TURF

Maroñas vuelve a latir

A las 12:15 se volverá a sentir una campana de largada, los sueños se hicieron realidad en el turf 

Largada. Los potrillos de la generación nacida en el 2012 serán firmes animadores de la gran jornada del próximo 6 de enero en Maroñas.

Desde el pasado 14 de marzo pensaba en la fecha de regreso de la campaña de largada, volver a ver las chaquetillas en la de arena o la de césped, el sonar de los cascos repicando en la pista. Soñaba con el regreso de la actividad hípica. Fueron dos meses de inactividad por las tardes, fueron dos meses de sueños de regreso, de sueños de carreras, de sueños que se hicieron realidad el pasado 5 de mayo pasado el mediodía cuando se aprobó el protocolo.

Tuvieron estos dos meses notas a los actores hípicos que no pensaba escribir. Fueron varios los valientes que nos dijeron la verdad, hasta cuando llegaban con los ahorros, hasta cuando podían “bancar” sin correr. Fueron varios los cuidadores que le daban real valor a los propietarios, la gran mayoría bancaron estos dos meses pagando pensiones sin correr. En algunos casos algunos patrones se llevaban los caballos al campo. También fueron valientes los que nos dijeron que con el barco parado - sin carreras - no tenían ingresos. Valientes los que decidieron pagar por siete semanas consecutivas el valor de la monta por monta perdida. Valientes fueron los responsables del Stud Book que destinaron una partida de 4.5 millones de pesos para la actividad. Hoy en Maroñas y Las Piedras comenzamos a vivir la nueva normalidad. Carreras sin público, con un rígido protocolo que fue nuestro buque insignia.

A todos, a cumplir con lo estipulado, a todos, disfrutar lo que se viene.
Primer deporte en abrir sus puertas y dar espectáculo y ser espejo de otros. Somos el turf, que tras dos meses, volvemos a latir.

Será Jorge García con Piba Ligera los que que marquen el regreso de los pingos a la cancha en un mediodía de mayo. Con el uno en el mandil, la defensora de El Cuarenta, será quien encabece la nómina de participantes de la primera del sábado. Sin público en las tribunas, tanto García, como Gaier y Pablo Rodríguez imaginarán a los entusiastas aplaudiendo a los sangre pura nuevamente.

Tras dos meses y y tres días, la actividad vuelve en plan de nueva normalidad, con un protocolo sanitario hípico exigente, solo con profesionales, funcionarios y prensa hípica dentro del viejo escenario de Ituzaingó. No fueron cortos los días, fueron eternos, semanas largas y meses que no terminaban más. Hoy con diez carreras, en horario diurno y un “pueblo” pegado a la tele, los pingos y los jinetes harán las delicias del paladar burrero. Vuelve el turf, el burrero y aficionado, de parabienes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados