En el Disco

El buen pasar del turf local, razón de ausencias

Todos los amantes del Turf queremos ver flamear la bandera de Uruguay en cuanto evento internacional haya en la región y en el mundo.

HÉCTOR GARCÍA

La ausencia de Sir Fever en el Carnival de Dubai es una herida abierta al burrero oriental y desde acá nada puede hacerse.

Ante la ausencia de Fletcher —y por qué no de Guillermo Tell— en el Gran Premio Latinoamericano, ¿quién puede ir a reclamarle a profesionales y propietarios de ambos ejemplares que ambos "debían" estar en las gateras de La Gavea del 12 de marzo? Absolutamente nadie.

Es que se da una gran controversia con los mejores fondistas locales que por viajar "deben" despreciar los dos clásicos locales (Municipal y Artigas) que reparten, entre ambos, más de cinco millones de pesos en premios. Es una decisión muy difícil de tomar entonces ir a representarnos al turf nacional en la principal prueba del continente americano o competir por altos premios que hacen de la hípica uruguaya una plaza muy fuerte a nivel de Sudamérica.

Puede resultar paradójico, pero los representantes uruguayos no viajan en esta ocasión a Rio de Janeiro porque aquí, en nuestro Maroñas y en sus hipódromos satélites, se pagan muy buenos premios que nadie quiere despreciar.

En otros lares usan y sueñan con otras herraduras. Aquí, en el Jerárquico, en el hipódromo de los eucaliptos y los tres circos hípicos del interior usamos y soñamos con la herradura de rosas del Ramírez, del calendario hípico nacional y con nuestros premios en alza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)