QUÉ ES DE LA VIDA DE...

Erico Ramírez, el exjugador de la selección Sub 20 que no baja los brazos

Una mala decisión en su carrera lo alejó del fútbol profesional. Hoy hace el curso de técnico, tiene una escuela de fútbol y juega en la Liga Universitaria. Sueña con volver al profesionalismo. 

Erico Ramírez en el Parque Ellis de Las Piedras, donde juega como local Salesianos en la Liga Universitaria.
Erico Ramírez en el Parque Héctor Ellis de Las Piedras, donde juega como local Salesianos en la Liga Universitaria. FOTO: El País. 

Erico Ramírez es un duraznense de 30 años, que ya hace un tiempo está alejado del fútbol profesional, pero que incluso supo vestir la camiseta de la selección uruguaya.

Realizó las formativas en Wanderers de Durazno, hasta que a los 15 años llegó a las juveniles de Juventud. “Debuté en Primera en 2010 contra Rocha, con Edgardo Arias como técnico”, recuerda quien durante varios años vivió en la casona que tenían los pedrenses cuando eran gerenciados por un grupo inversor italiano.

“Jugué los playoffs con Juventud y la final por el ascenso contra Miramar. Había logrado afianzarme en Primera, pero fue muy triste perder esa final. Cuando estaba saliendo de ese partido me estaba esperando un dirigente de la selección para convocarme a la Sub 20. Fue una sorpresa grande, era el único jugador de la ‘B’”, cuenta Erico Ramírez.

Juan Verzeri fue quien puso los ojos en él. Con 19 años hizo todo el proceso con Uruguay, pero fue el último zaguero cortado antes de emprender viaje al Sudamericano de la categoría. En esa selección también fue cortado en la defensa central el hoy entrenador de Rentistas, Martín Varini, y entre los defensas que jugaron el Sudamericano estaban Diego Polenta, Federico Platero, Leandro Cabrera, Maxi Olivera, Ramón Arias, en una selección que también integraron Salvador Ichazo, Pablo Cepellini, Ángel Cayetano, David Texeira, Camilo Mayada y Federico Rodríguez.

Ramírez fue titular en la gira previo al Sudamericano. FOTO: Archivo El País.
Ramírez fue titular en la gira previo al Sudamericano. FOTO: Archivo El País.

“Nosotros viajamos a jugar un torneo amistoso a Argentina el mismo día que Uruguay le ganó a Ghana por el Mundial de 2010”, cuenta.

“En esos momentos me llamaron varios representantes. Hasta ese momento no tenía contratista, mis decisiones fueron tomadas siempre solo, mis viejos laburaban y vivían en Durazno. Decidí empezar a trabajar con Chijane y Rabajda, ellos fueron los que me impulsaron para ir a Fénix. Yo no estaba muy convencido, tenía continuidad y era el capitán de Juventud con 21 años. Pero ta, llegué a Fénix, con ocho zagueros adelante, medio complicado y a arreglarme como podía. Estuve una temporada sin jugar cuando dirigía Rosario Martínez. Me avisaron que él no me iba a tener en cuenta, llamé a Jorge Chijane, le dije que no le quería ‘robar la plata’, que yo lo único que quería era jugar. Por eso, pese a que tenía un año más de un buen contrato, tomé de la decisión de irme y quedar libre”, comenta.

La selección uruguaya Sub 20 del 2010 en el Parque Capurro. FOTO: Archivo El País.
La selección uruguaya Sub 20 del 2010 en el Parque Capurro. FOTO: Archivo El País.

“Fénix le había dado a cuatro jugadores a préstamo a Juventud por mi pase, era jugador de selección y tenía continuidad. Pero cuando volví a Juventud el equipo ya estaba armado y no había lugar para mí. Se me vino el mundo abajo”, se lamenta.

Pasó por Huracán del Paso de la Arena hasta que llegó al fútbol del interior, donde le era más redituable estar. Jugó en Atlanta y en Internacional del Chuy por muchos años.

Hoy, por la pandemia, está jugando en Salesianos de la Liga Universitaria mientras termina la licencia A de técnico, que la hace en OFI. También tiene una escuela de fútbol en Las Piedras junto al exjugador Mathías Espíndola y al profe Gonzalo Velázquez. Igualmente, no pierde la fe de regresar al fútbol profesional. “Soy un apasionado de lo que hago y voy paso a paso. Nunca bajé los brazos”, finaliza.

SU PRESENTE

Es feliz en la escuela de fútbol para niños LP

Ramírez contó que "cuando jugué en Atlanta conocí a Mathi Espíndola, que hoy es el técnico de Salesianos, hicimos una muy linda amistad, me propuso estar en la escuelita de fútbol con él y hoy en día tenemos más de 150 niños en la escuela. Estamos parados por la pandemia, pero deseando volver pronto. Soy un apasionado, me encantan los niños, con Gonza Velázquez también estamos en la Colonia de Vacaciones en los veranos. Es algo que me gusta mucho. Siempre digo que uno cuando hace algo con gusto, todo se hace más ameno. Estoy deseando que llegue la hora de ir a la escuelita, que vengan los gurises, que arranque la clase. Lo tomo como un disfrute total". 

Erico Ramírez, en su vieja camioneta Chevrolet. FOTO: El País.
Erico Ramírez, en su vieja camioneta Chevrolet. FOTO: El País.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados