TURF

Una carta para el regreso

Las fuerzas vivas, HRU y Casinos trabajan para la reanudación de la actividad

Maroñas, por dentro. Foto: Leonardo Mainé.
Maroñas, por dentro. Foto: Leonardo Mainé.

Luego de la nutrida y auspiciosa reunión de las fuerzas vivas del turf con HRU, la Dirección general de Casinos y el gobierno se elaboró un plan para hacer notar la importancia de la actividad hípica en Uruguay.

Las fuerzas vivas tuvieron a las Asociaciones de Propietarios, Entrenadores y Jockeys, Veterinarios y el Stud Book de Uruguay nuevamente en escena, juntos, como en aquellas reuniones de marzo.

Lo que se hace es demostrar que el turf es fuente de ingresos para más de 45.000 personas a lo ancho y largo del país. Así se lo hizo notar al gobierno en marzo y lo vuelven a recalcar a la fecha. Se enfatiza que desde el 13 de marzo al 16 de mayo se le dio asistencia entre los profesionales (572) de la actividad de Maroñas y Las Piedras con 13 millones de pesos con fondos de premio hípico y del Stud Book uruguayo, como así se asistió a los involucrados en el SINT con un monto de 3.2 millones de pesos; a los hipódromos se les contribuyó con 1.2 millones de pesos.

Reabierta la actividad (16 de mayo) se rigió siempre por un protocolo sanitario hípico (no tuvo una sola observación) con un comité de seguimiento presencial en los hipódromos y reuniones semanales entre las fuerzas vivas y gobierno. Se realizó un testeo de coronavirus a jockeys, empleados de HRU, entrenadores y peones, llegando a un total de 650 test con todos resultados negativos.

Ya con las carreras en actividad se tuvo un amplio reconocimiento al modelo uruguayo. Fue por ello, entre otras particularidades, que la OSAF confirmó hace dos semanas a Maroñas como organizador del Gran Premio Latinoamericano G1 para el 24 de octubre del próximo año.

Desde mayo al momento de la detención -provisoria e inesperada de la actividad- se disputaron 1129 carreras y se llevaban pagos 1.9 millones de dólares en concepto de comisiones del premio hípico a peones, entrenadores, jockeys, veterinarios y capataces de cada uno de los participantes en Maroñas, Las Piedras y el SINT.

Debido al regreso de la actividad, los criadores continuaron con los remates de la próxima generación con muy buenos resultado e invirtieron en el proyecto de la mejora genética.

Por parte de propietarios, se calcula que anualmente se desembolsan 18 millones de dólares en concepto de manutención de los pura sangre, herrajes, gastos de veterinarios, veterinarias y equipamientos, más lo que se invierte en cada remate de las cabañas locales.

Amén de todo ello, las fuerzas vivas, HRU y Casinos se encuentran ante un nuevo gran desafío: el regreso de las carreras luego del 10 de enero. Dado que se trata de un espectáculo sin público, al aire libre, bajo los parámetros de un estricto protocolo, cada persona que entra a los hipódromos es controlada en varios puntos para que, en caso de tener algún síntoma, generar las alarmas que están detalladas en el protocolo sanitario hípico.

Las carreras y la actividad son sostén de miles, es por ello que las fuerzas vivas, Casinos y HRU se han puesto a disposición para trabajar en conjunto con autoridades de gobierno a fin de que, a partir del 10 de enero, se levante la bandera verde para el reinicio de las carreras en Maroñas, Las Piedras y el Sistema Integrado Nacional del Turf.

De tener la autorización, la actividad vuelve el 14 de enero a Las Piedras y 15,16 y 17 en Maroñas, con la disputa del Mini de Reyes, aplazado, que tendrá su preanotación mañana lunes 28 de diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error