Turf

La tarde en que American Pharoah se consagró crack

De Chocón y Hampstead a la consagración del ídolo americano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Crack. El nuevo ídolo del norte en acción.

Desde niño siempre soñé con ver campeones en la pista de Maroñas, de ver a un triple coronado. Tuve la satisfacción de disfrutar en mis tiempos mozos a varios grandes, entre ellos a Chocon que con la monta de Walter Báez supo batir a Santoto en las tres gemas en el viejo Maroñas para la alegría de nuestra grey burrera.

También a Amodeo, a Monacilio y a Hampstead, ambos bajo la guía de Mario R. González, que bautizó a su hijo con el nombre de su pingo alado.

Luego de la Reapertura, tanto Invasor como Sir Fever lograron la preciada Corona convirtiéndose, ambos, en nuestros ídolos.

Lo que nunca soñé ni imaginé era poder estar presente en el hipódromo de Belmont Park el día de la coronación del nuevo héroe nacional deportivo de los EEUU, el fabuloso American Pharoah.

Vi la carrera pegado a la baranda, oyendo a una multitud vivando al caballo desde que entró a la pista, aplaudiendo a rabiar cuando lo nombraron por los alto parlantes y los vi delirar, me incluyo, cuando cruzó el disco.

El público norteamericano es muy especial, necesita a su héroe y este llegó, se instaló, se ganó el corazón de su pueblo el pasado 6 de junio en la tarde de New York.

American Pharoah ganó las tres carreras en un período de 1 mes y cuatro días, rompió un maleficio de 37 años, el mexicano Victor Espinoza y el entrenador Bob Bafert lograron su cometido, quebraron su récord y el pueblo tiene a su ídolo.

Todos los medios gráficos y televisivos titularon el día domingo con el ganador de la triple corona, lo que indica la importancia del triunfo.

Comenzó la era de American Pharoah y yo estuve ahí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)