TORNEO CLAUSURA

Peñarol creció a tiempo: se empieza a ver el trabajo de Mauricio Larriera

En un momento crítico y en un partido clave, el carbonero mostró la mejor versión desde que tiene al floridense como director técnico.

Mauricio Larriera. Foto: Nicolás Pereyra.
Mauricio Larriera. Foto: Nicolás Pereyra.

Posesión de pelota, solidez defensiva y generación de fútbol por todo el frente de ataque. El Peñarol de Mauricio Larriera mostró una imagen distinta y una versión mejorada el sábado frente a Wanderers en el Parque Alfredo Víctor Viera, donde consiguió un importante triunfo para seguir con vida en la lucha por el título del Torneo Clausura.

Es que tras el 1-0 que llegó con un golazo de Facundo Torres, el carbonero quedó a cinco puntos de Liverpool, el líder del certamen y próximo rival de los aurinegros este viernes 26 de febrero a las 17:00 en Belvedere.

Y la del sábado fue, en líneas generales, una muy buena presentación de Peñarol, acaso la mejor desde que el técnico floridense está a cargo del equipo.

¿Por qué? Porque desde el inicio del encuentro, el aurinegro fue superior y pudo demostrar esa superioridad desde el juego con la pelota, algo que había quedado en el debe frente a Cerro Largo en Melo.

Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.
Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.

Para empezar, Larriera hizo variantes que le dieron resultado. Muchas críticas recibió el entrenador por los cambios en los últimos partidos, pero el sábado acertó en la conformación del equipo.

A favor le jugó que Peñarol enfrentaba a Wanderers y si hay alguien que conoce bien al bohemio es el floridense, que estuvo al frente de ese plantel desde diciembre de 2019 hasta octubre de 2020.

Pero más allá de eso, en el planteo, en la disposición táctica y en el rendimiento de los jugadores que Larriera eligió estuvo la clave de un Peñarol que comenzó con un 1-4-4-2 con el ingreso de Juan Acosta como titular en el lateral derecho, pasando Giovanni González a la zona de volantes y regresando Walter Gargano a la titularidad.

El “Mota” tuvo un elevado rendimiento y “Gio” le dio otra dinámica a la mitad de la cancha porque el futbolista de 27 años no tuvo que preocuparse tanto por la marca porque tenía el respaldo de Acosta y fue importante en la generación de fútbol ofensivo, incluso siendo parte de varias jugadas de peligro en el ataque mirasol.

Mauricio Larriera. Foto: Nicolás Pereyra.
Mauricio Larriera. Foto: Nicolás Pereyra.

Esas fueron las grandes variantes del entrenador mirasol, pero cambio más importante fue el del juego con pelota. Los jugadores buscaron siempre el toque de primera hacia el mejor compañero ubicado, posesiones largas que tenían como objetivo llegar al área rival manteniendo a Wanderers lejos del arco de Kevin Dawson y la idea fija de tener más claridad en el campo enemigo.

Es que la obligación era de Peñarol. El que tenía que ganar era el aurinegro y por más que el bohemio también necesitaba una victoria para crecer en la Tabla Anual, el mirasol hizo mucho más por el triunfo que terminó consiguiendo con el solitario gol de Facundo Torres a los 20 minutos de la primera parte.

Y pasaron 46 días para que el equipo de Mauricio Larriera mostrara mucho de lo que el entrenador pretende inculcarle al plantel carbonero y si bien todavía le quedan cosas por mejorar, el tiempo le va dando la razón de que los cambios no son de un día para el otro más allá de que el aurinegro tiene una obligación histórica de ganar y salir campeón uruguayo.

Ahora bien, Peñarol fue superior, ganó y lo hizo bien, pero la responsabilidad y el desafío del plantel y por supuesto, del técnico, será mantener ese nivel y también elevarlo para seguir en la lucha por el Torneo Clausura porque el fixture no le permite descanso ya que este viernes el carbonero se medirá anda menos que ante Liverpool, el líder.

Larriera no tendrá a Gargano y deberá rearmar la mitad de la cancha, una zona clave en la que el técnico metió mano y los jugadores respondieron.

De todas maneras, en Peñarol se empieza a ver el trabajo del floridense y el hincha se vuelve a ilusionar con poder pelear por el Campeonato Uruguayo.

Walter Gargano. Foto: Nicolás Pereyra.
Walter Gargano. Foto: Nicolás Pereyra.

Lo bueno de Peñarol 

El triunfo ante un rival complicado
​Peñarol jugaba su tercer partido consecutivo como visitante y tras el empate en Melo, tenía la obligación de ganar para seguir con vida en la lucha por el Torneo Clausura y en la pelea por la clasificación a la Libertadores.

El nivel colectivo durante 70 minutos
​El equipo de Mauricio Larriera mostró su mejor versión el sábado en el Parque Viera. Fue sólido, tuvo la pelota, la manejó muy bien, generó varias situaciones de gol sobre el arco rival y dejó una imagen muy buena.

El nivel del "Mota" Walter Gargano
​El volante de 36 años volvió a la titularidad después de dos partidos y jugó en un gran nivel. El “Mota” fue clave en la mitad de la cancha con la pelota, su despliegue y los pases en la generación de fútbol en la ofensiva del equipo carbonero.

Facundo Torres es desnivelante
​Otra vez el “Cuervo” fue la gran figura del ataque mirasol con una soberbia actuación. Muy activo en la ofensiva, pidiendo siempre la pelota, encarando, buscando el uno contra uno y además, convirtió un golazo para darle la victoria a Peñarol en el Parque Alfredo Víctor Viera.

Volvió a tener el arco en cero
​Uno de los aspectos más importantes para el estilo que intenta inculcar Mauricio Larriera es mantener el arco en cero y el sábado Peñarol lo consiguió. No le hicieron goles. El equipo defendió bien y no hubo fallas. En cuatro de nueve jugados en el Clausura no le anotaron.

Ariel Nahuelpán. Foto: Nicolás Pereyra.
Ariel Nahuelpán. Foto: Nicolás Pereyra.

Lo malo de Peñarol

No liquidar el partido a tiempo
​Peñarol hizo un muy buen primer tiempo en el Viera, generó cinco chances de gol y solamente anotó una. En el complemento, el equipo de Larriera llegó en otras cuatro ocasiones y no convirtió. Le faltó ser más efectivo en el área rival el sábado.

Matías Britos está en mala racha
​El delantero rinde, deja todo en la cancha, pelea cada una de las pelotas que llegan a la ofensiva y es clave en la presión alta, pero le falta el gol. No anota hace seis partidos. El último gol fue frente a Danubio.

El bajo nivel de Ariel Nahuelpán
​El argentino de 33 años volvió a tener minutos después de su debut como titular frente a Cerro el 16 de enero. Luego de 35 días jugó, pero su nivel está muy por debajo de lo que Peñarol pretende. Debe seguir sumando fútbol para mejorar.

Defenderse en los últimos minutos
​Tal como venía pasando en los últimos partidos de Peñarol, el equipo bajó su rendimiento y la intensidad en el cierre del partido frente a Wanderers y el bohemio, si bien no tuvo una chance clara sobre el arco de Kevin Dawson, le generó mucho peligro al carbonero.

Peñarol la sigue remando de atrás
Tanto en el Torneo Clausura como en la Tabla Anual, el equipo de Mauricio Larriera sigue atrás y deberá sumar puntos en las próximas fechas si es que pretende pelear por el Campeonato Uruguayo. Lo próximo será visitar el viernes a Liverpool, el puntero del Clausura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados