Turf

Pasado

El crack Chocón le ganó las 3 gemas de la Triple Corona al potrillo Santoto

Chocon
Chocón. El caballo del “pueblo” obtuvo el Gran Premio Jockey Club de 1971 con la monta de Walter Báez bajo los cuidados de don Pablo Gelsi.

La historia está presente en tres de los clásicos que se disputarán el próximo domingo en Maroñas. Es que, los grande premios Jockey Club -segundo eslabón de la Triple Corona-, Selección, que consagra a la mejor potranca de la generación, y el Honor Copa de Oro han realzado, desde sus inicios las grandes jornadas en el mítico e histórico Hipódromo de Maroñas.

A fines del siglo XIX, en el año 1890 se disputó por vez primera el Gran Premio Jockey Club. dos años mas tarde que el Gran Premio Nacional y 27 antes que la Polla de Potrillos. Los tres juntos comenzaron a darle forma a la Triple Corona, premio que tuvo en Ricaurte, en 1913, a su primer galardonado. Dos años después fue el turno de Verona, única potranca en el historial que logró vencer a los machos en las dos pruebas sobre 2.000 y 2.500 metros respectivamente.

Varios son los nombres que saltan a la vista desde fines de los 60 hasta el cierre de Maroñas en 1997: Rincón, Sol de Noche, Rey del Puerto, Chocón (ambos guiados por la “Fiera” Walter Báez), el súper alazán Tudor Blend, Quiguri, Legendario, Mogambo con “Jorguito” Firpo en sus cruces, Hampstead y Monacilio que tuvieron de guía al fantástico Mario Roberto González bajo la égida del inigualable Rogelio “Lito” Rodríguez.

Quiqueño, Cabresto defendiendo las sedas de “El Bonete”, Centaurus y Mount Royal fueron de los últimos ganadores del viejo Maroñas que grandes recuerdos trae a los burreros de antaño.

El Gran Premio Selección fue instaurado en la carta clásica de Maroñas en 1931 y traen a la memoria, de 1969 en adelante, a grandes yeguas como Negreira, Cherazada, Misera, Fernanda y Frontera, Van Cleef, Inspiración, Glamour, Topacio y Víbora.

La que fue la carrera más extensa de los clásicos locales fue disputada de 1893 a 1982, con pingos que dejaron sus hazañas impregnadas en las retinas de los turfmen de antaño. De los últimas 40 ediciones vale recordar los triunfos de Rinconete, Tajo, Obtain, Chasqueado, el doblete de Wembley en 1981 y 1982, Pindaro y tantos otros que supieron de las mieles de la otrora Copa de Oro.

Tres clásicos, varias historias, la llama sigue encendida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)