EN EL DISCO

El ajedrez le dio mate y ganó

HÉCTOR GARCÍA

Héctor García

La vida profesional de los jockeys, en cualquier hipódromo del mundo, tiene de las buenas y de las malas.

Tarea sacrificada, las mañanas de trabajo de lunes a domingo, la dura pelea con la balanza, el guiar a un pura sangre en una prueba a más de 60 kilómetros por hora y con varios rivales, delante, al costado y detrás.

Pero, hay decisiones que se deben tomar en el escritorio, a veces con la cabeza fría, como los días lunes luego de las anotaciones, y otras se deben de tomar con el corazón.

Aplaudo y resalto la decisión de Federico “el Pelado” Piriz que luego de ser guía de Olympic Harvard en dos pruebas de largo aliento optó por ser el jockey de Gandhi di Job en el próximo Ramírez a sabiendas que podía pasar lo que realmente pasó, que el extraordinario pingo no llegará en condiciones a la carrera.

Pero Píriz ganó más que un tercer Ramírez, demostró ser un tipo agradecido a las huestes de La Fe y a su Gandhi di Job y ganó el Gran Premio al don de gente, educación, buena memoria y reconocimiento a su pingo alado.

Pocas veces salen a luz este tipo de decisiones, que las toman más de un jockey en Maroñas.

Vaya, en el nombre de Piriz, un señor de la fusta, nuestra gratitud y agradecimiento a nuestras fustas que nos regalan faenas todos los fines de semana.

Pelado, tomaste la decisión correcta, la que hubiese tomado todo profesional con los mismos códigos que tu tienes.

Sabelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)