TICOLORES

Nacional llega al clásico con dos sensaciones: buena ventaja, pero sin Renzo Orihuela

El tricolor despierta con una ventaja de 11 puntos sobre Peñarol, pero no tendrá al joven zaguero el miércoles en el Campeón del Siglo tras ser expulsado.

Nacional
Roja. la que vio Renzo Orihuela tras una falta sobre Pérez y cuando ya tenía amarilla. Foto: Estefania Leal.

Nacional preparó bien el partido clásico que se jugará el próximo miércoles en el Campeón del Siglo. La victoria 2-1 frente a Wanderers, en la que mejoró futbolísticamente, le hace ganar en confianza y en tranquilidad de cara a un partido siempre trascendente.

Es más, con el triunfo ante los bohemios le sacó una ventaja de 11 puntos en la tabla Anual a su tradicional adversario. Al menos hasta esta tarde cuando Peñarol visite a Danubio en el María Mincheff de Lazaroff a las 17 horas. Pero es una ventaja más que importante frente a los aurinegros cuando recién se llevan jugadas tres fechas del último torneo de la temporada.

Con tamaña diferencia, la responsabilidad y la presión esta toda del lado del equipo dirigido por Mauricio Larriera, que no la tendrá fácil esta tarde frente a los de la franja, quienes complicados en el descenso necesitan con desesperación y urgencia sumar de a tres.

Más teniendo en cuenta que los carboneros apenas han sumado un punto de los seis que han disputado en el torneo y que vienen de caer en su propia casa frente a Defensor Sporting.

Pero el partido de ayer también dejó un saldo negativo para los de Jorge Giordano porque Renzo Orihuela fue expulsado a los 63 minutos. Ya tenía amarilla y cometió una falta al borde del área sobre Maximiliano Pérez.

Con la expulsión de Orihuela, Giordano optó por cerrar filas y Nacional terminó con un planteamiento mucho más defensivo (dos líneas de cuatro) que el que había mostrado en el primer tiempo. Pero además, y seguramente lo más importante, es que el defensa -que ayer marco el gol del empate para su equipo- se perderá el clásico.

Giordano tendrá unos días para decidir cómo acomoda la defensa, teniendo en cuenta que no podrá utilizar justo en un partido tan importante a una zaga que se venía afianzando con Guzmán Corujo y Orihuela.

Podrá echar mano a Matías Laborda o mover a Agustín Oliveros a la zaga, pero justamente este último fue sustituido en el entretiempo y según se supo en el Parque Central el cambio fue por una decisión técnica y no por un problema físico que tuviera el lateral, por cuyo sector llegó Wanderers en el primer tiempo.

Con ese panorama, con sensaciones ambiguas, llegarán los tricolores al clásico del próximo miércoles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados