CAMPEONATO URUGUAYO

Nacional cayó ante River y cortó una racha de nueve triunfos seguidos

El darsenero sorprendió al tricolor con su planteo en el Parque Saroldi y lo venció 3-1 por la octava fecha del Torneo Clausura, cortando varios números positivos.

Nacional vs. River - Clausura 2019
Resignación. Bergessio y “Chory” Castro se preparan para reanudar mientras al fondo los futbolistas de River celebran el golazo anotado por Leites. Foto: Marcelo Bonjour

No se puede ganar todos los partidos o, como dijo Álvaro Gutiérrez antes de subirse al ómnibus que partía hacia Los Céspedes, “a veces toca perder”. Nacional fue hasta el Saroldi a visitar a River Plate y se llevó la primera derrota (3-1) del Clausura, la primera del técnico en una cancha chica desde que asumió y la primera luego de 13 partidos.

Además, el tricolor recibió tres goles en un partido por primera desde el 20 de abril, cuando (también de visitante) ante Fénix igualó 4-4 en el Capurro.

Y sí, Nacional podía darse una licencia en su paso arrollador. El desgaste a la larga le pasa factura a todos. A algunos antes, a otros más tarde, pero las piernas en algún momento pesan por más que Gutiérrez ha rotado el rico plantel que posee. Al fin y al cabo, luego de esta derrota el tricolor sigue siendo el líder del Clausura y de la Anual, aunque ahora en el torneo corto con un poco menos de renta.

No jugó bien Nacional, pero tampoco jugó mal. No siempre un equipo pierde porque se equivoca, porque el rival también juega y en este caso River lo hizo muy bien.

Sorprendió desde el inicio con su postura de presionar bien arriba, robó balones y de esa manera generó los dos primeros goles. “No estuvimos firmes en defensa”, confesó Gutiérrez y eso queda claro, porque a su equipo le llegaron con facilidad. Los futbolistas de River superaron en velocidad (y no solo física, sino de reacción) a los tricolores, ganando la mayoría de los mano a mano.

Esa postura de River lo puso dos goles arriba en solo 16 minutos. El tricolor, nada acostumbrado a esta situación (llevaba seis partidos sin goles en contra y nueve que no se encontraba en desventaja, la última vez precisamente ante River en el Gran Parque Central por el Intermedio), cambió su figura. Dejó el 4-1-4-1 para asumir un 3-4-3 que no tenía tanta ambición de ser ofensivo, sino más que nada de tener un referente en la zaga para cada atacante darsenero y sobre todo para saltear líneas rápidamente en la salida y evitar así la presión rival.

Bergessio logró descontar y poner a River algo nervioso, pero el 3-1 convertido por Adrián Leites (go-la-zo, con doble pisada incluida) volvió todo a la normalidad.

Gutiérrez buscó con cambios de nombres (Santi Rodríguez, Vecino y Pablo García saltaron al campo) y de sistema, pasando a un 4-4-2 que alimentara a Bergessio y Vecino en ofensiva, pero nada consiguió.

Con Juan Manuel Olivera mostrando el camino de lo que había que hacer y un equipo compacto, solidario, cerrando todos los espacios y pronto siempre para contraatacar, River consolidó su superioridad, se quedó con la victoria y le dio vida al Clausura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)