LIGA URUGUAYA

Deja atrás la lesión, ahora es ilusión: el MVP va por la sexta del playero

A Marcel Souberbielle rotura del tendón de Aquiles lo dejó afuera por seis meses en su mejor momento; ahora superó la “impotencia” que sintió en su recuperación y ayuda a Malvín a llegar a un nuevo título de la Liga Uruguaya

Marcel Souberbielle en el Malvín vs. Urunday
Foto: Marcelo Bonjour

Un breve festejo y algún día libre para liberar tensiones, pero luego ya a volver a poner la cabeza en la Liga Uruguaya, en este caso en la etapa más linda: las finales. Malvín no puede perder el foco y eso es algo que el equipo y sobre todo Marcel Souberbielle, lo saben.

El miércoles, el playero sumó su octava clasificación a unas finales de Liga y ayer fue el cumpleaños 25 del “Pitu” Santiso para una doble celebración. Además, ayer tuvieron día libre para ver jugar a su futuro rival y esperar por si tenían que jugar el lunes o recién el viernes. Lo que sí ya sabían es que su próximo partido será en el Antel Arena.

"Va a ser un espectáculo y una oportunidad muy linda", afirmó al respecto Souberbielle a Ovación, mientras esperaba por ver a Aguada y a Nacional (ganó el tricolor y estiro la quinta final).

"En este momento Aguada es más peligroso, pero hoy (por ayer) puede cambiar la cosa y no me extrañaría. Pero pienso que va a pasar Aguada", opinó quien tras la coronación de Malvín en 2018 fue elegido MVP de la temporada.

Repetir el rival la final "sería bueno”, comentó. “Ellos son una hinchada popular y le dan color al espectáculo. Es una revancha para ellos y nosotros queremos revalidar el título. Si llega Nacional también, por la hinchada tremenda que tiene; y viene creciendo año a año en básquetbol”, agregó.

El azul de la playa puede volver a lograr el bicampeonato, así como lo hizo en 2014 y 2015, ya que esta será la octava final de Liga (y de la era Pablo López). También fue la 12ª semifinal en 13 temporadas.

“Eso es posible por el deseo de los dirigentes de más gloria. Hay un factor fundamental, el económico, que repercute, pero han hecho un esfuerzo y se ha notado en los últimos años. Se nos dio el año pasado de ganar la quinta y este año, ¿cómo hacés para no ir por la sexta? Hacen un trabajo tremendo", dijo.

Para Marcel, incluso es especial por los seis meses que estuvo afuera por la rotura del tendón de Aquiles que sufrió en la última final de 2018. “Tuve impotencia por mucho tiempo. Era difícil trabajar la cabeza, uno quería hacer ciertas cosas pero no te daba el cuerpo”, sostiene. Pero supo mantener el foco y hoy lo demuestra.

"He vuelto a un buen nivel, pero no estoy cerca de mi techo. Me he sorprendido, hace un par de meses no me imaginaba estar jugando esta instancia y esta forma. Tuve una lesión muy salada y fue un año difícil", añadió. "Hoy por hoy puedo decir que me siento bien. No estoy jugando pensando en una molestia", cerró.

La clave en los nacionales y extranjeros; finaliza el contrato.

“Llegamos a una final sabiendo que por ahí no hemos tenido el equipo acoplado al 100% porque metimos dos jugadores nuevos directo para las semifinales”, comentó Souberbielle por los casos de los exjugadores de la NBA Elijah Millsap (Philalelphia Sixers, Phoenix Suns y Utah Jazz) y DeJuan Blair (San Antonio Spurs, Dallas Mavericks y Washington Wizards). Aunque reconoció que en “cada partido se vio una mejoría”.

“Están acoplándose a la liga también. No es fácil. Por ahí desde afuera uno dice ‘esos muchachos vienen de jugar en la NBA...’. Pero no es fácil adaptarse a un nuevo medio, siempre lleva unos partidos. Creo que están en ese proceso todavía. Espero sigan así porque los precisamos”, complementó, afirmando que en desempeño “fueron de menos a más”. “Por ahí Blair fue más notorio y a Elijah le ha costado un poco más, pero se vio en el último partido que apareció en momentos importantes”, dijo.

El equipo, como en otras temporadas, se ha hecho fuerte en base a sus fichas nacionales, con las cuales mantuvo la base del año pasado (Mazzarino, Cabot, Passos y el mismo Souberbielle) añadiendo a Sebastián Vázquez. “Muestra un poco la calidad del equipo que no depende de un solo jugador. La base de nacionales la precisás fuerte y después rodearte con extranjeros”, comentó el alero, a quien se le termina el contrato luego de jugar las finales.

“No he hablado nada, ni con Malvín ni con otro equipo”, comenta sobre su futuro, aunque opina que “no es el momento”. Luego resolverá.

“Si se dan las posibilidades, ¿por qué no (seguir)? Yo soy hincha de Malvín y es un club divino. Yo me retiraría acá”, sostiene, aunque reconoce que a sus 27 años “uno vive de esto y hay que ver lo mejor, sea acá o en otro lado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)