EN LIMA

Gabigol pasó de villano a héroe para darle la Copa Libertadores a Flamengo

El delantero brasileño acarició el trofeo previo a la final, pero terminó siendo clave en el triunfo ante River Plate con su doblete en el cierre del partido.

Gabriel Barbosa celebra la consagración del Flamengo con la Copa Libertadores en sus manos. Foto: AFP
Gabriel Barbosa celebra la consagración del Flamengo con la Copa Libertadores en sus manos. Foto: AFP

No todas las historias terminan con final feliz. De hecho la gran mayoría no lo hacen. Creer o reventar, pero Gabigol rompió esa racha negativa que dice que “jugador que toca la copa antes de arrancar el partido, pierde la final”.

Lo cierto es que hasta faltando un minuto para finalizar el tiempo reglamentario, más de uno estaba recordando ese latiguillo, pero todo cambió a los 89’.

Pratto perdió la pelota y Flamengo se lanzó al contragolpe. Bruno Henrique encaró, habilitó a Giorgian de Arrascaeta y este se estiró por completo para asistir a Gabigol que ingresó solo por el segundo palo para tocar con el arco libre y poner el empate.

Fue un golpazo para un River Plate que desde el minuto 75 había empezado a sufrir el partido, le dio la pelota a su rival, se tiró atrás y los poco contraataques que sacó no los terminó de buena manera.

Gabigol celebra junto a Giorgian de Arrascaeta la consagración de Flamengo. Foto: AFP
Gabigol celebra junto a Giorgian de Arrascaeta la consagración de Flamengo. Foto: Reuters.

El gol que había anotado Rafael Santos Borré a los 14’ ya había dejado de ser la diferencia que le daba el título al equipo Millonario que había hecho una gran primera mitad y que había controlado a la perfección al Mengão.

Si algo se le pudo achacar al conjunto brasileño al término de la primera parte es que todo lo bueno que había demostrado en la Copa Libertadores no lo había podido plasmar, un poco por ineficiencia propia y también un poco por el buen planteo del equipo de Marcelo Gallardo que encontró en Enzo Pérez y en Exequiel Palacios a las dos figuras principales en los primeros 45 minutos de juego.

El complemento comenzó con la misma tónica y de hecho estuvo así hasta el minuto 30 sorprendiendo por el poco flujo de fútbol que tenía Flamengo y por lo poco que había complicado a Armani hasta ese momento.

Y fue a partir de ese momento que mostró su mejor repertorio. Porque Diego ingresó desde el banco para aportar su mejor fútbol, porque Everton Ribeiro mostró que lleva bien la cinta de capitán y se puso el equipo al hombro, porque Giorgian de Arrascaeta empezó a encontrar espacios y porque Gabigol se encargó de convertirse en el héroe de la jornada.

La alegría de Gabigol con la consagración del Flamengo en Lima frente a River Plate en la Copa Libertadores. Foto: Reuters.
La alegría de Gabigol con la consagración del Flamengo en Lima frente a River Plate en la Copa Libertadores. Foto: AFP.

Y cuando se jugaba el segundo minuto de descuento y cuando River Plate todavía estaba golpeado por el tanto del empate y quería que llegara el tiempo extra llegó el noveno gol de Gabigol, que lo consolidó como máximo anotador del certamen, en la Copa Libertadores y el que le dio un triunfo agónico e increíble a los dirigidos por Jorge Jesús.

Un pelotazo cayó en la puerta del área de River Plate, el delantero brasileño con dos rivales, ganó la posición y aprovechando el error de Javier Pinola sacó un zurdazo potente que venció a Armani y que valió el 2-1 a favor de Flamengo y una Copa Libertadores, la segunda de su historia luego de aquella obtenida en 1981 con Zico como estandarte del plantel.

Si algo había buscado la dirigencia del Flamengo a principio de año era terminar de esta manera. La inversión de 35 millones que había hecho al principio de la temporada a la que se le sumó un jugador como Filipe Luis para el final de la misma dio sus frutos y hoy el Mengão no solo obtuvo la Copa Libertadores sino que está a un paso de también obtener el Brasileirão del que será campeón hoy si Palmeiras pierde teniendo la chance de ganar dos títulos en menos de 24 horas.

Tal vez se acordó tarde de hacer su juego, pero más vale tarde que nunca. Y así, sin aflojar, fue que Flamengo terminó llegando a los minutos finales con las chances intactas. Las aprovechó y terminó logrando el objetivo de coronarse en la Copa Libertadores, incluso luego de que Gabigol hiciera eso que todo hincha teme: tocar la copa antes del partido. El delantero venció la mufa con capacidad y con goles que valieron un título.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)