HISTORIAS

Jorge Giordano: "Dejamos el pellejo trabajando en Nacional"

El floridense volvió a dar clases en el curso de entrenador mientras espera otra oportunidad en el fútbol. Habló de su pasaje por los tricolores y de su visión sobre el fútbol uruguayo. 

Jorge Giordano llegó en junio de 2019 a Nacional, primero fue secretario técnico y después entrenador. FOTO: El País.
Jorge Giordano llegó en junio de 2019 a Nacional, primero fue secretario técnico y después entrenador. FOTO: El País.

Tras su pasaje por Nacional, Jorge Giordano volvió a la docencia. “Yo tenía licencia. Cuando la terminé, en lugar de extenderla, me reintegré a las actividades en los dos lugares, tanto en el ISEF como en la ACJ. En la ACJ estoy coordinando la carrera de entrenador y doy alguna clase puntual mientras que en el ISEF estoy dando clases por zoom porque todavía no estamos en la presencialidad”, cuenta el floridense en una charla con Ovación. “A mí la docencia me gusta, del intercambio con los alumnos aprendés mucho, hay gente muy capaz haciendo los cursos”, añade.

Giordano hace muchos años que es profesor. De hecho, en varias ocasiones llevó adelante la docencia al mismo tiempo que era DT de un equipo, aunque en Nacional la demanda del tiempo era muchísima y ahí fue cuando se pidió licencia. Sobre si los alumnos lo miran diferente después de haber sido secretario técnico y entrenador de los tricolores, con la exposición que esos cargos implican, Giordano es claro: “No, no. Nunca cambié muchas cosas de mi actividad diaria. Lo único fue que dejé de dar clases, pero después era todo igual. Estaba mucho tiempo en Los Céspedes, llegaba de noche a mi casa. Los alumnos bien de bien conmigo, no es que me miran diferente”.

Giordano dando una clase en el ISEF. FOTO: Archivo El País.
Giordano dando una clase en el ISEF. FOTO: Archivo El País.

El DT manifiesta que “después de haber estado en un equipo como Nacional, los primeros días posteriores a la salida cuestan, extrañás, es como que te falta algo, pero a medida que van pasando los días también depende de uno de quedarse en lo que sucedió o de seguir progresando y seguir buscando cosas para hacer. Te diría que a los 10 o 12 días, que me fui unos días para afuera, después ya comencé con las actividades de docencia y sobre todo con alguna capacitación que hubo en junio, que fue interesante” y profundiza, sobre esa capacitación que realizó, que “fue un congreso de táctica, donde hubo ponentes importantes como (Juan Carlos) Osorio entre otros”.

PRESENTE Y FUTURO. Jorge Giordano ha tenido algunas conversaciones con equipos, pero desde que se fue de Nacional no volvió a dirigir. “Estoy esperando una oportunidad. Tuve una reunión con Defensor, que fue lo más formal que tuve y no se dio. Estuve también en charlas con una selección, pero después se enfrió, hoy no hay nada. No estoy preocupado, aunque a mí me gusta trabajar en esto. Tampoco hace tanto tiempo que estoy en esta situación, algunos torneos están terminando, otros iniciando. En el fútbol, cuando menos lo pensás, y desde menos lo pensás, surge la posibilidad. A mí siempre me ha pasado así”, comenta.

“En el fútbol, cuando menos lo pensás, y desde menos lo pensás, surge algo”

Jorge Giordano dejó de ser el técnico de Nacional
Jorge Giordano.

“Hoy en día los equipos están yendo a los cargos institucionales; de repente hablan contigo, pero ya tienen todo el cuerpo técnico armado y tienen una estructura armada, sobre todo los equipos que han ido cambiando a la institucionalidad”, explica el entrenador de 56 años, que desde 2009 a la fecha dirigió a Fénix, Danubio, Rampla Juniors, Colegio Nacional de Iquitos de Perú, Racing, Juventud de Las Piedras, Wanderers y River Plate.

En estos últimos meses se ha dado la particularidad de que varios equipos han optado por DT jóvenes e incluso por técnicos que recién terminaron sus carreras como futbolistas. Giordano, que cumple la doble función de ser un entrenador vigente y de formar nuevos conductores, opina: “Lo comparo con los futbolistas que suben de formativas, que tienen que rendir y terminar de formarse. Cuando un chiqulín sube con 17 o 18 años, el equipo le exige rendimiento, pero todos sabemos que no está 100% formado y más si tomamos en cuenta que entre los 24 y los 27 años se da el desarrollo máximo de un deportista. Los entrenadores lo mismo. Primero, veo bien que tengan la oportunidad laboral y después, bueno, van a tener que ir rindiendo y formándose porque la experiencia la van a lograr con la actividad. También hay que destacar es que fueron elegidos, y cuando te eligen por algo es”.

Giordano es un e ntrenador que no para de dar indicaciones y de gesticular durante los 90 minutos del partido. Vive cada uno de los encuentros con mucha intensidad. FOTO: EFE.
Jorge Giordano trabajó en Nacional hasta marzo de 2021. FOTO: EFE.

NACIONAL. En junio de 2019, Giordano se sumó a la estructura deportiva de Nacional. “Nosotros veníamos de 10 años ininterrumpidos de trabajar, incluso entre 2010 y 2020 fuimos el equipo técnico que dirigió más partidos en el fútbol uruguayo. Cuando salí de River tenía pensado parar un poco; a mí me gusta mucho ver entrenamientos, hablar con otros entrenadores, me gusta estudiar y era lo que iba a hacer. Aparece la propuesta de Nacional y cuando la tomo, la tomo con fecha de inicio y fecha de vencimiento, era un parate como DT, donde a mí me motivaba hacer algo en un equipo importante, dejar una estructura, pero tanto Nacional como yo sabíamos que finalizaba en el 2021 y yo iba a regresar a la dirección técnica. Nacional me enseñó muchísimo y me dio herramientas para seguir aprendiendo. Después, el entrenador sale de un equipo por los resultados, si los técnicos no asumimos eso, no podemos dirigir fútbol. El resultado te saca y a mí no me gusta quejarme. Nosotros hicimos cosas en Nacional y en un momento las personas que están a cargo del club decidieron cortar la relación porque habrán visto algo que no les convencía de nosotros, lo que no quiere decir que yo esté de acuerdo”, reflexiona.

“Obviamente que cuando salís de un equipo grande salís triste, te da tristeza y calentura a la vez, pero son decisiones que no dependen del entrenador. Estoy agradecido a Nacional. No compartí la decisión que tomó, pero la asimilé, la acepto y ta, lógicamente que cuando el equipo salió campeón sentí un poco de esa cosa entre calentura, por nuestra salida pocos días antes, y de disfrutar, porque en definitiva creo que tuvimos algo que ver... Estar 11 partidos invictos, algo que ningún equipo lo ha podido cumplir en este torneo, algo quiere decir. En algo colaboramos para que el equipo fuera campeón... No le doy mucho valor a lo estadístico, le doy valor a que los objetivos que nos propusieron se cumplieron y sobre todo a que todo lo que hablamos, lo cumplimos: había que ganar y generar patrimonio, y el análisis fue muy positivo”, profundiza con detenimiento y recordando cada detalle de su estadía en Nacional.

“No nos podíamos traicionar como entrenadores, no lo hicimos y no traicionarnos nos llevó a tener algún problema”

Jorge Giordano en el duelo entre Nacional y River Plate. Foto: AFP.

En septiembre de 2020, tras cesar a Gustavo Munúa por haber perdido la final del Apertura con Rentistas, el presidente José Decurnex decidió colocar a Giordano como DT. En principio era por el Intermedio, pero los buenos resultados lo llevaron a quedarse más tiempo. Dirigió la Libertadores y el Clausura, pero luego de perder 4-0 con Liverpool, Nacional lo echó a dos fechas del final del certamen. Igualmente, los albos se quedaron con la Anual y luego con el Uruguayo. Sobre si influyó la opinión de los hinchas, y lo que se decía en redes sociales, para su salida del club, el floridense opina que “en algunas personas sí y en otras no. En mí no influye para nada, porque no me detengo en eso, porque tengo claro qué opiniones son las que valen y cuáles no, y también sé que cuando ganás está todo bien y que cuando perdés no servís para nada. No me detengo en opiniones que no tienen idoneidad ni fundamentos”.

Jorge Giordano junto a Gustavo Munúa en la llegada del técnico.  FOTO: F. Flores.
Jorge Giordano junto a Gustavo Munúa en la llegada del técnico desde España. FOTO: F. Flores.

Sobre su estadía en Nacional, Giordano reflexiona que “lo disfruté, estaba muy enfocado, quería que las cosas salieran bien. Cuando empezás a notar todo lo que se hizo en tan poco tiempo... Me quedo con eso. Siempre voy a ser lo que soy, no nos podíamos traicionar como entrenadores, no lo hicimos y no traicionarnos nos llevó a tener algún problema que no importa ahora. Hice lo que sentí. Estamos tranquilos porque dejamos el pellejo trabajando en Nacional. Las cosas terminaron así y listo. Después se analizó y se cerró esa etapa”.

FÚTBOL URUGUAYO. Leandro Fernández (así como otros extranjeros antes) declaró a Sport 890 sobre el bajo nivel de las canchas en Uruguay y afirmó que “algunas parecen amateur”.

Sobre cómo ve el fútbol uruguayo en el presente, Giordano dice que “hemos evolucionado, se han mejorado las canchas y la infraestructura en algunos equipos mejoró. A nivel de futbolistas nosotros somos muy competitivos y es muy difícil jugar en Uruguay, y a nivel de profesionales creo que estamos en la primera línea en capacitación. Ahora, los jugadores que tienen mucha trayectoria y están acostumbrados a otros lugares, obviamente que tienen esa opinión. Pero lo leo por el lado del futbolista, lo dicen sanamente, lo dicen para tratar de que veamos que en el fútbol uruguayo se puede dar un paso más. Las instituciones no entienden que la infraestructura es determinante, que no es un gasto, que es una inversión para potenciar al club. Tampoco hay una acción fuerte ni de AUF ni del gobierno para incidir en eso. En Uruguay nos devora el día a día, que no te deja ver lo importante, hacés solo cosas urgentes. Y después, el otro tema es la organización; fijate que entre julio y diciembre hay planteles de 34 futbolistas que van a jugar 15 partidos. La infraestructura y la organización en Uruguay deben dar un paso más arriesgado para avanzar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados