DERECHOS DE TELEVISIÓN

El conflicto que mezcla a Tinelli, al ratón Mickey y al fútbol argentino

La AFA decidió rescindir el contrato con Fox Sports y ESPN: el tema puede terminar en los tribunales

Marcelo Tinelli
Marcelo Tinelli, como presidente de la Liga Profesional, es uno de los protagonistas de este conflicto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Nada se descubre si se afirma que la competencia por los derechos de televisación del fútbol resulta cada vez más dura en todo el mundo, pues vincula dos negocios siempre en crecimiento, el del espectáculo y el del propio fútbol. Al punto que en el actual conflicto por el tema en Argentina, aparecen enfrentados Marcelo Tinelli, como presidente de la Liga Profesional, con el ratón Mickey, símbolo de la corporación Disney, dueña de las cadenas ESPN y Fox Sports.

La semana pasada, la noticia fue que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) había resuelto rescindir el contrato con Fox Sports-ESPN para la explotación de los derechos de televisión de los partidos de primera división, justo cuando el campeonato oficial está a punto de regresar tras una larguísima paralización debido a la pandemia.

Dos  razones llevaron a esa decisión. Por un lado, la devaluación imparable de la moneda argentina, que está reduciendo drásticamente los ingresos de los clubes por un contrato establecido en pesos en 2017. Por otro, la resolución de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que rechazó la fusión entre Disney y Fox, dueños del 50 por ciento del acuerdo.

Queda vigente la otra mitad del convenio, que pertenece a otra cadena estadunidense, TNT Sports. Algunos dirigentes manejan la posibilidad de venderle a esta organización el resto del contrato, si aporta una suma importante en dólares.

Los actores empresariales involucrados en el tema son gigantescos. TNT Sports forma parte de Turner Broadcasting System Latin America, filial del consorcio de medios de conunicación WarnerMedia, que a su vez pertenece a la multinacional AT&T. En esa galaxia giran sistemas como Warner Bros, HBO y CNN, entre otros.

Del otro lado está Disney, la mayor corporación del entretenimiento en el mundo. Sus ejecutivos seguramente ni siquiera sepan qué es la AFA. Pero la participación en los derechos del fútbol argentino les llegó en el gran paquete que significó la compra de la 21st Century Fox, acordada en 2017 y definida en marzo de 2019 por la estratosférica suma de 71.000 millones de dólares. Junto a Los Simpson, las sagas Alien o Avatar o el canal National Geographic, también Fox Sports Latinoamerica pasó a manos de la empresa del ratón Mickey, que ya era dueña de ESPN desde 1996.

En Argentina, la unión ambas señales deportivas recién se hizo efectiva este año, lo cual puede observarse en las transmisiones de la Copa Libertadores, que antes iban por las señales de Fox y ahora van por las de ESPN. Pero esa fusión aparentemente no fue comunicada a la CNDC en el plazo legal. Con ese argumento, 20 de los 24 presidentes de los clubes de primera división dieron por finalizado el acuerdo con Fox Sports.

Según medios argentinos, la sociedad Disney-Fox ofreció aumentar el monto a pagar ahora adelantando el 50 por ciento del contrato futuro pero su propuesta fue rechazada.

No apoyaron la rescisión los dos clubes más grandes, Boca y River, que en un comunicado conjunto señalaron que no consideran justo no haber participado de una decisión “tan importante para el futuro del fútbol y de los clubes”.

El presidente de Lanús, Nicolás Russo, en cambio, se mostró partidario de un nuevo contrato: “Queremos mucho más dinero. Diría que como mínimo el doble de lo que estamos cobrando por los derechos de TV. Son valores muy bajos. Deberíamos estar triplicando lo que ganamos”, declaró.

El periodista Alejandro Casar Rodríguez criticó en La Nación la medida de la AFA: “Fue en una reunión convocada de apuro y que ni siquiera tuvo orden del día. Y que carece de validez legal porque no era ni comité ejecutivo ni Asamblea. Es más, hubo tres clubes que ni siquiera estuvieron: Boca, River y Estudiantes de La Plata”.

No está claro cuánto reciben los clubes actualmente por la televisión, pero sí que en dólares la cifra se achica al ritmo de la caída del peso. La distribución de los ingresos también varía, desde River y Boca a los clubes más chicos.

Debe recordarse que el anterior gobierno kirchnerista era responsable directo de las emisiones a través del programa Fútbol Para Todos. Los partidos eran transmitidos gratuitamente por televisión abierta. Según La Nación, ese plan tuvo un costo de 880 millones de dólares. El gobierno se retiró del tema en 2017, tras asumir Mauricio Macri la Presidencia en 2015.

Junto con la creación de la Superliga Argentina, los clubes procedieron entonces a licitar los derechos de televisión, que fueron adjudicados a esa alianza entre Fox y Turner a partir del campeonato 2017-2018. Ambas compañías firmaron con la AFA un convenio por cinco años con opción a otros cinco. Pagaron por ello un adelanto de 1.200 millones de pesos argentinos como garantía y aseguraron otros 3.200 millones por año.​ Además, se comprometieron a hacerse cargo del juicio que el Grupo Clarín le había iniciado a la AFA por haber rescindido en 2009 el contrato que los unía hasta 2014.​

Esos 3.200 millones de pesos anuales, debido a la devaluación, equivalían este viernes a 38 millones de dólares al cambio oficial y 16,4 millones en el cambio informal.

Tras el dictamen de la CNDC, el gobierno argentino todavía no se pronunció sobre el caso. La cadena Fox-ESPN tiene un plazo de 15 días para responder a los cuestionamientos planteados por las autoridades.

Algunos observadores piensan que la AFA podría ser demandada por la rescisión anticipada del contrato.

Según informó radio Rivadavia el jueves pasado, Fox envió una “carta documento” para intimar a la AFA y a la Liga Profesional de Fútbol (LPF), exigiéndole que se expidan formalmente sobre el contrato.

Fox reclama transmitir los seis partidos por fecha que le corresponden de acuerdo con el contrato del torneo de Primera División.

Por lo pronto, la entidad rectora del fútbol ya recibe fuertes críticas por parte de periodistas de Fox y ESPN. “Al fútbol argentino lo maneja, entre otros, Marcelo Tinelli, que lo último que manejó bien bien bien fue al Oso Arturo. Al Oso Arturo lo manejó increíble. Hace 2 años que no puede organizar ni el Bailando”, dijo por ejemplo el comunicador Alejandro Fantino en el programa ESPN FC.

El columnista de La Nación Ezequiel Fernández Moores describió la situación con ironía: “Disney nos presenta a sus dos nuevos y poderosos villanos. Maléfica, Scar, Cruella de Vil y Frollo son verdaderos malvados, sí, pero jamás se habrían animado a romper unilateralmente un contrato con la compañía de medios y entretenimiento más grande del mundo, como sí osaron hacerlo Claudio ‘Chiqui’ Tapia y Marcelo Tinelli, presidentes de la AFA y la Liga Profesional, respectivamente. Tinelli, que hasta hace un tiempo era la cara que iba a modernizar el fútbol, se convierte en el Capitán Garfio de un San Lorenzo que tiene récord de cheques rechazados. Y Tapia es El Lobo Feroz que ejercerá ‘el sicariato del VAR’. Con su pantalla renovada de ESPN, Disney advierte que seguirá tirando bombas y bombitas. Porque la guerra, le avisa a los villanos, recién comienza”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados