CAMPEONATO URUGUAYO

Sin piedad: Nacional vapuleó a Rentistas en la primera final con tres goles de pelota quieta

Los tricolores fueron ampliamente superiores frente a un equipo que sintió el desgaste y el bicampeonato está más cerca.

Gonzalo Bergessio celebra uno de los goles anotados en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.
Gonzalo Bergessio celebra uno de los goles anotados en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.

Iban pocos minutos de la primera final entre Nacional y Rentistas e Ignacio Velázquez y Santiago Cartagena, que eran suplentes y estaban sentados contra el muro que separa la tribuna José María Delgado de la cancha, se chocaron los puños. Es que Nicolás Marichal, su joven compañero con el cual compartieron muchos partidos, principalmente en Tercera División, había realizado un quite formidable ante el avance de un adversario y salió jugando correctamente la pelota. Era solamente la antesala de lo que pasaría en el partido, donde los tricolores fueron ampliamente superiores a los “Bichos Colorados” para terminar goleando 3-0.

Rápidamente se rompió el plan de Rentistas en el Gran Parque Central. Es que después de una mala salida de Nahuel Acosta sobre la izquierda, la pelota terminó en un córner que ejecutó de manera formidable Brian Ocampo para el gol de Gonzalo Bergessio, aunque quedó la duda si fue el cordobés el que empujo el balón o si fue el propio Damián Malrechauffe.

Rentistas había apostado a un 4-1-4-1, buscando que Gabriel Neves, el “5” elegido por Martín Ligüera ante la ausencia de Rafael García, no jugara cómodo y que fueran los zagueros quienes manejaran la pelota y la salida del equipo. Pero los “Bichos Colorados” llegaban siempre tarde al ajuste de sus marcas, quizás algo influidos por el imponente desgaste que habían hecho el miércoles pasado, en la semifinal contra Liverpool.

El festejo de los jugadores de Nacional ante Rentistas. Foto: Francisco Flores.
El festejo de los jugadores de Nacional ante Rentistas. Foto: Francisco Flores.

Nacional, en cambio, jugó de los mejores primeros 45 minutos de los últimos tiempos. Con tranquilidad, manejando con criterio la pelota, siendo incisivo por las bandas y sintiéndose dueño del trámite del juego. Por si fuera poco, se encontró con un Marichal (Ligüera volvió a confiar en él) confiado y con una presión alta aceitada y sincronizada, principalmente de Joaquín Trasante y Felipe Carballo -de notables actuaciones- en tres cuartos de cancha.

Otra muy buena ejecución de Ocampo en el minuto 28, con un certero anticipo de Bergessio en el primer palo, le dieron mayor tranquilidad a Nacional. Maximiliano Amondarain perdió la marca del centrodelantero argentino. Para destacar el crecimiento que ha tenido el floridense en la ejecución de pelotas quietas; públicamente ha dicho que el trabajo en Los Céspedes del “Chino” Álvaro Recoba lo ha ayudado muchísimo. Y se nota. Está con confianza, disfrutando de ser el ejecutante.

Para el segundo tiempo Alejandro Cappuccio le dio ingreso a Gonzalo Vega (no fue titular porque no estaba al 100%) en lugar de Nahuel Acosta, quien debió ser expulsado por doble amarilla en el tramo final de la primera parte por una dura falta contra Agustín Oliveros. Rentistas mejoró, se hizo dueño de la pelota, aunque le faltó profundidad. Aún así, el equipo rojo daba la sensación que se podía meter en partido en cualquier momento.

Alfonso Trezza con pelota dominada en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.
Alfonso Trezza con pelota dominada en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.

A los 48’, una buena jugada de Rentistas por la izquierda finalizó con un toque corto de Salomón Rodríguez que se fue apenas afuera, por encima del horizontal. Pocos minutos después, Colazo metió el balón al medio tras una salida con los puños de Sergio Rochet, Mathías Abero marcó el gol, pero el tanto fue anulado correctamente por offside.

Nacional, pese a no tener la pelota, no se desesperaba porque estaba bien parado y daba sensación de seguridad. Tampoco se desesperó su entrenador, que transmite calma desde afuera.

El ímpetu de Rentistas se apagó definitivamente cuando a los 65’ Mathías Laborda marcó, de cabeza, el tercer gol del partido. El tercer gol de pelota quieta. El tercer gol que llegó desde una pelota quieta de Brian Ocampo.

Mathías Laborda y Mathías Abero en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.
Mathías Laborda y Mathías Abero en el duelo entre Nacional y Rentistas. Foto: Francisco Flores.

No es común que un equipo reciba tres tantos en este tipo de incidencias, todas desde el tiro de esquina, en esta oportunidad cedido por el arquero Yonatan Irrazabal al salir a despejar un balón lejos del arco. Si bien hay virtud del equipo que ataca y va con fuerza en la búsqueda de la pelota, también habla de desconcentraciones importantes de Rentistas. Un lujo que no se puede permitir un finalista del Campeonato Uruguayo.

Rentistas pudo descontar en la última jugada del partido, pero el juego tenía preparado un capítulo especial para Rochet, que sacó una pelota imposible ante un tiro libre de Salomón Rodríguez.

“Si no lo ganamos con fútbol, hay que ganarlo a huevo”, dijo el profe Ignacio Barboza previo a iniciar el calentamiento. Y Nacional ganó y goleó con ambos condimentos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados