TURF

Esta ilusión no se desvanece así nomás

Gandhi di Jobse midió con los mejores, no desentonó y escribió una canción con letra y sueño de revancha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: El País

De regreso a casa hago memoria de estos cuatro días en Valparaíso y Viña a donde llegué con una gran ilusión, esa de ver a un representante uruguayo trepar al tope del marcador en una prueba internacional como el Latinoamericano. Vuelvo a casa convencido de que todo lo dicho y escrito fue con la firme convicción de que el pequeño Gandhi di Job cumpliría una gran actuación.

Sorteó todo tipo de obstáculos: viaje, adaptación a otro clima, conocer y aprender a deslizarse en pista de césped. Inteligente y rápido como pocos, el enorme gladiador celeste no hizo otra cosa de demostrarnos durante la previa que se podía.

Y lo dio todo, nos ilusionó aún más en la largada, supimos maldecir al número dos cuando no supo —aún siendo local— doblar el fatal codo de forma correcta y llevarse a Píriz a mitad de cancha.

Movió el Gandhi, durante toda recta opuesta; en los 400 nos puso la piel de gallina, es que el "Pelado" no lo había buscado y el caballo que atrajo a decenas de compatriotas al Sporting parecía que se agigantaba aún más frente a duro lote con diversos pergaminos.

Puso vergüenza, entereza, guapeza y más; batalló hasta el final para llegar "entreverado" en lote medio a solo 8 largos y medio del ganador y a 5 y medio del tercero.

De regreso a casa, me viene a la memoria que si me dan esta misma chance en un año en mi cancha, con mi gente, sin viaje, sin aclimatación y en arena, no dudo en repetir que confío en el pequeño de gran corazón que supo sortear una lesión y volver en el Derby para llevarse todos los títulos.

A vos, Gandhi, te agradezco; lo disfruté, me lo imaginé, solo me faltaron tres cuadras para que el sueño tuviera una pizca de final feliz.

Las huestes de La Fe brindaron luego de la carrera en honor al mejor fondista de Uruguay.

Salud Gandhi, lo diste todo. Falta, pero ya sueño verte con la chaqueta de local en 2018.

Un electro de voluntad.

El personal del Valparaíso Sporting puso todo de sí para recibir masiva visita extranjera en ocasión del Longines Gran Premio Latinoamericano. Un hipódromo boutique, con instalaciones con sello británico, con graderías de antaño adecuadas a la época local. Nos ha tocado cubrir diferentes eventos internacionales: el Sporting tuvo altas y bajas. Mas allá de la voluntad, faltó logística en tema transporte debido a que nos alojamos en un hotel alejado al centro de atención hípica y en más de una ocasión el mismo falló. Hubo buenas, pero también de las otras. La sala de prensa no cumplía en su totalidad con los requisitos de tal, también mas allá de la voluntad local. Pudimos cumplir con lo nuestro, pero quedaron varios cabos sueltos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)