TURF

Un latino a pedir de un Ajuste

Se corre la edición 36 del Longines G.P. Latino en el hipódromo de San Isidro con presencia de pingos de cinco países.

Ajuste Fiscal.

El triunfo de Dark Brown en la arena de Maroñas dio el puntapié inicial al hoy Longines Gran Premio Latinoamericano G1 que tendrá al hipódromo de San Isidro (Argentina) por sexta vez como anfitrión.

Aquellos 2000 metros disputados en Ituzaingó, para los que peinan canas, recuerdan la recta final del tordillo Lotus junto a la “Fiera” Báez poniendo un todo en pos de un podio oriental en la primera edición de la carrera continental.

En 2’01”20, el pupilo de Abadio Cabreira derrotó al del “Coqueiro Verde” presentado por Don Pablo Gelsi.

San Isidro fue anfitrión en 1982, 1992, 1998, 2005 y 2011 con triunfos, respectivamente, de Duplex (BRZ), Potrillon con Pablo Gustavo Falero, Jimwaki (BRZ), Don Incauto con Jorge Valdivieso cerrando Bradock (PER) luciendo las sedas incaicas del “Myrna” que sumaba su segundo Latino (Deepak en Monterrico en 2008), ambos bajo los cuidados del experiente Jorge Salas.

En fin, la grama de San Isidro sabe más de triunfos extranjeros, tres en total, contra dos de los locales.

Es San Isidro una pista difícil para cualquier visita, tiene sus secretos y los jockeys que irán a participar el 14 de marzo en la 36ª disputa del Latino deberán recorrer más de una vez el trazado del gigante bonaerense.

Más allá que la delegación local es extremadamente fuerte, la visita va con munición pesada.

Desde Monterrico y el Valparaiso Sporting viajan los tres primeros de las pruebas clasificatorias; el norteño Nao da Mais, ganador del pasado Carlos Pellegrini G1 encabeza la delegación verdeamarelha y desde nuestro querido Hipódromo de Maroñas viaja nuestro crédito: Ajuste Fiscal.

Se trata, quizás, del mejor Latino, en cuanto a nombres, de los últimos tiempos, con caballos que presentan tabuladas de temer. Con colores que se sabe, no viajan a pasear, con jockeys de primera línea que le darán a la carrera continental el brillo que ella merece, más aún, varios de los que ocuparán gateras pagaron la friolera de 25.000 dólares para ocupar gatera que se estacionará en el poste demarcatorio de los dos kilómetros que deberán recorrer los pingos en busca de la recompensa mayor, trescientos mil de los quinientos mil dólares en premios que reparte el Longines Gran Premio Latinoamericano G1.

Es Brasil quien más ha obtenido la carrera, tiene diez podios. Lo siguen la hípica chilena y peruana con nueve, Argentina con seis y Uruguay con un solo triunfo.

La victoria de Good Report en 2007 luciendo los colores del “Santa Teresa” con Jorge Ricardo en su silla y Luis Belela como entrenador, nos entrega la siguiente estadística. Ricardo es el jinete más ganador de la prueba y Belela es el único cuidador uruguayo que obtuvo un Latino.

El pingo Much Better (BRZ) es el único en 35 ediciones que logró el “Double Event”, en 1994 se lo llevó de visita en La Plata y de local lo ganó en la edición 1996 en La Gavea.

Tendrán Héctor Fabián Lazo y Antonio Luiz Cintra la difícil tarea de poder lograr el segundo Latino para nuestro país. El hijo de Ioya Bigtime, brillante ganador del Gran Premio José Pedro Ramírez G1 del pasado 6 de enero tiene todo para poder realizar una carrera para el recuerdo.

Sabe de ganar en el césped, no tiene problema alguno de moverse en donde el oriundo de Villa Carmen le solicite, llega con un gran trabajo por parte de su entrenador y de todo un equipo que rodea al defensor de las sedas “La Pomme”.

A partir del 6 de marzo los diferentes ejemplares comenzarán a llegar a San Isidro y empezarán a vivir la gran previa en el corazón del Latino, la Villa Hípica internacional.

En los pocos Latinos que nos ha tocado cubrir la Villa Internacional le da color, esplendor, lustre, a la imponente y tradicional carrera.

De mañana, entre mate y mate y entre noche y amanecer, saldrán los pingos a la cancha, cada comentario de sus huestes será de fino paladar hípico receptivo. Aumentará la ilusión y mantendrá el sagrado fuego vivo de la previa de una carrera continental. A cada regreso, aumentarán los latidos de cada uno de los presentes, mirando caminar a cada uno de los pingos que regresan a la Villa para caminar, asearse y esperar su salida en la tarde en actos que se repetirán. A los nuestros no les faltará el mate al igual que a los vecinos del Plata, el “cimarrao” para los norteños y las bebidas típicas de la “tardecita” de los hermanos incaicos y trasandinos.

Luego de cada regreso, de cada caminata, estará la foto y la nota, para le tele, para el diario, para la radio, para los portales de internet, para las redes sociales y para toda aquella vía de comunicación en la que se pueda hablar sobre la gran carrera.

Todo ello para informar a cada uno de ustedes de cómo viene el Latino que ya se vive y late en nuestro barrio de Ituzaingó.

Por un Ajuste, que ya fue aquí y queremos repetir allá, del otro lado del río.

Ah, me viene a la mente nuestro canta autor Jorge Drexler, “rema, rema, rema… creo que he visto una luz al otro lado del río…”. ¿En San Isidro? ¿Con el Ioya? ¿Con el nuestro? Vamos con fuerza, es Fiscal, es nuestro Ajuste y va por el Latino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados