TURF

Un Latino de transición

En La Gavea se atendió muy bien a los extranjeros, pero faltó brillo a la organización.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Gavea

La firma Longines firmó en 2013 con la OSAF, con la venia y apoyo de la IFHA, un contrato por cinco años para ser el Main Sponsor del Gran Premio Latinoamericano. Su inicio en Monterrico en 2014 tuvo sus pormenores (y mayores) con el traslado de los caballos y una pista con abismales ventajas para los locales. La visita sufrió en la cancha lo que los profesionales, allegados y prensa disfrutaron de manera inversamente proporcional.

En la edición del pasado año en Palermo, las cosas se emparejaron, los viajes se acortaron, la pista no varió en su altura y la bandera que flameó en el casillero ganador se repitió: la de Perú.

El pasado sábado, en La Gavea, mucho de todo ello cambió. Los caballos llegaron en tiempo y forma y a pesar de leves demoras en el aeropuerto de destino, la visita no se quejó. Sí tuvo reparos en el horario de la carrera, pero acuerdos de los locales con la televisión europea llevaron a que la prueba se disputara a las 16:30 horas.

Fuera de la pista, el organizador local se vio desbordado por la carrera en la atención a los medios extranjeros, en el servicio de gastronomía con problemas serios en todos los ámbitos, poca difusión local contrastando a una fuerte campaña y comunicación regional por parte de la OSAF (responsable de la prueba), de Longines y de LARC que apoya al turf de la región de forma superlativa que para esta ocasión, llevó a Rio el espectáculo de la carrera de Jockettas amateurs.

En la pista, se dio el triunfo de un ejemplar argentino con guía brasileña. Ganó Don Inc, de manera justificada con un Ricardo que rayó a gran altura, con una entrega de premios que no terminaba nunca y donde no estaba previsto el tiempo para hablar con el piloto ganador.

También es verdad que, al no haber al momento de la carrera resultado inmediato, el reclamo y posterior cambio de chapas pasó inadvertido para muchos.

La transición fue La Gavea. En los dos próximos Latinos, en 2017 y 2018, dos hipódromos le devolverán a la carrera lo que faltó en Rio. Tanto Valparaíso como Maroñas no fallaran en lo que le falló el escenario carioca.

En manos de todos está el futuro de la actividad que pone proa a la Segunda Conferencia Panamericana que se desarrollará en la tercera semana del mes de mayo de 2017 en Washington.

Este fue un Latino de transición. Para los uruguayos, la mente está puesta en un Latino de altos kilates en Maroñas, broche de oro de esta primera media década de sociedad con la marca de los relojes.

La ausencia de uruguayos.

La Hípica de la región mostró su preocupación porque los representantes uruguayos no ocupen gateras en todos los Latinos. Tanto locales como argentinos, peruanos y chilenos preguntaron y no ocultaron la tristeza que la bandera de Uruguay no tuviese representante en el césped de La Gavea, algo que se aguarda se revierta el año próximo cuando el Latino se dispute en Valparaíso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)