TORNEO CLAUSURA

¡Qué panorama! Peñarol no gana, juega mal y se complica de cara al futuro deportivo

Las chances de pelear por el título del Campeonato Uruguayo se reducen y además, el pasaje a la Copa Libertadores pende de un hilo. 

Los jugadores de Peñarol tras el empate con Deportivo Maldonado. Foto: Estefanía Leal.
Los jugadores de Peñarol tras el empate con Deportivo Maldonado. Foto: Estefanía Leal.

El pálido empate de Peñarol frente a Deportivo Maldonado en el Campeón del Siglo dejó al equipo de Mauricio Larriera muy complicado de cara a sus objetivos en el Campeonato Uruguayo.

El carbonero suma nueve puntos y está quinto en el Torneo Clausura, a cinco unidades del líder Liverpool y por delante tiene a Nacional (12), Montevideo City Torque (11), Boston River (10) y Wanderers (9, pero cuarto por diferencia de goles).

Pero como por si eso fuera poco, la Tabla Anual ya pasó a ser algo prácticamente inalcanzable para un Peñarol que tras dejar más puntos por el camino, quedó tercero junto a Liverpool en la acumulada con 45, pero a 10 del puntero Nacional y a uno de M.C. Torque, segundo.

Esto último hace que hoy, el único gran objetivo del mirasol para poder pelear por el Campeonato Uruguayo sea la obtención del Torneo Clausura, aunque este desafío se presenta como muy complicado, no solo por la posición en la tabla sino también por el momento futbolístico de un equipo que no juega a la altura de lo esperado y que, además, no logra cerrar los partidos.

Mauricio Larriera. Foto: Estefanía Leal.
Mauricio Larriera. Foto: Estefanía Leal.

Mauricio Larriera aún no logra que el equipo tenga el funcionamiento que pretende y más allá de que en esporádicos pasajes de los partidos la idea se ve reflejada en la cancha, no hay constancia y eso le juega una mala pasada a un Peñarol que padece serios errores defensivos y que no es eficaz en su área, a tal punto que en seis fechas ya concedió cuatro penales a sus rivales y todos terminaron en gol (ver nota adjunta).

Posesión sostenida de la pelota, hombres que se sumen al ataque y profundidad a la hora de pisar el área rival son las características que el técnico trata de imponerle a un plantel que todavía no responde y al que le empiezan a llover las críticas porque los partidos pasan y los resultados no llegan.

El hincha quiere ganar y no le importa la forma. Pero a Larriera sí. Y en ese tire y afloje está el aurinegro. Si bien es cierto que el tiempo de trabajo que ha tenido el técnico es muy poco comparado con la obligación que tiene el club de salir campeón, hay rasgos que evidencian un progreso, pero de momento, eso no se conjuga con los puntos que necesita el mirasol que apenas ganó el 50% de lo que jugó porque sumó nueve de 18 unidades posibles en el Clausura.

¿Está en discusión la continuidad del entrenador? Para nada. Hoy en Peñarol no se piensa en eso y hasta el presidente Ignacio Ruglio se encargó de respaldar la campaña de un técnico que apenas dirigió seis encuentros.

Larriera tiene carta libre para seguir trabajando, pero sabe que el equipo debe mejorar y los tiempos se acotan, ya que los resultados no llegan y el aurinegro se aleja cada vez más de los objetivos planteados para esta temporada.

Walter Gargano y Rodrigo Muniz. Foto: Estefanía Leal.
Walter Gargano y Rodrigo Muniz. Foto: Estefanía Leal.

Y como muestra de todo esto, la seguidilla de partidos que el equipo deberá jugar como visitante marcará para qué está Peñarol, sobre todo pensando en los tres encuentros venideros que serán clave para el próximo corte (el 21 de febrero) de la Tabla Anual para las copas internacionales.

Por lo pronto, el carbonero visitará mañana a Rentistas en el Complejo del “bicho colorado” a la hora 17:00, el miércoles viajará a Melo para jugar con Cerro Largo desde las 19:30, el sábado 20 el rival será Wanderers a las 21:45 en el Parque Alfredo Víctor Viera y el viernes 26 de febrero a las 17:00 chocará con Liverpool, el actual puntero del Torneo Clausura, en Belvedere.

Difícil pensar en cuatro triunfos consecutivos del elenco aurinegro —todos como visitante— cuando Peñarol ni siquiera ha podido lograr dos triunfos al hilo en lo que va del 2021.

Además, en esta temporada frente a los rivales que deberá enfrentar en las próximas cuatro fechas, Peñarol solamente sumó siete puntos de 12: empató con Rentistas 2-2, le ganó a Cerro Largo 2-0, perdió con Wanderers 2-0 y derrotó a Liverpool 3-2, siempre jugando como local en el Campeón del Siglo.

Ahora la historia será otra, ya que el carbonero deberá jugar de visitante y sin tiempo ni puntos que perder si es que pretende seguir peleando por el Campeonato Uruguayo.

Pero además, en juego estarán puntos vitales para la Tabla Anual, que marcará el futuro mirasol de cara a la competencia internacional para el 2021 porque en caso de no acceder a la definición del campeonato local, la acumulada dirá si el mirasol podrá jugar o no un torneo continental.

El panorama de Peñarol no es el mejor y el equipo debe mejorarlo de inmediato para no despedirse antes de lo esperado.

Gary Kagelmacher celebra su tanto en el Peñarol-Colo Colo por Copa Libertadores. Foto: AFP
Peñarol debe sumar rápido para soñar con jugar la próxima Copa Libertadores. Foto: AFP

Obligado a sumar para no quedarse sin Libertadores

La chance de Peñarol de meterse en la Copa Libertadores pende de un hilo. El domingo 21 de febrero, día marcado para tomar la nueva fotografía de la Tabla Anual que concederá otra clasificación para la Copa Libertadores, Peñarol puede ser condenado por Montevideo City Torque a alcanzar el éxito en el Torneo Clausura, llegar a la final del Uruguayo o, al menos, quedarse con el segundo puesto de la acumulada para poder jugar el principal torneo de clubes del continente.

En principio, por lo que marca la Anual hasta el momento, Nacional, Montevideo City Torque y Peñarol serán los primeros equipos que tendrán la opción de quedarse con ese lugar. Con nueve puntos todavía en juego, podría variar esa condición y, por ejemplo, ser Wanderers el que quede en condición de decidir primero si supera a Peñarol y M.C. Torque.

Pero en efecto, para que Peñarol juegue la próxima Libertadores deberá: ser campeón Uruguayo, ganar el Clausura, ser segundo en la Anual o elegir ser Uruguay 3 en el próximo corte.

David Terans se retiró sentido del clásico. Foto: Nicolás Pereyra.
David Terans se retiró sentido del clásico y sufrió un desgarro. Foto: Nicolás Pereyra.

Las lesiones, un karma que aparece de nuevo

Las lesiones vuelven a estar en el tapete en el mundo Peñarol. Cuando en 2020 habían sido pocas las ausencias por problemas físicos y parecía que todo se encaminaba a la normalidad, Mauricio Larriera no logra tener el plantel completo a la hora de afrontar partidos de vital importancia. Al desgarro de David Terans, quien se perderá al menos tres partidos más, se le suman las ausencias de Jonathan Urretaviscaya, Ariel Nahuelpán, quien se resintió de una molestia muscular, Cristian Rodríguez, quienes no estuvieron a la orden en el encuentro frente a Deportivo Maldonado.

Pero tampoco quedaron a la orden de Larriera el jueves por la noche Denis Olivera y Fabián Estoyanoff, quien sufrió una contractura en recto anterior de cuádriceps durante el calentamiento previo a ese partido y está en duda para integrar el plantel que mañana visitará a Rentistas en la séptima fecha del Torneo Clausura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados