La hípica también sufre la pandemia de coronavirus

Jockeys, entrenadores y cuidadores de Maroñas y Las Piedras han visto reducido sus ingresos, pero no sus trabajos. Aquí algunas voces.

Pablo Menyou
El jockey Pablo Menyou dice tener para vivir hasta fines de abril. Foto: Maroñas Entertainment

Todos los profesionales del turf, como el resto de nuestra sociedad, viven horas tensas. Entrenadores, jinetes, peones, vareadores, veterinarios, vendedores de insumos y demás vinculados de una u otra forma a la actividad de las carreras de caballo sufren la pandemia de coronavirus.

Dentro del mundo hípico los jockeys trabajan durante las mañanas preparando los caballos para que cuando vuelvan las carreras puedan desempeñar su función. Con las carreras, para ellos, vuelve la fuente laboral y la entrada de divisas. Pablo Joaquín Menyou va todas las mañanas a Maroñas, trabaja los ejemplares que tiene comprometidos con los entrenadores para correr cuando se reactiven Maroñas y Las Piedras, pero no tiene ingresos. “Ahí vamos, como se puede. Vengo todos los días a trabajar los caballos que sé que voy a correr cuando vuelvan las carreras”, nos dice el joven piloto. Y agrega: “Lo último que cobré fueron las tres montas que tenía el fin de semana que se suspendieron las reuniones de Las Piedras y Maroñas. Ahí me tocaron $ 3.200”.

Menyou no tiene otra entrada que la de correr carreras. “A mí no me pagan por varear, y trabajo a los caballos que corro. En un buen fin de semana, ganando una carrera más la monta perdida, llegaba a cobrar $ 25.000. Un fin de semana sin triunfos, con seis o siete montas llegaba a los 10.000 pesos”.

El oriundo de Florida nos aclara su futuro incierto. “Hoy no tengo ingresos, solo gastos, con lo poco que tengo llego a fines de abril, pero después de esa fecha tengo que buscar una solución”.

Germán González, entrenador de First Thing (ganador del Ramírez del pasado año) trabaja día a día en Las Piedras. “Los horarios se respetan, la pista está abierta, hay personal de gateras para nosotros mientras que no hay carreras. Es muy importante”, nos adelantaba el entrenador, que luego nos agregó: “Aquí vamos en el día a día. Nosotros tenemos la entrada de la pensión. Ayuda que se aplace el pago de los boxes en la Villa Hípica, que para mí son $ 18.000 al mes. Ojalá que podamos tener carreras en mayo. El tema de los jockeys es más preocupante ya que muchos dependen de la monta perdida. En el Stud solo se han ido dos caballos de gente que trabaja y hoy no tiene para mantenerlos. Todo esto es preocupante, sé qué hay otros cuidadores que la viven peor que uno”, terminó diciendo el cuidador radicado en el pedrense.

Germán González

Ramón Peralta sigue su curso y trabajo en Maroñas. “Aquí sigue normal, trabajando en las mañanas, sin carreras, vienen los caballos a la cancha y hay mucha ansiedad para que vuelvan las carreras”, comenzó diciendo el cuidador maragato, que agregó: “Hasta ahora no he tendido problemas con el personal que sigue trabajando en el Stud. No hay contagios, no hay problemas” y cerró: “Estamos trabajando con medidas paliativas para todos.”

Ramón Peralta
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error