TURF

Hoy se define la Triple Corona

El Gran Premio Nacional, una historia de más de un siglo y grandes nombres, con una tradición: consagra al mejor potrillo o potranca de la temporada.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Desde los inicios del siglo pasado se disputa en el Hipódromo de Maroñas la Triple Corona, cuya edición 2017 finaliza este domingo en el barrio de Ituzaingó con el Gran Premio Nacional. Dicen los que peinan canas que desde siempre el “burrero” abrió las puertas de su sabiduría hípica para atender la típica pregunta del visitante ocasional: “Señor, ¿me podría explicar que es la Triple Corona”? Y el clásico asistente de todos los fines de semana al Hipódromo, luego de acomodar su Biblia Burrera, fruncir el ceño y colocar su clásica cara de saberlo todo, contesta: “La Triple Corona es cuando un potrillo o potranca logra ganar en forma consecutiva la Polla, el Jockey Club y el Nacional”.

Desde su inicio, solo 21 potrillos y una potranca han logrado tan preciado lauro. Ricaurte fue el primero en 1913 y la potranca Verona lo hizo en 1915. Entre otros, Romántico, el petiso sin par, lo logró en 1938; Bizancio en el ’51; Chocón, en un duelo espectacular con Santoto y con la monta de Walter Báez, se consagró en 1971 bajo los cuidados de don Pablo Gelsi; Hampstead, el descendiente del fenomenal Heathen y con la guía del hoy cuidador Mario González, pudo ganar las tres pruebas en 1977.

Los triunfos de Hampstead en esas instancias inspiraron a Mario a bautizar a su hijo con el nombre de su pingo alado. Hoy, Mario Hampstead González es un reconocido jockey en Maroñas, que luchó por la Triple Corona con Storm Duro en 2010 logrando Polla y Jockey Club para caer finalmente en el Gran Premio Nacional, sin poder emular a su padre pero dejando todo en la pista, característica del cotizado jockey de estos tiempos.

En 1988 fue turno de Amodeo que, bajo los cuidados de Luis Soria y la conducción de Mario Rodríguez, fue el último Cuádruple Coronado, ya que además de las tres pruebas clásicas de potrillo, se quedó con el Gran Premio José Pedro Ramírez en 1989.

En el viejo Maroñas, que cerró sus puertas entre diciembre de 1997 y junio de 2003, fue Parsiphal el último en obtener la Triple Corona de una forma poco usual: se llevó el Gran Premio Nacional tras la descalificación de su ganador Sancho Gracia.

Desde la reapertura, dos invictos en nuestras tierras lo han logrado, Invasor en 2005, doblegando en las tres carreras a Potri Flash y en 2014 fue turno de Sir Fever. Ambos, luego de obtener el “Derby” fueron vendidos al exterior con suerte dispar. Mientras que el hijo de Texas Fever no pudo mostrar sus dotes corredores en Dubai e Inglaterra, el rioplatense Invasor lo ganó todo, consagrándose como el mejor caballo del mundo en 2006/2007.

Los de hoy.

Serán nueve contrincantes en gateras, que deberán recorrer 2.500 metros para lograr la gloria, la inmortalidad y calzarse la corona de Crack de la Generación luego de obtener la prueba más deseada entre los nacidos en 2014.

La historia y las estadísticas, desde la reapertura, apuntan a que potrillo que entra segundo en las primeras dos gemas bien puede alzarse con la tercera. Así lo hicieron Calipsean Din en 2006, Café Silver en 2007 y Fin del Mundo en 2012. Y bien Gauche puede repetirlo con el aprendiz Martín Dávila.

Forgotten no ganó la Polla, pero si luego el Jockey Club y el Nacional; la misma receta intentará aplicar Ben Hur con J. C. Méndez.

El Bolichero GG había logrado el clásico Criadores Nacionales en 2008. Con ese antecedente ganó el Nacional meses después. Y con esa fórmula, Decisivo Boy intentará coronarse como el mejor.

El ganador de la Gran Polla de Potrillos, Monje Negro, después llegó quinto en el Jockey Club. En el 2009, Escolaso ganó la primera gema y llegó sexto cerca en el Jockey para obtener luego el Nacional. El de la familia Martínez va por repetir esa hazaña.

Tanto Pugliese (2003) como Mi Centinela (2015) participaron pero no ganaron el Carlos Reyles. Focal Point, Mr. Jackson y Protagónico irán por ese camino tratando de lograr el título de mejor de la generación. El Abanderado, de buenas colocaciones en Criadores y Jockey Club, presenta las mismas credenciales que Pugliese.

Hombres.

Everton Rodrigues (que no será de la partida) es el jinete más ganador del Gran Premio Nacional desde la reapertura del hipódromo en junio del 2003. El norteño se lo adjudicó en 2010, 2012 y 2015 mientras que Núber Mieres, ya retirado, lo obtuvo en dos ocasiones en forma consecutiva, 2007 y 2008. De los que van a correr el domingo, Luis Cáceres supo ganar en 2013 y Federico Píriz el pasado año.

A nivel de cuidadores, Walter Báez, que en el viejo Maroñas logró 11 triunfos como jockey y como compositor, desde 2003 al 2016 obtuvo el Derby en tres ocasiones en 2008, 2010 y 2012. Ivo Pereira, figura su capataz William Mattos, supo tener su podio en 2015, Jorge Firpo con “La Fe” lo ganó en 2016 y Facundo Santesteban en 2013.

Siempre, en la vida de un burrero, quedan carreras grabadas a fuego. En el caso del Nacional permanece en mis retinas el triunfo de Ormolo en 1975: derrotó a Batintin y Legendario cuando el defensor de El Ranchero fue en busca de la Triple Corona. Una vieja tripleta, con papel copiador, quedó en el olvido cuando, en la primera carrera que abría el juego, en prueba sobre 770 metros, Olvida ganó a dividendo de fiesta con Telmo Nuttes; luego se vino Ultraje y el cierre, a regañadientes, fue al hijo de Gabin y no al de la familia Oribe que era mi preferido en aquel entonces. Con las sedas de “El Ring”, el hijo de la crack Oh Doctor! se consagró como Crack.

Ver ganar a Chocón, Sol de Noche, Cinzano y otros en los ‘70, a Quemante, Maradona y la potranca Glamour en el ‘86 son recuerdos imborrables, cuando se debía, obligatoriamente entrar al Palco de traje y corbata portando la medalla de socio del Jockey Club. Para ese entonces, no había amistad alguna, ni en la casilla de entrada, ni con los elegantes porteros, perfectamente uniformados, de la calle Guerra si no se cumplían dichos requisitos.

Se corre el Nacional, y como desde 1913, el que gana, es el Crack del Año, sin discusión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)