TURF

El crack invicto del Oro Negro

Sir Fever fue el primer potrillo uruguayo en lograr la Triple Corona desde la reapertura.

Sir Fever. El crack e invicto del Oro Negro se fue de Maroñas luego de 10 podios al hilo, propietaria feliz. Foto: Archivo El País.
Sir Fever. El crack e invicto del Oro Negro se fue de Maroñas luego de 10 podios al hilo, propietaria feliz. Foto: Archivo El País.

En una tarde de primavera el crack Sir Fever volvió a regalar una soberbia demostración, aniquiló a sus 4 rivales en el Gran Premio "Nacional" URU G1 y se coronó como un nuevo triple coronado del turf nacional. Lo que se vivió en Maroñas quedará guardado en las retinas de las 6000 personas que se dieron cita para vivar al gigante del "Oro Negro".

Ya, en la primer pasada por el disco, el público le ofrendo un cerrado aplauso al nuevo "Rey de Ituzaingó", recorría los primeros metros del "Derby" con su enconado y valiente rival a su lado, Fletcher. En el recorrer de las últimas 4 cuadras, todos vivaron al nuevo triplecoronado que llegó con varios cuerpos (5 y 1/2) sobre Fletcher estampando 2´37"07 y emular al gran Invasor, Chocón, Monacilio y tantos otros que ostentan tan preciado título. El pupilo de los Piriz fue en busca de la carrera desde apertura de gateras, Fletcher se colocó a su lado, Malandrino quedó expectante en 3er lugar mientras que Interrogado y Basko Hy quedaban en retaguardia.

En pleno codo del ferrocarril el pupilo de San Martín quedó a medio largo del hijo de Texas Fever, al cuerpo quedaba Malandrino junto a Interrogado cerrando la fila Basko Hy. La recta opuesta no tuvo cambios en las posiciones, frente a Villa Violeta Fletcher queda igualado a Sir Fever mientras que Malandrino quedaba a par de largos de los punteros. Antes de girar el codo, Fletcher lo intentó, Cáceres lo llamó al orden y el Ecclesiastic lo puso todo, no alcanzó. A 400 de la sentencia y de la gloria, Federico Piriz que se mostró muy sereno con su pupilo, al igual que en sus 9 triunfos estelares anteriores, le pidió el resto al suyo y como siempre el Rey le respondió con creces. Le tomó ventajas al alazán y se fue en busca del consagratorio disco a donde llegó bajo salva de aplausos de todo un hipódromo.

Maroñas tiene a su triple coronado, a un crack que ganó los 10 clásicos que disputó, que nunca dejó dudas, que en cada una de sus intervenciones deslumbró a propios y extraños y que este 9 de noviembre se consagró como el mejor.

El futuro de Sir Fever puede estar en el exterior o puede seguir cosechando elogios y clásicos en nuestro país, eso si.

Nada ni nadie nos quitará lo que nos regaló desde el 6 de enero hasta ayer, guapeza, elegancia, poder locomotivo, brillantez, brazada y triunfos.

(Montevideo, 10 de noviembre de 2014)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados