PRETEMPORADA

Un dilema Nacional: ¿Viña es un lateral que ataca o un atacante que defiende?

Los laterales son clave en el esquema de Gustavo Munúa y el zurdo sigue brillando por la banda izquierda.

Los jugadores de Nacional celebran uno de los goles frente a River Plate. Foto: Gerardo Pérez.
Los jugadores de Nacional celebran uno de los goles frente a River Plate. Foto: Gerardo Pérez.

No importa en qué momento del año, en qué circunstancia o ante qué rival; la escena es siempre la misma: proyección de Matías Viña, centro y gol de Nacional. Quizá no ocurra en todos los partidos, pero sí ha sido una constante a lo largo del último año y no solo en el tricolor, porque también ocurrió cuando vistiendo la Celeste le sirvió un gol a Edinson Cavani para el 1-0 en el 2-2 con Argentina.

A esta altura la preponderancia de Viña en la formación tricolor es mayúscula, tanto que cabe hacerse la pregunta: ¿Es Matías un defensa que ataca o un atacante que defiende? Es tal el despliegue que realiza el lateral izquierdo que si se lo etiqueta en ese puesto es simplemente por la maldita costumbre que tenemos los periodistas de querer ponerle un número al dibujo táctico.

Esta característica del futbolista que inició como zaguero, mutó a marcador de punta y amenaza con generar una revolución en el puesto (al menos en el plano local) es una excelente noticia para Nacional, porque precisamente el juego que pregona Gustavo Munúa le otorga un peso muy grande de protagonismo a los laterales. Todo se genera por afuera y se define por adentro, como en el fútbol europeo que quiere implementar Munúa.

Los dos primeros goles tricolores ante Florida llegaron a través de esa fórmula y con Viña como asistidor: la primera vez para el juvenil Lucas Sanseviero y la segunda para el capitán Gonzalo Bergessio.

Entre medio de ambos tantos, Nacional se dedicó a jugar. Al estar 1-0 arriba a los dos minutos y consciente de la superioridad futbolística sobre Florida, el tricolor no pensó tanto en el arco de enfrente como en ejercitar los movimientos que se necesitan automatizar en cancha. Movilidad, desmarque, toques de primera, control de pelota, triangulaciones y estocadas a espaldas de los laterales fue lo que se vio.

Como si lo de Viña fuera poco, Armando Méndez (jugó el complemento) también fue importante por la banda derecha, al punto que sirvió a Sebastián Fernández el 3-0.

Con nueve goles en dos partidos y una idea que parece haber prendido rápido, Nacional gana confianza a pasos agigantados con Munúa.

JUVENIL

Alfonso Trezza dejó con ganas de más

Gustavo Munúa sorprendió con la alineación de varios juveniles ante Florida. Uno de ellos fue Lucas Sanseviero, volante externo de 19 años, que la primera pelota que tocó la mandó a guardar para marcar el 1-0 a los dos minutos de juego. Estuvo en cancha solamente 26 minutos, porque el técnico quería darle minutos a todos los futbolistas de Nacional y en su lugar ingresó Alfonso Trezza, quien deslumbró. Tal vez motivado por estar jugando en su Florida natal, el puntero de 20 años mostró grandes virtudes: primero que nada, una gran velocidad; segundo, tremenda predisposición para picar a todas; y tercero, un gran despliegue para colaborar incluso en defensa. Solo estuvo 24 minutos en cancha, pero fue suficiente como para dejar sembrada la inquietud de volver a verlo. Tuvo un par de ocasiones claras para anotar, pero no pudo concretarlas. Una aparición interesante como para dejar anotado su nombre con vistas al futuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)