Liverpool, que juega mañana frene a River Plate. Si los tricolores derrotan a los locales esta tarde, dormirán en lo más alto del Clausura y el negriazul afrontará el duelo ante los darseneros con la obligación de ganar para cerrar la fecha como líder.

Un triunfo del equipo de La Blanqueada, por otra parte, pondrá casi punto final a la agonía de Danubio, ya que las chances que le quedarán a los de Leonardo Ramos de permanecer en Primera División serán ínfimas. Deberán esperar el resultado de Deportivo Maldonado ante Cerro, que juegan más tarde. Si Danubio empata o pierde y el Depor gana, la Franja estará sentenciada a jugar en la "B" la próxima temporada.   

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados