FÚTBOL URUGUAYO

Agustín Oliveros: un estudiante que brinda soluciones en Nacional

El defensa está terminando segundo año de Contador en la Facultad de Ciencias Económicas y se adapta a todo en la Primera tricolor. 

Agustín Oliveros en una incidencia contra River Plate en el Saroldi. FOTO: Gerardo Pérez.
Agustín Oliveros en una incidencia contra River Plate en el Saroldi. FOTO: Gerardo Pérez.

Agustín Oliveros fue una de las sorpresas del período de pases de verano, luego de que se abrochó su llegada a Nacional. Después de un buen semestre en Racing y de mostrar su regularidad en la selección Sub 23 de Uruguay que jugó el Preolímpico, arribó a los tricolores siendo casi un desconocido.  

Firmó con los albos por dos años y medio proveniente de Racing, porque lo que quería Nacional era afianzarlo como un lateral de equipo grande tras la partida de Matías Viña a Palmeiras. El secretario técnico Jorge Giordano le hizo un seguimiento exhaustivo y recomendó su contratación, que también tuvo el visto bueno del técnico Gustavo Munúa.

Perfil bajo, educado, centrado a la hora de declarar y de esos jugadores que hablan jugando. Hasta ahora, después de cinco partidos como titular en el primer equipo de Nacional, demostró que se adapta a todo: a jugar en un equipo grande, a cambiar de posición y a un nuevo plantel.

Jugó como lateral izquierdo en la Copa Libertadores contra Alianza Lima y Estudiantes de Mérida y frente a Wanderers antes de la pandemia, y volvió al equipo como zaguero por la lesión de Guzmán Corujo para jugar ni más ni menos que contra Peñarol.

En esa jornada del clásico fue el mejor jugador de la defensa tricolor, en un puesto en el que no había entrenado en los últimos meses pese a que no le era desconocido. Volvió a plasmar su regularidad en el Saroldi, en el 3-2 a River Plate.

Munúa tiene el crédito de haber optado por colocar a Oliveros de zaguero, cuando tenía otras opciones para elegir sin realizar tantos cambios, como poner a Renzo Orihuela o a Joaquín Sosa. Oliveros le respondió y, por lo menos hasta que regrese Corujo, la defensa parece tomar forma con él junto a Mathías Suárez, Mathías Laborda y Ayrton Cougo. La defensa todavía tiene que mejorar mucho, porque sigue recibiendo goles y cometiendo errores (principalmente en el juego por elevación), pero ya mostró una mejoría en el complemento en el partido que se disputó en el Prado.

ADAPTABILIDAD. Alejandro Apud fue uno de los cuatro técnicos que Oliveros tuvo en la Primera de Racing -donde hizo todas las formativas- y se refirió a las características del defensa. “Es un jugador que aprovecha muy bien sus cualidades y disimula muy bien sus falencias. Es un gurí que tiene una capacidad para leer el juego rápido, es muy inteligente y eso lo ayuda muchísimo en la tarea que tiene que hacer, ya sea como lateral o como zaguero. Se adapta a cualquiera de las dos posiciones, es un jugador que con su capacidad de leer el juego y analizar rápido las situaciones genera que pueda hacer las dos funciones correctamente”.

Agustín Oliveros volvió a jugar de zaguero en el Prado. FOTO: Gerardo Pérez.
Agustín Oliveros volvió a jugar de zaguero en el Prado. FOTO: Gerardo Pérez.

El “Turco”, que está a la espera de una oportunidad, agregó que “lo que me sorprende es su adaptación tan rápida; lo mismo que me sorprendió en la selección. Se adaptó rápidamente, aprovechó las oportunidades y en este caso en Nacional también. Venía jugando de lateral, le tocó jugar el clásico de zaguero y tuvo un trabajo muy bueno. Lo que yo pensaba de él, de su capacidad para adaptarse, lo está logrando”.

Apud también resaltó que “es un gurí con formación, es universitario, es un jugador que tiene una educación superior, de perfil bajo. Es un futbolista con mucha proyección en todo sentido”.

A pesar de la dificultad de los horarios, Oliveros está cursando la carrera de Contador Público en la Facultad de Ciencias Económicas. En el primer semestre aprobó las dos materias que cursó (lo ayudó que las clases fueron mayoritariamente a distancia debido a la pandemia) y le queda poco para finalizar segundo año.

Eduardo Favaro, en tanto, lo dirigió en el final de la pasada temporada en “La Escuelita”: “Es un chiquilín muy profesional, que sigue estudiando, que varios DT lo han incentivado para que siga y así ampliar su mente, que es muy importante. Cuando nosotros llegamos no había tenido muchos minutos. Él había jugado en formativas en varios puestos como volante creador, extremo por izquierda, lateral, zaguero. Le vimos condiciones y empezó a jugar; es una gran satisfacción porque está demostrado su capacidad”.

El DT, que también está a la espera de una oportunidad laboral, analizó que “es muy inteligente, tiempista; no es muy grande pero tiene muy buen juego aéreo, tiene buena zurda y técnicamente es bueno. Pienso que aún le falta tenerse más confianza para demostrar más cosas en ataque y cuando la agarre va a demostrar todo lo que puede dar”.

Hoy Oliveros es una solución para Munúa y Nacional. Y tiene mucho más para dar.

Juvntud vs. Racing
Agustín Oliveros jugando con Racing y enfrentando a Juventud. Foto: Racing. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados