Turf

Historias de seis de enero


El récord de Good Report, los favoritos al tope del marcador y los recuerdos

Relento

El próximo 6 de enero se disputará la edición 122 del Gran Premio José Pedro Ramírez G1, la prueba más emblemática del turf nacional. Desde hace ya décadas los acompañan el Ciudad de Montevideo - Jorge Batlle, también G1 y los clásicos Pedro Piñeyrua y Maroñas.
La historia marca que 67 caballos argentinos han ganado el Ramírez desde 1989 a la fecha, 41 nacidos y criados en nuestro país, 7 brasileños, 4 ingleses, más un francés y un equino del Perú. Del 2004 a la fecha fueron siete norteños más cuatro argentinos y cuatro orientales los que festejaron el triunfo de la prueba emblema de nuestro turf.
Desde la reapertura, en 16 ediciones del Ramírez triunfaron seis animales en condiciones de favoritos del público apostador: Relento, Sing a Sing, Mr. Nedawi, Alcázar, Impérrito y Gandhi di Job cuando lo obtuvo por segunda vez. El menor dividendo fue el de Relento, 2.20 por cada peso apostado, mientras que Grand Vitesse en 2004 fue ungido rabioso favorito (1,60 por uno), llegando tercero de Bat Ruizero.
Los dos Ramírez obtenidos por el jockey Fernando Olivera con Sing a Song e Impérrito lo hizo con caballos que llevaban el peso de más apostados. Desde la reapertura, los profesionales Federico Píriz, Jorge Firpo y Alcides Perdomo son junto al “Chino” quienes han logrado triunfar en los 2400 metros más famosos de Maroñas en doblete.
En la historia del Ramírez, Irineo Leguisamo lo obtuvo en ocho ocasiones seguidas por Jose de Giuli, Pablo Gelsi y Walter Báez con cuatro. Báez lo ganó dos veces como jockey y dos como cuidador.
Tanto el stud “Ana María” como el “Montiel” mantendrán el primer puesto en cuanto a caballerizas con tres triunfos. Camors, Raynal, El Turf, Benito Villanueva, El Refugio, El Pibe, Vic-Vic, Coral Gables y La Fe llevan dos.
Los corceles que alisten en la edición 122 del Ramírez irán tras el récord de Good Report, que estampó 2’27”84 cuando obtuvo la carrera en el año 2007.
Siempre en forma personal hay Ramírez que “tocan” más unos que otros. Los recuerdos del triunfo de Cinzano sobre Max y Capitel en 1977 con la monta de Carlos Gómez, el de Sol de Noche con guía de Luis Gallegos y el podio de Chupito con Vilmar Sanguinetti en prueba que perdió el invicto el crack Chocon, aún perduran en las retinas de uno y de muchos.
Desde la reapertura, dos de los Ramírez en mente son el de Hielo, cuando batió a un pingo “alado” como Forgotten, y la caída de Relento ante Mr. Nedawi en la noche que el pupilo de Ubal Migues se convirtió en el caballo del pueblo.
Se corre un Ramírez, se abren nuevas chances, se ilusionan muchos en ganarlo, se ilusiona el pueblo burrero ante la carrera esperada, aguarda el hípico el toque de campana para luego de dos minutos y medio tener a un nuevo ídolo que tendrá su chaquetilla en lo más alto durante un año en el semáforo de colores que se ve, reunión a reunion, en la redonda de espera.
Se corre el Ramírez, se viene el Mitin. Está todo dicho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)