BAJO LOS TRES PALOS

Luis Mejía al arco, pero sin margen de error

JUAN PABLO ROMERO

Juan Pablo Romero

Gustavo Munúa está frente a la disyuntiva que a cualquier técnico le gustaría tener en su equipo, que es la duda en un determinado puesto por buenos rendimientos.

En este caso, esa situación ocurre con los arqueros de Nacional, Luis Mejía y Sergio Rochet.

El panameño jugó hasta la octava fecha como titular indiscutido, pero en esa jornada sufrió un desgarro contra Progreso y debió abandonar la cancha.

Fue el momento en el que entró Rochet y demostró estar a la altura de las circunstancias, porque se convirtió en figura en varios de los partidos que jugó, siendo determinante en algunos encuentros. De hecho, hasta se convirtió en una especie de cábala, porque con él en cancha los tricolores no perdieron.

Mejía ya está recuperado y ya estuvo a la orden del DT en el partido de Libertadores contra Racing.

Cabe la duda de si no jugó por una decisión netamente técnica, o porque se había recuperado muy justo y Munúa prefirió no arriesgarlo.

¿Qué sucederá de ahora en más? ¿Munúa le respetará el puesto al panameño o confiará en el momento de Sergio Rochet?

Mejía debería volver al arco tricolor, porque salió por una lesión, no por bajos rendimientos. Sólo se le puede cuestionar el error en el clásico. Eso sí: sabe que atrás tiene un arquero que también demostró que puede ser el titular de Nacional. Mejía sabrá que no tiene ningún margen de error.

Nacional cuenta con dos arqueros con excelente nivel. Y hay que valorarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados