ANÁLISIS

Buscándole el puesto a Rodrigo Amaral en el nuevo esquema de Gustavo Munúa

El 4-3-3 con el que insiste el entrenador de Nacional en los partidos amistosos obliga a un reposicionamiento del 10 tricolor.

Marcado. Luca Couto y Gastón Bueno intentan frenar a Rodrigo Amaral en el GPC.
Marcado. Lucas Couto y Gastón Bueno intentan frenar a Rodrigo Amaral en el GPC. FOTO: @Nacional. 

Ayer Nacional jugó su tercer amistoso previo al reinicio de la competencia, fue contra Wanderers y fue el primero que se pudo observar a través del canal de los tricolores, Nacional TV.

Más allá del resultado (1-0 a favor de los bohemios por el gol de Rodrigo Pastorini) hay varios aspectos que se pueden analizar de los 70 minutos de fútbol en el escenario de los tricolores.

Lo primero es que Gustavo Munúa está apostando fuertemente a un 4-3-3 como sistema táctico, un esquema que eligió en los tres partidos. Y dentro de esa elección, hay una búsqueda que está realizando el entrenador: en qué lugar de la cancha colocar al 10, a Rodrigo Amaral.

Es que con el 4-2-3-1 anterior ni siquiera había que preguntarse en qué lugar jugaba Amaral, porque lo hacía -y bien- como enganche, atrás del centrodelantero, con la cancha de frente.

Munúa ya lo había puesto como uno de los tres interiores y ayer eligió por colocarlo como punta derecho, el puesto que habitualmente es de Santi Rodríguez u Ocampo.

Y el DT dio una explicación en la conferencia de prensa que brindó a través de Zoom: “Este tipo de partidos te dan la chance de probar ciertas cosas. Amaral en esa posición se encuentra cómodo, le queda la zurda abierta para realizar una asistencia o un tiro al arco, ya que tiene una gran pegada. Estoy viendo cómo se conecta el equipo con esta figura. Se vio un Nacional ordenado, esperando los momentos para presionar, realizando buenos pases y con cosas interesantes”.

No fue la mejor versión de Amaral, pero queda claro que el técnico está en una búsqueda si es que sigue optando por este sistema táctico. Cabe recordar que en el último partido que Nacional jugó en marzo previo al parate por la pandemia, la última media hora del partido contra Estudiantes de Mérida por la Libertadores fue cuando Munúa colocó ese sistema (que rápidamente puede pasar a un 4-1-4-1), con la salida de Amaral, el ingreso de Claudio Yacob, y el argentino acompañado por Gabriel Neves y Felipe Carballo en el medio. Precisamente, esos tres jugadores parecen estar fijos para el clásico si Munúa confirma este esquema táctico.

EL PARTIDO. Wanderers realizó una presión interesante y obligó al error a Nacional. Así, por ejemplo, llegó una clara situación de gol en la que Agustín Oliveros le dejó corta una pelota a Luis Mejía. Igualmente fue Gonzalo Bergessio el que pudo abrir el marcador, pero el horizontal se lo negó.

En el segundo chico el bohemio fue más profundo. Un pelotazo a la espalda de los zagueros dejó mano a mano a Pastorini, que definió muy bien para anotar el único gol del primer partido. Nacional cometió varios errores en el sector defensivo.

En el juego entre los suplentes empataron 3-3. Para los albos marcaron Brian Ocampo (2) y Thiago Vecino y para los albinegros Mathías Acuña (2) y Nicolás Quagliata.

Nacional: Mejía; Méndez, Corujo, Laborda, Oliveros; Carballo, Yacob, Neves; Amaral, Bergessio, Castro.

Segundo equipo: Rochet; Trezza, Orihuela, Sosa, Cougo; Martínez, Trasante; Rodríguez, García, Ocampo, Vecino.

Wanderers: De Arruabarrena; Couto, Bueno, Torres, Morales; Colombino, Barboza; Pais, González, Pérez, Pastorini.

Segundo equipo: Silveira; Ferradans, Izquierdo, Macaluso, Bortagaray; Noy, Veglio; Quagliata, Méndez, Riolfo y Acuña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados