Turf

Turf y Carnaval: dos pasiones orientales

Una carrera y una actuación en el Teatro tienen puntos en común.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alazán. Prepara su presentación en el Teatro de Ituzaingo y Maroñas recibe a los Patos.

La caballada esta inquieta. Los peones se mueven. Es domingo, se corre el Gran Premio y el alazán estará en gateras. Desde temprano en la mañana, medio jarro para comer, agua y poco más. Están los nervios, están las ansias. La adrenalina sube.

Dos horas y media antes de la gran competencia, el peón llega y coloca las vendas, lo asea, le termina el trenzado de las crines, manta, freno, careta y esta pronto para salir al Servicio Veterinario. Se acerca la hora.

.........................................

De a uno van llegando los murguistas al club. La cita era a la tres de la tarde en Las Acacias. Las maquilladoras empiezan su trabajo. Los murguistas, entre truco, pucho y canciones van llevando los nervios, que van creciendo a medida que pasa la hora.

Los trajes, estratégicamente colocados en el fondo del local, van saliendo para una gran noche. Los Patos Cabreros van al Teatro de Verano y dicen, que están para ganar. Ya son las ocho, el sol que todavía no se ocultó del todo, da paso a la noche y en el Teatro de Verano está a punto de empezar la actividad. La murga esta maquillada. Algunos hablan entre si. "Mete esta mecha que en el Velódromo funcionó", hablan entre ellos.

El ómnibus está en la puerta desde hace rato. Los utileros empiezan a correr a contra reloj. Hay que subir los trajes del cuple y la utilería, que va en otro camión.

"Bueno vamos", dice Rafa Antongazza cuando ve que todo está pronto. Uno a uno, los murguistas van subiendo a la bañadera. El concurso los espera.

...................................

Ambos llegan al hipódromo luego de caminar dos cuadras ante la mirada de propios y extraños. Servicio Veterinario da el ok. Pasan a los Boxes de espera. Vendas de correr, ensillado y a la redonda de espera. El primer contacto con el gran público frente al Palco, luces, senda hípica, redonda de montas, bullicio y encuentro con el gran socio, el Jockey. Se acerca la hora de actuar. El Gran Premio se esta por disputar. En las gateras aguarda el personal para que todo se desarrolle sin fallas. La función esta por comenzar. Son varios en busca del éxito. Solo uno disfrutará las mieles del triunfo. En breve se abren las gateras. Turf y Carnaval unidos un domingo en Ituzaingo. Se larga, se corre, se disfruta.

....................................

En la puerta del teatro, un grupo de hinchas de la murga aplaude al ver llegar a los Patos y se quedan esperando para ver a la murga calentar.

Allí arrancan, después de presentar los documentos y saludar a amigos salen a la cantera a calentar las gargantas.

"Vamos con todo eh! Es hoy. A romperla", gritan arengándose mientras pegan la vuelta hacia el teatro.

En el escenario, las idas y vueltas de último momento se hacen más frenéticas. Las radios y la tele preguntan más de lo que el murguista puede responder con los nervios.

Los nervios se van. Se abre el telón. El director tira el tono y la murga sale de las gateras.

.......................................

Al igual que el Carnaval, vivimos y gozamos al compás de una parodia, de un cuple, de una humorada, de un tambor.

No te lo pierdas, el General Artigas y su Mitin.

Explota el corazón del burrero y del carnavalero. Humor, parodia, tambor y caballos. Mezcla bien oriental para un domingo de ensueño.

Así lo vivimos, así lo pudimos relatar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados