TURF

Invasor, el campeón en casa

Después de ser considerado el mejor caballo del mundo regresó al Uruguay para ser padrillo en el haras Cuatro Piedras

Invasor
Invasor

Llegar al haras Cuatro Piedras, en Progreso, tiene un sabor especial: la presencia del exmejor caballo del mundo, Invasor, le da al lugar un toque distinto. El fabuloso zaino fue el triple coronado de nuestras tierras en 2005, pero en 2006 y 2007 marcó diferencias en los Estados Unidos y Dubai.

Es un orgullo para nuestro país que a través de Invasor, de nacimiento argentino pero de corazón oriental, fuera reconocido en el mundo del turf en relatos, notas y fotos como producto del Río de la Plata. Nadie, menos ningún aficionado al turf, puede olvidar los tantos triunfos de Invasor, presentado como nacido en Argentina pero de campaña y crack del Uruguay.

En uno de los fantásticos triunfos del crack realizamos una cobertura para el programa Varios Cuerpos, que se emitía en Canal 5, observando la carrera desde el primer piso del Palco de Maroñas, donde también estaba su expropietario Juan Vio Bado, quien junto a todos los presentes vitoreó a Invasor de los 200 al disco. Todos, absolutamente todos, se acercaron a Vio a saludarlo por el gran triunfo del hijo de Candy Stripes, que en nuestro Maroñas lució las sedas del “3 de enero”.

Esos triunfos llevaron a que Cuatro Piedras realizara un acuerdo con sus propietarios para repatriar al campeón del mundo a Uruguay. Su llegada alegró a todos los aficionados del turf local. Ni que decir de cada uno de los visitantes extranjeros, que cuando pisan nuestras tierras para un gran evento solicitan ir al establecimiento donde vive Invasor.

El crack de las pista hoy es padrillo. Sus primeras crías nacieron en 2016 y debutarán en nuestros hipódromos a partir de diciembre próximo. Invasor se sabe figura y actúa ante cada foto como tal. En oportunidad de los últimos mitines de Enero, decenas de periodistas llegados del exterior fueron hasta su box a tomarse una foto y llevarse el recuerdo: “Yo estuve con el gran Invasor”. Los hermanos argentinos se vanaglorian de que el caballo nació en “la Argentina” y reciben el retruque por parte de algún hincha fanático del pingo: “Nunca corrió ni en Palermo, ni San Isidro, corrió en Maroñas y es nuestro”.

Es que a Invasor se lo disputan todos, porque todos quieren adueñarse de las glorias del campeón del mundo hoy de nuevo en nuestro país. ¿Cuántos casos hay en el deporte uruguayo que un representante se hayan coronado como el mejor del orbe, un título que le dio la prensa especializada de Estados Unidos? No lo sé. Sí sé que Invasor lo fue en 2006 y mora en nuestras tierras repatriado por el haras Cuatro Piedras.

Para un aficionado o amante del turf visitar a Invasor es como tocar el cielo con las manos. En una nota realizada por Ovación a Pablo Regent, abogado, turfman y escritor, decía: “No tomamos conciencia lo que es el efecto Invasor”. Y seguramente tiene mucho de razón.

El uruguayo, gris por naturaleza, no sabe de reconocer a nuestros ídolos, y hablamos de cualquier deporte. En este caso, en el turf, la gran mayoría reconoce lo que fue Invasor en el mundo, se recuerdan sus triunfos en las carreras más importantes del mundo.

Invasor fue tapa de revistas del mundo del turf, sus propietarios y profesionales fueron durante meses la nota buscada, la palabra que todo burrero, del país que fuera, quería oir.

Hijo de Candy Stripes y Quendom, Invasor fue trasladado a Uruguay en 2004. Al año siguiente ganó las cinco carreras que disputó incluyendo la Triple Corona, Vendido a fines de diciembre del 2005, viajó a Estados Unidos. Sin embargo, en una decisión errónea fue a correr a Dubai sin adaptación alguna, y allí fue derrotado, por primera y única vez, por Discreet Cat en el UAE Derby.

De regreso a Estados Unidos el fabuloso pingo ganó cuatro clásicos incluyendo la Breeders Cup, una de las carreras mas importantes del mundo para caballos mayores. En 2007 ganó un clásico en Estados Unidos y la Dubai World Cup, acompañado por un grupo de uruguayos que fueron a verlo y disfrutar la coronación del Rey de Maroñas.

Invasor logró variados premios en Uruguay, pero lo más importante fue su designación como el Caballo del Año en Estados Unidos en 2006 y su ingreso al Salón de la Fama en 2013.

Hoy Invasor reside en nuestras tierras y es parte del rico patrimonio del turf y elevage del Río de la Plata, para que no se enojen nuestros hermanos del Plata. La primera generación de sus hijos comenzará pronto a correr en nuestras pistas y vaya si la ilusión vuela, pensando que sus hijos o hijas heredarán los genes de su padre. Y que con sus multipremios bien puede transmitir a los suyos su famosa brazada y sus increíbles dotes corredores. Es Invasor, leyenda pura del turf mundial.

En 2016 nació su primera generación.

En 2015 Invasor sirvió a 41 yeguas en Haras Cuatro Piedras. En el Studbook del Uruguay figuran 34 hijos nacidos en el segundo semestre de 2016. Varios de ellos entrarán a remate, con gran expectativa, el próximo sábado en el haras ubicado en Progreso.

En la primavera del pasado año nacieron 27 hijos del semental; para este 2018 se estima nacerán más de 30 descendientes del excampeón del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º