TORNEO APERTURA

Le tiró el plantel arriba

Nacional tiene variantes por doquier; y no sólo de nombres.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nacional

La principal conclusión que se puede sacar del triunfo de Nacional contra Racing 3-2 de anoche, es afirmar, una vez más, el plantel que tienen los albos. Ello genera que el técnico Martín Lasarte no solo lo aproveche desde los cambios de jugadores, sino también desde el punto de vista táctico.

Es que Nacional estuvo dos veces en desventaja ante Racing y sacó adelante un partido tremendamente complicado, dando vuelta el tanteador como ante Danubio y desencadenando así el quinto triunfo en igual cantidad de presentaciones en el año, sumando la victoria del jueves ante Lanús en Buenos Aires.

En una noche en la que llamativamente Esteban Conde no estuvo en su mejor nivel (el viento y una mala decisión le jugaron una mala pasada en el segundo gol cervecero de Jesús Trindade; aún así le sacó un gol a Martín Alaniz) y en la que el rival tuvo un gran porcentaje de efectividad al anotar dos goles en cuatro llegadas (marcó otro tanto que fue anulado, lo que generó polémica), Nacional demostró por qué gran parte del mundo futbolero lo colocan como el equipo que tiene el mejor plantel del medio.

RECAMBIO.

Con respecto a la oncena que jugó en Buenos Aires, Lasarte realizó cuatro cambios, dándole ingreso a Porras, Ligüera, Viudez y Aguirre y retornando al 4-2-3-1 habitual. Si bien en el primer tiempo Nacional fue protagonista y dominó la posesión del balón, no generó tanto en ofensiva. Ligüera intentó manejar los hilos del equipo y Viudez fue importante ganándole la espalda a los laterales. Ramírez fue uno de los que más acusó el trajín del partido (Romero también), estuvo impreciso y desordenado, perdiendo varios mano a mano con los defensas rivales.
En el complemento, Lasarte los sacó a ambos y mandó a la cancha a Seba Rodríguez y Silveira. Así, Aguirre pasó a ser un mediapunta por derecha y fue donde más cómodo se sintió, teniendo espacio para correr y gravitar de esa forma. Por ello, Viudez se mudó a la izquierda y superó constantemente a Aguilar.

La frutilla de la torta fue cuando ingresó Lozano y Nacional aún perdía 1-2.

Lasarte sacó a Espino y ordenó un 3-3-1-3 con Porras como volante tapón, Rodríguez a su izquierda, Lozano a la derecha, Ligüera de enganche y Viudez, Silveira y Aguirre bien como delanteros.

Así, Nacional le llegó por todos lados a Racing y La Escuelita (con uno menos) se resignó a intentar controlar las arremetidas de los tricolores que, en base a la paciencia y constancia, logró marcar dos goles. De hecho, fue Polenta el que levantó el centro del gol para que Silveira anotara el gol del triunfo, cuando el reloj marcaba los 84 minutos.

Nacional dio muestra de su calidad en el último partido en el que jugó en el Gran Parque Central por el Apertura.

Zulia llegaba hoy en la madrugada a Carrasco

Zulia, el rival de Nacional del próximo miércoles por la segunda fecha del Grupo 7 de la Copa Libertadores, partió ayer por la tarde desde Venezuela y tenía previsto llegar al Aeropuerto Internacional de Carrasco en la pasada madrugada, sobre la hora 4.00.

Según anunció el equipo venezolano, la idea es practicar en el Complejo Arsuaga (Pichincha), de Defensor Sporting, a la espera del partido que se jugará a la hora 19.30 y tendrá el arbitraje de los colombianos Wilson Lamouroux, Wilmar Navarro y Dionisio Ruiz.

Por la fecha 7 de la Primera División de Venezuela, Zulia perdió 5-0 contra Aragua. Plazas, Palomino y Gómez, que no estuvieron para ese partido, viajaron a Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)