EN EL DISCO

En el Mitin de Reyes y pandemia

Héctor Puchi García

Lo escribí en la previa y lo suscribo: un Ramírez sin público en las tribunas deja sin fiesta hípica a miles de personas. Desde hace años, desde la reapertura, en Maroñas cada seis de enero se vive un espectáculo deportivo, cultural, social con una tradición que lleva 132 años de existencia y que no tiene comparación con ningún otro espectáculo en nuestro país.

El Ramírez, a pesar de sus cambios de nombres, es tradición de tres siglos comparado con los mejores eventos hípicos del orbe turf.

La pandemia, las decisiones gubernamentales, nos han privado de tener carreras a lo largo del año por espacio de dos meses (marzo a mayo) y del 20 de diciembre al 13 de enero, lo que llevó a que el Mitin de Reyes del 6 de enero se trasladara al domingo 17 de enero.

Sabemos de la palabra y pensamiento de cada uno de los propietarios de sangre pura de carrera, pero, lamentablemente el protocolo sanitario hípico impide la presencia de los mismos en las reuniones. Todos extrañamos las reuniones normales, uno que trabajó el pasado domingo hasta extrañó el protocolo anterior.

El Mitin de la pandemia tuvo un vacío gigante, el de la gente, las excursiones del interior, el del burrero de ley, el del visitante ocasional, faltaron ustedes, y los propietarios, los motores de la actividad. Los podios, los paseos, la primer pasada por el disco, todo se extrañó. Del resto, ya se hablará, primero, lo primero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados