TURF

Sub Princess volvió al triunfo

Tras mas de tres meses al margen retornó a pistas con una buena victoria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chevere. Con Damián Bonacci ganó la última a $22.90. Foto: Maroñas

La prueba de mejor nivel de la tarde en Maroñas era la sexta, en ella se enfrentaban yeguas ganadoras de tres y más y la carrera prometía mucho. La misma significaba el retorno a pistas de Sub Princess y la defensora del stud Fair Play no dejó pasar la oportunidad. La Subordination había corrido por última vez una prueba condicional en Agosto de 2015, luego durante un año entero disputó clásicos y handicaps especiales. Siendo una de las más precoces de su generación, llegaba a esta contienda tras estar ausente por más de tres meses. En 2016, había ganado el handicap especial Yerba Amarga y en siete presencias nunca se había caído del marcador rentado. Todo eso fue mucho para sus rivales, que la persiguieron durante toda la contienda sin poder alcanzarla. Derrotó a Agripina quien a los 5 años le planteó dura batalla a las más jóvenes. Detrás de ellas Inspirada y Madame Sauvage, dos que siempre pelean palmo a palmo cuando se enfrentan clausuraron el marcador rentado. Para Sub Princess este fue sexto impacto en 16 presentaciones, el quinto en Maroñas.

Destacado.

El salteño Luis Cáceres fue la gran figura de la tarde entre los profesionales. Por si no quedaran dudas sobre su liderazgo en la estadística de jockeys, firmó tres nuevos triunfos. Con ellos llegó a 76 y le sacó 20 de ventaja a su perseguidor, Federico Piriz que ganó una, justamente con Sub Princess. Es un hecho que Cáceres ganará su segunda estadística consecutiva y la tercera en los últimos cuatro años. Sus triunfos llegaron con la debutante Gottin en la inicial, con Uruguayo Goleador en la tercera y con Sub Watch en la quinta. Los 76 impactos son un récord personal para él, dejó atrás los 74 triunfos del 2013 y superó ya por 10 a los 66 triunfos que necesitó para coronarse el año pasado.

Desquite.

Esta vez, se cumplió la regla y la prueba final fue la más imprevisible en el resultado. Vino al tope del marcador Chevere que a $ 22.90 puso el dividendo más alto de la jornada. Lo guió Guido Damián Bonacci quién volvía tras una lesión que lo alejó un mes de las pistas, merecido retorno al podio para el experimentado látigo que recuperado irá por más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados