FÚTBOL INTERNACIONAL

Increíble: este siglo no hubo clásicos por torneos de la Conmebol

Si se llegan a cruzar por la Copa Sudamericana se terminará un vacío de 22 años

Clásico
Luis Ubiña y Omar Caetano: dos campeones de América se saludan antes de un clásico por la Copa Libertadores de 1972

N acional y Peñarol no se enfrentan por una competición de la Conmebol desde el 5 de octubre de 1999. Fue por la desaparecida Copa Mercosur. Por la Libertadores no juegan desde el 18 de marzo de 1998. Es decir, no hubo clásicos continentales en lo que va del siglo XXI...

Y pensar que los subcampeones nacionales se incorporaron a la Libertadores en 1966 para que hubiera clásicos, con el fin de incrementar las recaudaciones. Eso permitió ver partidos memorables, con la vieja rivalidad uruguaya trasladada al escenario internacional.

La posibilidad de que los clubes grandes uruguayos se midan por la presente Copa Sudamericana quebraría un vacío de 22 años que nadie hubiera pronosticado en el pasado siglo, cuando ambos eran protagonistas principales de la Libertadores.

Hay dos razones para eso. La primera es de carácter organizativo: el cambio de formato de la Libertadores, donde los grupos se forman con cuatro equipos de diferentes países, salvo que por casualidad llegue algún compatriota desde las fases preliminares. Hasta 1999, las series se integraban con el campeón y el vice de un país contra el campeón y vice de otro. Eso aseguraba dos clásicos, siempre que aurinegros y tricolores se clasificaran juntos a la Libertadores, lo cual fue la norma entre 1966 y 1975, y no tan frecuente después.

La otra razón es deportiva. Los clubes uruguayos perdieron casi todo su protagonismo, por lo cual desde 2000 tampoco se cruzaron en las etapas por eliminación directa. En cambio, el superclásico argentino se ha repetido en semifinales de la Libertadores e incluso en la famosa final de Madrid, porque River y Boca llegan seguido a las etapas decisivas.

Por la Libertadores, Peñarol y Nacional se enfrentaron 38 veces, con 13 triunfos aurinegros, 10 victorias tricolores y 15 empates.

Por la Supercopa (el torneo que reunía a todos los campeones de la Libertadores) jugaron cuatro veces. Cada uno ganó una vez y hubo dos empates.

Finalmente, por la Copa Mercosur, donde competían los grandes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, hubo dos partidos. El primero fue empate y el otro lo ganó Peñarol. Aquella noche del 5 de octubre de 1999, el 2-1 con goles de Walter Pandiani y Antonio Pacheco y descuento de Jorge Delgado, le bajó el telón a los clásicos internacionales.

La historia había comenzado el 8 de julio de 1962, cuando Nacional se impuso 2-1, con goles de Ruben González y Guillermo Escalada y descuento de Moacir, de penal. Entonces la Libertadores la jugaban solo los campeones, pero como Peñarol había ganado la edición de 1961 ingresó también Nacional, que era el vicecampeón uruguayo.

Hubo en esos años partidos memorables. En 1966, un joven Nacional sorprendió goleando 4-0 al favorito (y luego campeón) Peñarol. El aurinegro se desquitó con tres victorias posteriores, en especial un 3-0 con tres goles de Pedro Rocha.

En 1967, tres goles del brasileño Celio le dieron a Nacional el pasaje a la final, eliminando por puimera vez a Peñarol en el duelo directo. El más gritado fue un cabezazo casi en la hora.

En 1971, el tricolor, en su camino al título, ganó los dos clásicos. El primero lo dio vuelta con dos goles cerca del final: uno de Luis Artime y un penal de Juan Martín Mugica.

Un año más tarde, los dos se jugaban de nuevo la clasificación a la final. Nacional debía ganar por cinco goles para hacerlo, a Peñarol le alcanzaba el empate. Fue 3-0 del albo, con tres de Artime. Y Luis Cubilla falló un penal.

El aurinegro dio un gran paso hacia las semifinales de 1976 dando vuelta un clásico sobre el final, con un jugador menos. Nito de Lima hizo el gol tricolor, empató Julio César Jiménez y casi en la hora Pablo Forlán convirtió un tiro libre espectacular.

Hasta entonces, la estadística favorecía a Nacional. Luego se sumaron más triunfos de Peñarol, como los dos obtenidos en las semifinales de 1983: 2-0 y 2-1.

En 1998, el viejo pleito se mudó al Campus de Maldonado, pues se estaba renovando el césped del Estadio Centenario. Pablo Bengoechea hizo el primero, empató el colombiano “Gallegol” Ramírez y el del triunfo lo marcó “Varilla” González. La revancha también fue aurinegra, el 4-1 que hasta hoy es el último por la Libertadores.

Por la Supercopa, Nacional eliminó a Peñarol de la edición de 1992 con un gol de Edison Suárez, pero no pudo seguir en la competencia debido a la famosa huelga de jugadores tras los episodios violentos en la cancha de Basáñez.

Por la Mercosur hubo solo dos clásicos: el primero fue un empate sin goles y el segundo el 2 a 1 mirasol que en 1999 cerró esta historia, al menos hasta 2021.
 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error