TURF

Las coronas de Baby Cracks de los 2018 están prontas

El clásico Criterium en ambas ramas se corren sobre 1400 metros; el cariño hacia un caballo de carrera no se detiene cuando deja de correr

Sir Fever

Los clásicos a disputarse mañana en Maroñas coronan, en un año muy particular, a los Baby Cracks de la generación nacida en 2018.

Han sido los Criterium las pruebas estelares que cierran el primer semestre de cada año y ponen a sus ganadores como los mejores de los primeros seis meses de la temporada.

Muchos de los ganadores de los Criterium han confirmado, en el segundo semestre, los títulos obteniendo el Gran Premio Nacional y logrando el título de Crack de la generación. Son los casos de Calipean Din (2006), Fin del Mundo (2012), Forgotten (2013), el invicto Sir Fever (2014) y Gandhi di Job (2016). En el caso del pupilo de Jorge Firpo luego obtuvo por dos veces el Gran Premio José Pedro Ramírez G1.

Otros han logrado títulos de distinta indole, Davide ganó la Polla de su año, Bobby di Job obtuvo el Ensayo, Polla y Jockey Club, Aero Trem ganó la Polla, Jockey Club y por dos veces consecutivas el Gran Premio Pedro Piñeyrúa URU G1.

Entre las féminas, La Signora se consagra como la Crack al obtener el Selección (2005), Essa Fragancia (2008), Anestesia (2010)y Lady Fund (2012).

Dentro del grupo de ganadoras del Criterium varias suman estelares de importancia, Essa Fragancia, Anestesia y Santa Guapa lograron el Gran Premio Ciudad de Montevideo -Jorge Batlle G1, la prueba más importante del calendario hípico para yeguas y único de grupo uno en Uruguay.

Bright Halo, Gizeh, Rubia de New York, La Marea y Astrid obtuvieron el Producción Nacional al mes de las consagraciones en el último fin de semana de junio.

Cada Criterium tiene su historia, este domingo a las 19:00 y 19:30 horas se escribirán dos historias más, dos páginas más en la rica historia del turf nacional.


El cariño hacia un spc no tiene límites y Princely lo sabe
​Al adquirir un sangre pura de carrera se tiene como idea verlos con la de colores en la pista. Intentar debutar y el sueño de poder ganar.

Hay quienes se pueden comprar un SPC y luego de un par de carreras desprenderse del mismo. Pero hay polos radicalmente opuestos. A nivel mundial se trabaja en la segunda vida del caballo de carrera. Hay lugares para que los que hicieron vibrar a los suyos tengan una segunda vida placentera. Las huestes del Abuelo Colo así lo piensan y así actúan con Princely, que luego de varios meses de recuperación volvió a competir y en la jornada de la víspera se resintió de su mano. El stud no dejará a Princely, que seguirá disfrutando de los “mimos” de sus propietarios. Ejemplo a seguir

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error