Cardozo

"Cindy Glory es una potranca que invita a soñar "

En la víspera el cotizado trainer cumplió 67 años. La “grey” burrera lo saluda

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cardozo

—¿Primeros pasos?

—Desde niño estuve relacionado con caballos porque mi padre Silvestre entrenaba puros en Las Piedras. Lo acompañé en la tareas de stud. Comenzé, a correr pencas, el físico conspiró contra mí y le dejé el lugar a mi hermano Mario que reunía todas las condiciones para sobresalir en el rubro.

—De lado quedó el peón y fue el tiempo del entrenador.

—El primer pingo que cuidé fue Cotizado con el gané la primera carrera. Después vino Ladrido, corrí diez y gané nueve. Surgieron nuevos patrones que me arrimaron caballos de nota y los exitos se sucedieron.

—¿En la mira siempre estuvo crecer en el rubro?

—Estaba radicado en Canelones y el veterinario Carluccio insistió para que me allegara a Maroñas. El fué el "culpable" de mi traslado.

—¿Jerarquía desde el vamos en Ituzaingó?

—De la mano de un pingo de la talla de Nat King Kole cruzamos gananciosos el disco en el G. P. Maroñas en la jornada del 6 de enero.

—¿Creció en su rubro?

—En la década del 70 gané 5 estadísticas consecutivas en Maroñas. Promediando el 2002 viajo a Estados Unidos. Me radico en Texas al mando de una caballeriza importante. No había material y decidí volver al país.

—¿En 2003, Maroñas a punto de caramelo?

—En el año de la reapertura vuelvo al país. El Hipódromo invitaba a soñar.

—¿Qué caballos de élite estuvieron bajo su égida ?

—Pasaron por mis manos Stone, Dispersal Bet, La Signora, tercera de Invasor en el Nacional y Jampro con el que gané el Ramírez.

—¿Qué carrera perdió?

—Tenía un caballo llamado Eléctrico. Lo anoté en una "rajadora" de 700 metros. Pagaba $ 90, le jugué la que no tenía. Venía cortado adelante, en los 200 le sale un perro, se lo lleva por delante, casi rueda. Perdió por la cabeza, me quería matar.

—¿Cuál vivió a pleno?

—La más linda, la que me quedó grabada para toda la vida fue la victoria de Jampro en el Ramírez. En los cien finales me quería morir. Falero venía atrás descontando y pensé que "me pelaba" Lo quería parar de alguna manera. Se lo juro en esos segundos el corazón casi me explota. Ganamos fué algo sensacional. Lo festejamos a lo largo de tres días emulando a los gitanos.

_¿Invita a soñar?

_Cindy Glory, una potranca que evoluciona día a día. Correrá el Producción Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados